Quilmes es un velorio

Barras bravas del equipo cervecero ingresaron al estadio con el cajón del hijo del jefe de la misma, mientras se jugaba un partido preliminar

Barras de la hinchada de Quilmes ingresaron, a una de las tribunas de su estadio, con el cajón del hijo del jefe de un sector llamado “Los Álamos”. Esta situación no es nueva para el club, y para esta familia, ya que en abril de este mismo año su hermano fue velado de la misma manera.

“La barra de Los Álamos, que dominó la tribuna hasta 2010 cuando la perdió a manos de la gente del Monte, usó la cancha para homenajear a un hijo muerto de José María, jefe del grupo. En abril fue por Moisés y esta vez por José María Fernández, tocayo e hijo del ex líder, quien falleció, a sus 15 años, el domingo pasado tras chocar en una moto de frente contra un patrullero en medio de una persecución policial” indica el diario deportivo de Argentina Olé.

“A diferencia de la última vez, en la que se metieron dentro del campo de juego a la fuerza, en esta ocasión tenían, insólitamente, permiso de la dirigencia del Cervecero. La idea era hacer el cortejo fúnebre a las 13.30, después del entrenamiento del plantel de Primera y antes de que comience el encuentro de Reserva ante Unión. Sin embargo, se atrasaron y el nuevo acuerdo era hacerlo en el entretiempo. Pero recién llegaron, disparando al aire, en pleno segundo tiempo. Alrededor de 200 personas ingresaron a la tribuna obligando al árbitro, Sebastián Habib, a parar el partido”, cuenta la crónica.

“Le dije al árbitro que lo frene porque era una situación incómoda para todos. Me dijo ‘lo suspendo’, le respondí que estaba bien porque se iba a tener que hacer cargo él. Después se fueron y seguimos”, le contó Alfredo Grelak, entrenador de Quilmes a Olé.

Por su parte, el arquero de Unión de Santa Fe, publicó en su cuenta de Twitter: “Tiraron un par de tiros, buen cagazo me pegué, estaban atrás del arco donde yo estaba”.


Populares de la sección

Comentarios