¿Quién es Óscar Curutchet, el nuevo presidente de la AUF?

Pasó de la tribuna a la presidencia de Danubio en nueve meses. Es astorista y pidió el respaldo del vicepresidente; su último acto como mandatario fue pedirle US$ 300 mil a Tenfield como adelanto

“¿Qué haces, cómo andas?”, le preguntó el presidente de la Junta departamental de Montevideo, Óscar Curutchet, al dirigente de Danubio Leonardo Goicoechea.

“Bien y vos. Te conozco de vista”, le respondió Goicoechea.

“Si, claro, soy hincha de Danubio de toda la vida y socio. Siempre voy a la cancha”, le dijo Curutchet.

“No tenía idea” señaló Goicoechea.

El diálogo se desarrolló el 1º de marzo de 2012. La Junta decidió hacer una sección solemne en la sede de Danubio, que ese día cumplió 80 años. Curutchet concurrió como titular de la Junta y en esa oportunidad no solo lo conoció personalmente Goicochea, también otros directivos de la Franja supieron que ese muchacho que veían en Jardines era fanático del club. A su vez, es hombre del riñón de Danilo Astori y de hecho consultó con el vicepresidente antes de aceptar el cargo en la AUF, por lo que se estima puede ser un contrapeso al poder de Fransico Casal dentro de la AUF.

Transcurrieron los meses y a fin de año eran las elecciones en Danubio. El candidato del oficialismo para suceder a Atilio Sebastiani era Goicoechea, pero sus labores como abogado no le permitían asumir la responsabilidad de conducir a la institución. Entre los conocidos, no había otros nombres “creíbles”. Entonces, a alguien se le ocurrió postular a Curutchet.

Hablaron con él, intercambiaron ideas, coincidieron en varios puntos y les pareció una persona “excelente, trabajadora e inteligente”, según dijo a El Observador otro de los integrantes de la directiva danubiana. Así se conformó la lista con Curutchet presidente y Goicoechea vicepresidente que compitió contra otras dos opciones. De 11 cargos en la directiva Curutchet obtuvo nueve y los otros dos se los repartieron las otras dos listas.

Así, en nueve meses Curutchet pasó de ser un hincha y socio poco conocido en Jardines a presidente del club.

El momento no era el ideal para hacerse cargo del equipo, que apenas había conseguido nueve puntos en el Apertura 2012 con la dirección técnica de Daniel Sánchez, Daniel Martínez y Juan Ramón Carrasco. Terminó último.

Curutchet contrató a Leonardo Ramos para la conducción técnica del plantel principal y resurgió. “Tiene una excelente relación con el director técnico. Estuvo al firme en la contratación de los jugadores. Diría que está ejerciendo el cargo más que satisfactoriamente” admitió a El Observador un integrante de la directiva.

Danubio mejoró en el Clausura 2013, fue campeón del Apertura 2013 y por tanto es uno de los equipos que definirá el actual Campeonato Uruguayo.

Una de las últimas gestiones administrativas de Curutchet fue solicitar un préstamo de US$ 300 mil a la empresa Tenfield. “En Danubio hay un problema de iliquidez porque en el último período de pases no hizo una transferencia. Entonces Óscar y otros compañeros solicitaron un adelanto del contrato que el club tiene con Tenfield por los torneos de verano de 2015” comentó un directivo. El presupuesto mensual del club es de US$ 300 mil.

La relación de Curutchet con los representantes de futbolistas es buena y el que tiene más jugadores en la institución es Pablo Bentancur.

A los 37 años de edad, con un poco más de 365 días al frente de Danubio, Curutchet se transformó en el principal candidato a presidir el Consejo Ejecutivo provisorio de la AUF en reemplazo de Sebastián Bauzá. “Es un orgullo para Danubio que Óscar vaya a la Asociación, pero también es una gran pérdida en la interna del club” reconoció un directivo.

Su lugar en el sillón presidencial danubiano será para Goicoechea.


Populares de la sección

Comentarios