"¿Quién no sueña con ser campeón?"

El técnico de la selección, Óscar Washington Tabárez, brindó su última conferencia de prensa antes de la partida del combinado, prevista para el jueves; habló de fútbol, de estrategia y confesó que se excedió en la charla técnica del partido ante Panamá

Distendido, afable. Habló de táctica, de sus sueños, de los de su equipos, de lo que quiere de sus jugadores. De fútbol, de conducta y de que se excedió en la charla técnica del entretiempo del partido del domingo. Fue su última presencia ante la prensa, previo a la partida de la delegación olímpica que mañana al mediodía vuela a Manchester, para iniciar la próxima semana su recorrido en el torneo de fútbol de Londres 2012. Fue la última porque este miércoles entrena a puertas cerradas y porque el entrenador Óscar Washington Tabárez ya no responderá a los medios hasta que pise suelo británico.

“Los sueños siempre existen y creo que es lo que hace a la gente ir en pos de determinados objetivos, pero eso está dentro de la forma de ser de cada uno e incluso dentro de su intimidad. En el caso de un entrenador tiene que ocupar la mayor parte del tiempo en pensar la planificación y detalles. Los sueños los tenemos cuando uno va a una competición, ¿quién no piensa llegar a una final?”, sentenció ante una sala de prensa del Complejo de la Asociación Uruguaya de Fútbol que lucía colmada como en situaciones especiales como la de ayer, por la despedida.

Tabárez responde los requerimientos de los periodistas ante las miradas de más de 50 personas, entre comunicadores, camarógrafos y visitantes de turno, que llegaron hasta el lugar de concentración en busca de una foto o de un autógrafo.

El técnico se permite soñar, pero enseguida baja a tierra. “Como cabeza de un grupo tengo que cuidarme mucho de no hablar demasiado de eso (de los sueños), pero tampoco me opongo a que cada futbolista diga lo que le parezca de acuerdo a esto. Venimos insistiendo, más allá de todo lo nuevo que van a ver, siempre hay que pensar en el juego del equipo”.

La rutina de preguntas continúa. Los antecedentes del fútbol a nivel mayor hacen que se espere más del fútbol que del resto de las disciplinas uruguayas. El entrenador respondió: “Eso está asumido. Hicimos la elección de los jugadores y se desprende que hay un buen potencial y, como dije muchas veces si uno de los criterios a respetar es que esta es una actividad de selección mayor y que pueden ser evaluaciones muy importantes para ver qué futbolistas pueden llegar a ella en lo inmediato. Me parece que estamos hablando que a nuestra manera de ver las cosas hay un buen potencial aquí, pero hay cosas que necesitan de tiempo. Tampoco queremos hablar demasiado porque se puede malinterpretar. Nosotros vamos con la expectativa de llegar bien a cada partido y eso nos puede acercar a los sueños que tenemos. Cada partido va a tener su historia y ahora el objetivo es Emiratos Árabes y en función de lo que suceda en ese encuentro encararemos el siguiente y así sucesivamente. Ojalá podamos conseguir los objetivos que es hacer una buena actuación”.

Luego habló de los rivales: “No tenemos los antecedentes inmediatos, pero sí de partidos que jugaron en la clasificación. De los 18 jugadores de Emiratos Árabes, 17 actúan en su país, uno solo, el capitán en Lyon, y para ver algunas características de jugadores nos va a servir. Hoy (ayer), sobre el partido Honduras 2-Emiratos Árabes 1, leí que hubo juego fuerte de Emiratos Árabes. Son datos que hay que ver si se confirman. Esto es muy parejo todo y lo que queremos es ver la características de los futbolistas y enfrentar los puntos fuertes del rival. Como siempre, lo que haga cada equipo estará en función de lo que le deje hacer el otro. En el fútbol todo es muy relativo y no hay un concurso de buenas planificaciones, son partidos de fútbol en los que se puede hacer lo mejor, pero me meten dos goles en los primeros cinco minutos y dígame para qué sirvió. No es impensado que eso pueda suceder. Estamos informados hasta donde consideramos que es necesario”.

