Racing de los milagros

Como nunca antes la Academia estuvo contra las cuerdas, por la cancha, la tormenta, el planteo rival y el reloj que lo presionó hasta el último minuto del partido para ganarle a Rampla

Contra las cuerdas. Ponía a Racing la salida a la cancha de Rampla, ahí donde todo es distinto. El entorno. El estado del campo de juego sembrado a último momento. El puñadito de hinchas que lo podían respaldar.

Contra las cuerdas. Ponía a Racing el triunfo de Nacional el sábado. El equipo de Sayago sabía que entraba al Olímpico con la presión de obtener la victoria para mantener su condición de líder.

Contra las cuerdas. Puso a Racing el estado del tiempo. A poco de iniciado el partido se largó un diluvio que llevó a los jugadores a preguntarle al juez: “¿Qué hacemos?”. Fuentes ordenó el inicio del partido. Pero cayó tanta agua y fueron tantos los rayos que comenzaron a surcar el cielo que, cuando se jugaban seis minutos, el árbitro paró el encuentro.

Contra las cuerdas. Puso el estado del campo de juego a Racing. Es que cuando la terna arbitral decidió continuar el juego el más perjudicado era el club de Sayago. La cancha lo perjudicaba para su estilo de juego. No en vano, cuando se le preguntó si estaba conforme con la decisión del juego de seguro el partido, el técnico Mauricio Larriega respondió con un tajante “no”.

Contra las cuerdas. Lo metió Rampla a Racing apenas reanudado el juego. El picapiedra movió la pelota de un lado al otro y en su intento por despejar Malrrechaufe le regaló la pelota a Bruno Barrero que la metió en el ángulo. Viento en contra para la Escuelita.

Por esos minutos el local jugó con más determinación. Ganó las divididas, se plantó en una cancha que tenía un detalle: el sector hacia el que atacaba Rampla estaba imposible, mientras que por la zona donde ofendía Racing la pelota corría.

Después que salió del shock que le generó el gol, el líder tomó las riendas del juego. Nicolini tomó la batuta en el medio y empezó a mover a su equipo con permanentes cambios de frente. Rampla lo esperó con dos líneas de cuatro pero no puso referencias sobre Nicolini. Y el equipo de Sayago comenzó a transformar a Bernardo Long en figura. El uno picapiedra salvó dos mano a mano antes del empate.

Corría el minuto 27 cuando Rodríguez metió un centro pasado. Tabó la bajó y esperó al propio Juan Pablo. El capitán cabeceó con pique abajo y el balón fue un misil que impactó en el arco de Rampla. Otra vez a empezar.

Contra las cuerdas. Quedaba Racing de cara al segundo tiempo porque le tocaba ir a buscar el partido por el sector donde la pelota quedaba trancada en el agua.

Además Rampla tomó precauciones. El técnico Saralegui se percató de que no podía dejar jugar tan suelto a Nicolini. Entonces Marcel Román lo tomó como referencia y trató de estar cerca cuando tomaba la pelota.

Pero Racing se sintió más liberado en el complemento. Y tuvo un lapso del juego donde acorraló a su rival. Primero con un contragolpe que terminó con un engañoso centro bajo de Tabó que llevaba impreso el veneno en una pelota que se perdió apenas afuera. Y dos minutos más tarde Long salvó ante Zabala.

Después llegó el momento de Rampla. Fue sobre los 20. Primero una chilena de Malán, luego un remate de Dzeruvs y finalmente un cabezazo de Malán.

Contra las cuerdas. Lo metió el reloj a Racing. El tiempo empezó a pasar sin que el elenco albiverde  encontrara la llave para vulnerar el planteo de los picapiedras.

Todo era enredado y a impulso individual. No era para menos, la cancha estaba intratable.

Entonces, después de una acción de balón detenido que conectó Dudok y la pelota se estrelló en el palo. Luego de otra acción, a dos minutos del final, donde el balón fue devuelto por el travesaño en un tiro libre de Nicolini. Cuando todo parecía perdido. Cuando la gente de Rampla se paraba a cantar disfrutando que sacaba al albiverde del primer lugar de la tabla. Cuando estaba contras las cuerdas. Cuando no había más tiempo. Se produjo el milagro. Por tercera vez consecutiva en la hora. Centro de Tabó y cabezazo de Affonso para salvar la prueba más dura que tuvo Racing en lo que va del campeonato. Otra vez de cabeza, otra vez en la hora,otra vez Racing de los milagros.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios