Quedó eliminado, le hicieron una broma y puede terminar preso

Emanuel Britez, lateral derecho de Unión de Santa Fé, se tomó a golpes de puño con un taximetrista luego de que le hicieran una broma sobre la eliminación de su equipo

Emanuel Britez es un jugador temperamental. Muestra de ello son las tres expulsiones que recibió en el último campeonato argentino y la suspensión de cuatro partidos que recibió en 2013 por meterle tres dedos en la cola a un rival (ante Jonathan Bauman, delantero de Gimnasia de Jujuy) y repetir su accionar este año contra el delantero de Aldosivi, Pablo Luguercio.

Pero ahora su ira volvió a estar en boca de todos y fuera de la cancha. El marcador de punta tatengue se tomó a golpes de puño con un taxista que le hizo una broma sobre la eliminación de su equipo, según consigna el diario La Nación de Argentina.

"Fui a buscar un pasajero. Cuando llego al lugar, me cruzo con Britez y le hago una cargada. Le pregunté si iba a ver el partido de Colón del sábado. Luego de este comentario, comenzó a romperme el auto y me pegó puñetazos en la cara. Las adolescentes que estaban arriba del taxi le gritaban que pare de agredir. Tres amigos de él lo intentaron retirar del lugar pero él se les escapó y le siguió pegando al auto. Es increíble que un jugador de fútbol agreda a una persona de esta manera. Él podría haber contestado la cargada y listo. Yo creo que si él tenía una pistola me pegaba un tiro. Britez se transformó en un monstruo", sostuvo Fernando Roldán, el conductor agredido.

El taxista agregó: " Yo estuve declarando hasta las 3 de la mañana, él se fue a dormir. Este chico no puede seguir jugando al fútbol. Seguramente acudiré a un abogado para que me diga qué pasos tengo que seguir porque esto no puede quedar así".

Britez, que es pretendido por Lanús para la próxima temporada, fue denunciado en la seccional policial primera.


Populares de la sección