También habló de la unidad del equipo olímpico. “Veo buena convivencia, buen relacionamiento. Por suerte en los últimos tiempos cuando llega un jugador por primera vez, ya vienen con terreno ganado. En la selección mayor todo ese clima se fue formando después de pasar por muchas vivencias positivas y negativas, en la medida que pasemos por eso en este torneo se irá generando lo mismo”

Y entró en detalles de la convivencia. “La propuesta va por ese lado, que acá todos son iguales de importante, que el respeto es lo que tiene que estar por encima de cualquier otro aspecto a la hora del relacionamiento grupal y hacia fuera, y que aquí se está para tener rendimientos, intentar ganar partidos y defender una imagen de corrección deportiva por la que también luchamos siempre. Todo eso de por sí va uniendo y en la medida que pasa el tiempo se va consolidando. Creo que el humor y la comunicación son signos bastantes inequívoco de que eso se está dando y hay muy buen ambiente aquí”.

Luego fue el turno de la estrategia. Ante la pregunta de si prefiere línea de tres o de cuatro, dijo: “Lo vamos a ver. No hay una preferencia. Como entrenador creo que el esquema posicional es apenas un detalle de lo que hace un equipo adentro de la cancha. Hay gente que le da una importancia increíble, y parece que por ahí se ganara los partidos. Los mismos fundamentos del juego, lo que se hace en defensa y ataque, está basado en eso, en los fundamentos que se le da al trabajo y no tanto al esquema posicional. Qué es lo que creo al respecto, que durante el torneo podemos jugar con tres o cuatro sin necesidad de que yo se lo diga ahora”. Y subrayó: “Tengo preferencia por los equipos que defienden bien, que presionan bien sobre la pelota, que tienen un gran despliegue físico y que a la hora de tener la pelota tratan de jugar, tener variantes y de buscar el último pase o el remate al arco en función de los movimientos en función de los jugadores que se tienen en ataque, en este caso grandes jugadores que se destacan en el mundo”.

Se refirió también al breve pero intenso proceso de preparación. “Hubo un momento en el que tuvimos que suspender la venida de los jugadores del medio a los entrenamientos porque no podíamos contar con los jugadores de Nacional, Peñarol y Defensor, que eran un gran porcentaje de los futbolistas que después iban a luchar por un puesto. La fecha que nos fijamos fue el 18 de junio y ese día no pudimos tener a todos los jugadores. Ni me pregunte qué hubiera pasado si la definición del Campeonato Uruguayo era diferente, porque acá no está establecida ninguna prioridad para las selecciones ni una coordinación previa de los calendarios que hagan ver la necesidad de convivir entre los intereses del fútbol local y los de la selección. Eso todavía no lo hemos llevado a nivel que existe en otros países más desarrollados futbolísticamente. Y esto no es una crítica para nadie en especial. Inclusive me critico a mi mismo porque estoy dentro de esto”.

En el final se refirió al futbolista-hombre y a las exigencias que planteó el domingo. “Aunque no se le dé demasiada importancia en esto, y no lo digo a nivel de queja sino de una persona que tuvo muchas partidas a jugar torneos, todos los que viajan necesitan tiempo para estar con su familia, para hacer su valija, cortarse el pelo, que solo se pueden hacer en un clima de tranquilidad y nosotros tenemos que hacer doble horario, cumplir con compromisos protocolares que fueron ocho en los últimos días, entonces todo eso habla de que no es fácil. Inclusive el otro día en el intervalo (con Panamá) le pedí ciertas cosas y hoy (ayer) tuve que decirles que estuve un poco exagerado, porque vi el partido y me di cuenta que más allá de que un futbolista profesional debe adaptarse a todas las circunstancias, van a ser más fácil las cosas en un compromiso con Emiratos Árabes que con Panamá, por la temperatura que había, y que había poca gente”.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios