Que te ayude el bolillero

Con Nacho González entre los 11, los titulares, que tuvieron discreta actuación, igualaron 0-0 con la Tercera; los aplausos se los robó el Chino Recoba, que cambió el partido en el segundo tiempo. El domingo se sortea el fixture

La pobre expresión futbolística del Nacional de estos días (los titulares igualaron 0-0 el sábado ante el equipo de Tercera división) obliga al hincha a recurrir a argumentos que exceden lo deportivo y a pedir que el azar les brinde una mano, y qué mejor momento que el de esta noche para recibir un golpe de fortuna, cuando se realice el sorteo del fixture del Apertura. En el bolillero quedará echada la suerte de los tricolores, que esperan ser agraciados con un calendario que les permita comenzar a crecer futbolísticamente a medida que avance el torneo que se inicia en una semana, para que el buen plantel que dispone el argentino Rodolfo Arruabarrena consiga el funcionamiento que el entrenador busca y que aún, a pesar de que lleva 45 días de entrenamiento y que los dirigentes reforzaron convenientemente, no consiguió.

Está claro que este equipo de Nacional necesita tiempo y rivales sin mayores exigencias para empezar a crecer en sus aspiraciones de campeonato. Si el fixture le brinda esa posibilidad, el entrenador argentino tendrá la opción de remontar el sueño de su equipo, al que le cuesta levantar y el sábado, en el amistoso que los tricolores disputaron en el Parque Central, dejaron en evidencia las dificultades que tienen para encontrar el punto de equilibrio.

Con Nacho González en la oncena titular, en el primer movimiento del volante, y con la mejor integración que Arruabarrena tiene a su alcance (faltó Álvaro Fernández, que está con la selección en Japón, pero lo disimuló el correcto trabajo de Pablo Álvarez), los titulares de Nacional igualaron 0-0 en los primeros 45 minutos que los albos jugaron ante el equipo de Tercera división tricolor que orienta Gustavo Bueno.

El trabajo de los titulares mostró puntos altos: el buen rendimiento de Iván Alonso, el diferencial de Nacional en ataque (generó dos goles, una pelota la devolvió el palo); tener el balón y llevar el fútbol por las bandas. Y puntos muy bajos: Alonso y Nacho González se superponen en la cancha, porque el delantero baja mucho a buscar el balón e invade las zonas en las que se mueve el volante; y las dificultades en el mediocampo para transmitir seguridad y, como consecuencia de ello, las adversidades que arrastran a la última línea. El sábado, el juvenil Gonzalo Ramos, que se paró a las espaldas de los volantes y delante de la línea de tres, hizo lo que quiso en un lugar peligroso de la cancha de los tricolores, muy cerca del área. Si el equipo de Tercera no llegó al gol fue porque fallaron en los intentos que tuvieron.

El rendimiento de los titulares, que jugaron solo el primer tiempo del partido del sábado, fue discreto y quedó en deuda con la expectativa que genera un equipo integrado por jugadores de tan buen pie.

De todas formas, Arruabarrena tiene la salvación en el banco: Álvaro “Chino” Recoba. El volante, que está para jugar 45 minutos o menos de ese tiempo, ingresó en el complemento, junto a otros nueve futbolistas, y estableció la diferencia con su característico despliegue de buen manejo de balón y gran visión de cancha. El Chino le puso al ataque lo que el equipo necesitaba, Lucas Cavallini le imprimió velocidad por afuera, además de goles, y encontró en Santiago “Morro” García un socio para el éxito.

Con la formación suplente del primer equipo, Nacional mostró su mejor costado futbolístico y firmó una victoria (3-0) que dibujó en los rostros de los más de 200 hinchas que observaron el movimiento de fútbol sonrisas y gestos de preocupación. Que hoy pueden reafirmarse para un lado u otro, cuando el azar determine el recorrido que tendrá el tricolor en el inicio de la temporada 2013-2014.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios