Quiere saltar a los Juegos

Markus Rehm compite en salto largo y quiere estar en Río 2016; pero la prótesis en una de sus piernas es motivo de debate
La Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo (IAAF) se encuentra ante una nueva encrucijada. Esta vez no es por los escándalos de dopaje que han manchado a la institución en las últimas semanas. Ahora la polémica es si debe permitir o no al atleta alemán Markus Rehm competir en los Juegos Olímpicos.

¿Quién es "Blade Jumper" Rehm? Se trata del campeón germano en salto largo, quien tiene una pierna amputada y compite con una prótesis de fibra de carbono, similar a las dos con las que corría el sudafricano Oscar Pistorius, "Blade runner", el primero en competir con atletas "convencionales", quien participó de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, años antes de ir a prisión por haber asesinado a su novia.

El pasado sábado, Rehm compitió contra deportistas no amputados y ganó en el Grand Prix de Glasgow, torneo en el que dijeron presentes varios deportistas de elite. Su gran actuación volvió a instalar el debate de si debe o no participar contra atletas no paralímpicos y si su condición le da ventaja ante el resto de los competidores.

A los 14 años, Rehm perdió parte de su pierna derecha en un accidente de wakeboard. Hoy, a los 27 y luego de especializarse en salto largo, el atleta sueña con estar en los Juegos Olímpicos de Río 2016.
Los números del alemán son sorprendentes. En 2014 saltó 8.24 metros y fue campeón en su país. Para tener una referencia, el récord mundial del estadounidense Mike Powell, logrado en 1991, es de 8,95. Otro ejemplo: el uruguayo Emiliano Lasa logró el bronce en Toronto 2015 con una marca de 8,17.
Pero, pese a haber ganado, la Federación de Atletismo Alemana no lo autorizó a participar en los Juegos Europeos al entender que su prótesis "le da una injusta ventaja" a la hora de saltar. Rehm se impulsa en ella para elevarse, luego de tomar carrera.

Los registros del atleta siguieron en aumento y en octubre pasado saltó 8,40, marca que, si hubiera participado en los Juegos Olímpicos de Londres, le hubiera significado el oro. El sábado en Glasgow hizo 8,10 y se quedó con el primer puesto.

¿Tiene ventaja?


Ante situaciones como la de Pistorius, la IAAF estableció una regla que indica que un atleta paralímpico debe probar por sus medios que no tiene ventajas a la hora de competir con el resto de deportistas, según informó el diario deportivo AS.

Rehm está al tanto. "Hemos contactado con la IAAF para ver qué es exactamente lo que necesitan, para no hacer test inútiles. Sólo quiero competir si es justo para todos", señaló a BBC Sports.
Hay un inconveniente. El costo de los test es cercano a los 300.000 euros, una cifra difícil de conseguir para el alemán. "No podría hacerlo. Es demasiado dinero", declaró.

Si bien no hay estudios, especialistas han observado saltos de Rehm y tienen distintas visiones sobre si cuenta con ventaja o no. Gabriel Brizuela, profesor de Biomecánica y Actividad Física Adaptada de la Universidad de Valencia, es de los que considera que no. "La IAAF habla en su normativa de una ventaja neta global. En el caso de Markus, y tras los estudios realizados con Pistorius, se puede concluir que en la fase de carrera, la prótesis le otorga desventaja porque adquiere menor aceleración", dijo a Marca. "Lo que los estudios deberían dilucidar es cómo afecta a la batida (el impacto en la tabla que indica el impulso final), aunque en cualquier caso sería una mínima ventaja compensada con la carrera", señaló.

En tanto, los que dicen que la prótesis lo beneficia, señalan que tiene ventaja al saltar y que también le da impulso al trotar. "Las prótesis están diseñadas para sustituir la pierna que falta. Si actuara como resorte, en la fase de carrera el atleta avanzaría cojeando", dijo Brizuela.

Otro que lo cuestionó fue el recordman europeo Sebastian Bayer. "Solo sé que su prótesis mide 15 centímetros más que su pierna sana. Mi pierna de salto es igual que la otra", dijo, a lo que Rehm le respondió: "Si llevara una prótesis igual de larga que la otra pierna, iría rengo".

Pese a que está dispuesto a hacerse los controles para demostrar que su prótesis no lo beneficia, Rehm considera que no es así. "Hay quien dice que tengo ventaja... Pero entonces, ¿por qué ningún atleta paralímpico más se acerca a los 8,40? Hay muchos y son profesionales, y, sin embargo, nadie se acerca a esta distancia. La gente no se da cuenta del duro trabajo de entrenamiento que llevo detrás", señaló el alemán, quien espera una respuesta de la IAAF.

El caso Pistorius


El sudafricano Óscar Pistorius fue el primer atleta amputado en saltar a la fama y competir con atletas no paralímpicos. El corredor que se impulsa con una prótesis en cada pierna participó en los pasados Juegos Olímpicos de Londres 2012 y llegó a las semifinales de los 400 metros llanos. A los pocos meses, todo cambiaría. En febrero de 2013 fue acusado de asesinar a su novia de cuatro disparos en un caso que conmocionó al mundo del deporte. El atleta dijo que le disparó al confundirla con un ladrón. El juicio y las audiencias por apelaciones se extendieron hasta diciembre de 2015, cuando la justicia sudafricana lo condenó culpable por asesinato, por lo que puede ser condenado a una pena de al menos 15 años de cárcel, aunque la misma no ha sido aún decidida.


Populares de la sección