Quedó empantanado

Cerro le ganó a Nacional en un Tróccoli en malas condiciones, lo superó en la Anual y lo dejó a seis unidades de la punta del torneo
Embed

Cerro le ganó 1-0 a Nacional en un partido que será recordado por las condiciones del campo de juego del estadio Luis Tróccoli, que lució en mal estado pese al esfuerzo de los albicelestes para que estuviera a un óptimo nivel.

Desde hace días la cancha del encuentro había comenzado a influir en las decisiones tácticas para lo que sería el encuentro.

En ese sentido, el entrenador tricolor, Gustavo Munúa, cambió el planteo de su equipo con considerables variantes con respecto a lo que suele realizar. Al ver imposible jugar por abajo, armó su equipo para jugar por arriba y colocó al brasileño Leo Gamalho en el ataque para bajarle pelotas a su compañero.

Además, el DT prohibió las salidas por abajo desde su arco y, para evitar riesgos, dio la orden al arquero Esteban Conde de que sacara desde su arco con pelotazos largos para los delanteros.

El conjunto local, por su parte, apeló a un planteo similar, buscando la fuerza aérea de Hugo Silveira y alguna pelota que le cayera a su socio de ataque, Luis Urruti, para buscar mano a manos.

Las cartas quedaron vistas en el Tróccoli y tras 15 minutos sin peligro para los arcos, llegaron las dos primeras cargas. Cerro lo tuvo en un cabezazo de Urruti que salvó Jorge Fucile cuando Conde ya estaba vencido y en la carga tricolor, Nicolás López ganó en velocidad y cayó cuando el golero Sebastián Fuentes fue abajo, jugada en la que se reclamó penal por parte de los albos.

El encuentro siguió marcado por la cancha. Para los zagueros, parar la pelota estaba prohibido y había que reventarla de primera para no tener complicaciones. En el medio, los volantes de buen pie de ambos equipos –Porras y Romero en Nacional y Piñatares en Cerro- fallaron varios pases y muchas veces prefirieron no poner la pierna para no errarle al balón y cometer faltas. Y arriba, los delanteros tuvieron que perder tiempo y sorpresa para poder parar el esférico y luego sí tratar de intentar maniobrar.

Cerro avisó con un par de jugadas por arriba. El espigado zaguero Diego Rodríguez ganó solo en un tiro de esquina y luego fue Silveira quien cabeceó muy mal en una ocasión clara.

Por su parte, Nacional respondió con un buen movimiento de Gamalho, abriéndose contra la raya y habilitando con un toque a Cristian Tabó. El punta corrió en diagonal hasta el arco rival, pero su remate rebotó, pegó en el travesaño y se fue al corner.

El Diente López fue el más claro en los albos, jugando como en el potrero, sin sentir el mal estado del campo, pidiendo la pelota siempre, haciendo enganches y algunos lujos ante los rivales.

En el complemento, poco cambió. Nacional salió con algo más de decisión y a los 55' Leandro Barcia protagonizó la polémica del partido. Fue fauleado claramente el borde del área y reclamó penales, pero el juez Óscar Rojas no lo vio y tampoco consideró que haya habido infracción.

Tuvo más el tricolor: el Diente rozó la pelota tras un corner y la zaga local la rechazó cuando iba al arco; y luego Fuentes se destacó al salir por arrba y rechazar la pelota en un par de ocasiones.

A los 66, Munúa movió las piezas de ataque. Colocó a Sebastián Fernández por Tabó y pasó a Nico López a la banda derecha, con perfil cambiado, dejando a "Papelito" y Gamalho como delanteros y a Barcia por la izquierda. Con la variante alejó al Diente de la zona de peligro y de esa forma Nacional perdió claridad en ataque.

El gol no se veía por ningún lado. Y Cerro también movió su ataque. Mario Carballo, quien dirigió por Gustavo Ferrín, mandó a la cancha a Maureen Franco y en los 15 minutos finales el atacante sacó su experiencia, fue figura y generó peligro para el arco rival.

El albicelste vio los huecos tricolores y se animó. Mario Barboza se lo perdió de forma increíble tras una gran contra. Luego, fue Franco quien hizo exigir al máximo a Conde en un tiro libre directo. Y minutos después, a los 84, llegó el tanto cerrense con un oportuno cabezazo de Urruti ante la floja salida del arquero tricolor.

Era a "el que lo hace, gana". Y así fue. El tanto liquidó el trámite porque Nacional no supo encontrar respuestas.

Con el triunfo, Cerro, cuyos jugadores no había entrenado en su escenario durante la semana -hace más de tres meses que no entrenan ahí-, quedó segundo en la Anual y dejó a Nacional empantanado en el Tróccoli, una cancha que le ha sido hostil en sus últimas dos presentaciones, y que luego de la derrota de ayer lo coloca a cuatro unidades de Peñarol en la Anual y a seis puntos de Plaza, el sorprendente líder del Torneo Clausura.



Populares de la sección

Acerca del autor