¿Quién es Muguruza, la verduga de Serena?

Es hispano-venezolana, tiene 20 años y un día antes de vencer a la número uno del mundo avisó que podía dar el batacazo

Cuando todavía debe definir si defenderá a Venezuela o a España en la Copa Federación, Garbiñe Murguruza elevó el interés de ambas federaciones al ser protagonista de la mayor sorpresa, hasta el momento, de la edición 2014 de Roland Garros.

La española, de origen sudamericano, se dio el lujo de cumplir con su palabra del martes y dejar afuera ayer a la número uno del mundo, la estadounidense Serena Williams, quien solamente en dos oportunidades se despidió de un Grand Slam en segunda ronda.

No solo se trató de un triunfo sorprendente, sino también contundente, porque la española desconcertó de principio a fin a la máxima favorita y dueña de 17 trofeos de Grand Slam. Con un marcador de doble 6-2 y tan solo en 64 minutos, Murguruza hizo añicos el sueño de Serena de igualar la marca de Martina Navratilova y Chris Evert, ambas con 18 conquistas grandes.

La desazón y el enojo de Serena durante todo el partido, contrastó con el concentrado y atildado juego de Murguruza, que llenó de frescura la cancha central de Roland Garros con su tenis.

Con solo 20 años y ubicada en el lugar 35 de la clasificación mundial de la WTA, Murguruza hizo realidad sus dichos del día anterior al partido. Ella había avisado que no se amilanaría ante el poderío de la menor de las Williams y que mantendría su estilo para hacerle frente. Aseguró que se iba a animar a perderle el respeto en la cancha para jugarle de igual a igual.

“Si cambio mi estilo para enfrentarme con Serena no tendré ninguna opción, debo de ser fiel a mi juego. Tengo que salir a la pista y decirle ‘yo también te puedo ganar’”, declaró el martes.

Un día después, esas palabras tomaron más sentido, pues con cada punto fue solidificando su sentir hasta plasmar el más resonante triunfo en lo que va de su carrera.

“Sabía que había que jugar muy agresiva y concentrada, Serena es una campeona inmensa y había que estar al cien por ciento”, dijo visiblemente emocionada. “Hoy es un gran día”, agregó.

Entre ambas tenistas había un antecedente nefasto para Murguruza, pero es claro que no lo dejó pesar en su mente: en el Abierto de Australia de 2013 la estadounidense le propinó una paliza en cifras de 6-2 y 6-0.

En la tribuna, casi tan feliz como la vencedora, estaba su entrenador Alejo Mancisidor. Junto a él se hallaba la legendaria Conchita Martínez, capitana del equipo español de la Copa Federación, quien espera por una definición de Muguruza. De padre vasco y de origen venezolano, la tenista tiene la posibilidad de defender a España o a Venezuela en la Copa Federación. Después del éxito de ayer, seguramente la tentación que llegue a la tenista de cada federación nacional será más grande.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios