¿Quiénes serán los siguientes en dejar la selección?

Tabárez dijo que será difícil que cite a Lugano; ¿quienes son los siguientes que ensayarán la despedida?

Lugano se había ilusionado. Al margen de que su compañero de habitación de tantos años en el Complejo, Diego Forlán, se había bajado de la selección, no perdía la esperanza de volver a ser convocado.

Pero Tabárez dejó pocas chances con sus últimas declaraciones. “Yo no descarto nada pero es difícil”, respondió cuando se le preguntó por el excapitán.

Luego de una lesión que lo tuvo más  de seis meses sin jugar, Lugano retomó la actividad en la liga de Suecia, de segundo nivel internacional. Con 34 años y poco nivel de competencia y continuidad, parece inexorable que el tiempo vaya dando paso a las nuevas generaciones.

El DT de la selección ya se lo advertía a El Observador del 18 de mayo de 2011: “El fútbol del mundo marca ciertas tendencias. No abundan los jugadores de 40 años jugando la fase final de un campeonato del mundo”.

La situación no es nueva en la selección: comenzó  después de la obtención de la Copa América de 2011. Ahí comenzó a quedar por el camino Sebastián Abreu.

Luego llegó el Mundial de Brasil 2014. En el primer partido se lesionó el capitán Diego Lugano y no volvió más a la selección. Junto con el problema de su rodilla, quedó sin equipo, pasó el tiempo y Tabárez fue tomando otras opciones que lo llevan a afirmar hoy: “En este momento los zagueros titulares no tengo ninguna duda son Giménez y Godín. Lugano aportó mucho, es un líder pero si en algún momento vemos que su nivel de competición lo hace interesante para integrar el plantel, hay que valorar otras cosas. Si viene a ocupar un cargo de suplente y tapamos a algún jugador juvenil o si esperamos y cuando tengamos alguna dificultad en la eliminatoria lo traigo para que pueda aportar”.

En la entrevista Tabárez tocó un tema que se avecina: la camada de jugadores que, por razones de edad, tendrán que comenzar a dar paso a las nuevas generaciones. Y en ese grupo se encuentran nombres que son pesos pesados pero como ya ocurrió con Abreu, Lugano, Diego Pérez, Forlán y hasta Andrés Scotti, tendrán que ir dejando sus lugares.

Los que vienen
Las mayores dudas aparecen hoy con Walter Gargano, un histórico del proceso. El exjugador de Danubio, hoy suplente en Nápoli, no es uno de los más veteranos (tiene 30 años) pero en las últimas convocatorias, luego del Mundial, ya no fue considerado. Tabárez fue optando por otros jugadores, perfilando gente para el futuro como Guzmán Pereira o Camilo Mayada. Tras quedar fuera de la última convocatoria ante Marruecos, a esta altura parece poco probable que ingrese en la nómina para la Copa América. Si eso se confirma, seguramente sea el final del “Mota” con la celeste, siempre y cuando su carrera no tenga un viraje que obligue al técnico a volver a tenerlo en la consideración.

Más allá de Gargano, la renovación celeste comenzó en la segunda mitad de 2014, cuando Tabárez empezó a buscar opciones nuevas en cada línea. En ese sentido, es esperable que luego del Mundial de Rusia 2018 se venga otro recambio.

Egidio Arévalo Ríos (33 años) es uno de los siguientes que aparece en la lista. Hoy jugando en Tigres de México a buen nivel, tiene cuerda como para seguir en alto nivel, aunque llegaría al Mundial con 36 años.

Carlos Sánchez es uno de los nuevos. A los 30 años llegó para dar una mano en un sector que, sin el Ruso Pérez y con Gargano fuera de la consideración, quedó con poco recambio. Llegará al Mundial con 33 años, y la duda sobre su futuro luego de 2019.

A pesar de sus 100 partidos con la selección Maximiliano Pereira tiene solo 30 años, lo que le da cuerda para seguir si mantiene el nivel. Con 34, las incógnitas también aparecerán a partir de la Copa América 2019.

Entre los siguientes de la lista de mayores edades hay nombres de peso: Diego Godín y Álvaro Pereira (29), Luis Suárez, Edinson Cavani, Cristian Stuani Fernando Muslera y Martín Cáceres (28). Seguramente lleguen más allá del Mundial de Rusia, y su recambio será mucho más duro. Es que el inicio de su declive, cuando llegue, marcará el final de  una generación histórica.


Populares de la sección

Comentarios