¿Qué pretenden los uruguayos de la selección?

Se jugó mal y faltó una parte del libreto en la Copa, pero de ahí a que nada sirva y pretender que Suárez juegue como en Barcelona hay una cancha entera de distancia.

Y hoy, con el diario del lunes, nada sirve... No hubo recambio, se hicieron mal los cambios, Cavani no debió jugar porque estaba con la cabeza en otra cosa. No jugamos a nada, solo a defender. Y la mayor parte de las miradas apuntan al técnico Tabárez como único responsable del problema. En el reino de la inmediatez, nadie mira más allá.

Entonces se generan sesudos debates sobre como pretender que los que vienen de Barcelona o de París Saint Germain puedan jugar como lo hacen en sus equipos.

Vayamos por parte y aclaremos: no es la defensa de nadie. Hace años en Uruguay se instauró la cultura de estás conmigo o sos mi contra y no trabajás en ningún lado. Simplismo.

Uruguay quedó en deuda en la Copa. Se olvidó de una parte del libreto. Y siempre es posible jugar con un poco más de ambición.

¿Pero con qué jugadores y contra qué rivales? ¿Podemos jugar de igual a igual contra Argentina? ¿Con qué jugadores? Es posible pensar hacerlo con De Arrascaeta, Rolan, Lodeiro y Jonathan Rodríguez contra Messi, Di María, Agüero, Pastore, Tévez, Lavezzi.

Colombia, que es el rey del toque, ¿cómo jugó ante Argentina? Se metió en la cueva y llegó menos que Uruguay al arco de Romero. ¿Entonces?

¿Y Paraguay? El gran ganador hasta ahora era Ramón Díaz. ¿Qué se lleva para la eliminatoria si jugó con los mismos de siempre entrados en años y desgastados?

En todo esto hay una gran confusión. Cuando llegó Juan Ramón Carrasco a la celeste (soy adepto a sus equipos), era el rey de la ofensiva. Todo el mundo se embanderó. Pero se comió tres goles contra Venezuela en el Estadio y adiós mi amor. Entonces, ¿a qué quieren jugar los uruguayos?

La Copa de 2011

Muchos dicen que el equipo que ganó la Copa América en 2011 era más ambicioso. ¿Miraron la oncena? Forlán, Cavani y Suárez. En la Copa de 2015 no estaban ni Forlán ni Suárez. ¿Y todo lo que representaba y representa Forlán en el equipo?

Hoy se valora al Ruso Pérez. Egidio quedó sin socio.

Entonces, ¿qué esperaban de la selección en la Copa de Chile? ¿Qué fuera el Barcelona? A Cavani y a Suárez, como a otros integrantes de la selección, en sus equipos el técnico los tiene de lunes a domingo. Puede parar la práctica y hacerlos hacer en 100 toques seguidos. En la selección viene cada tres meses un paisano de cada pueblo para preparar en tres días un partido. A Suárez, en el Barcelona, se la pasan Messi, Neymar, Iniesta. Los uno del mundo.

Si Uruguay le ganaba 1 a 0 a Chile, con gol de rebote, de rodilla y en la hora, hoy eran todos héroes y el futuro brillante.

Entonces, ni una cosa ni la otra. Uruguay debe mejorar desde el punto de vista futbolístico, pero de ahí a que ya nada sirva, o pretender que Suárez juegue como lo hace en Barcelona hay una cancha entera de distancia.


Acerca del autor