¡Que no se engripen!

Varios clubes chicos le apuntan a los gastos en el Complejo Celeste: sin embargo, si a Uruguay le va mal en el Mundial prenderán velas para poder seguir compitiendo porque los ingresos pueden ser inferiores

Como hincha, ¿alguna vez se preguntó cuánto puede influir en la economía de El Tanque Sisley si Luis Suárez se engripa y no puede jugar con Inglaterra? Si es parcial de Cerro Largo, ¿reparó qué puede generar en su equipo que la pelota le pique mal a Cavani y no la pueda embocar con Costa Rica? ¿Y cómo puede repercutir en la economía de Rentistas un error de Muslera?

A juzgar por lo que sucede en el fútbol local, más vale que ni Suárez ni Cavani se enfermen, porque aquellos que esperan dinero fresco desde la AUF dependen de una buena actuación de la selección en el Mundial para paliar una angustiante situación económica.

“Si Suárez no mete la mano contra Ghana tal vez no habría fútbol”, dijo un dirigente a El Observador en un juicio un tanto apocalíptico, pero que arroja luz sobre lo que dependen los clubes de la AUF, y vía indirecta, de la selección, más allá de los aportes de derechos de TV del fútbol local.

La mano de Suárez permitió a Uruguay salir cuarto en el Mundial, generar interés de las potencias por jugar contra la celeste, elevar el cachet de amistosos. Permitió ingresos para un fútbol donde la selección siempre está en la mira por sus gastos.

El hecho es que, en esa eterna lucha por la supervivencia, los clubes usan la muletilla de que “no es posible tener una selección rica y unos equipos cada vez mas pobres”, como señaló Freddy Varela, presidente de El Tanque Sisley.

Cuando falta dinero apuntan al Complejo. Sin embargo, la selección es uno de los dos instrumentos que generan fondos reales a la mayoría de las instituciones menores, junto a los derechos de TV, ya que los ingresos por entradas y socios son mínimos y su flojo trabajo en divisiones juveniles hace que las transferencias de jugadores se den cada mucho tiempo. Y para cerrar el círculo, también hace que sea mínimo su aporte de jugadores a esa selección (ver cuadro) a la cual después le exigen resultados –y por ende, dinero– y a la vez desean cortarle la inversión.

Pero hay datos que vuelven más compleja la situación. Por ejemplo, que la actividad de las juveniles son a pérdida. Por ser campeón del mundo en Sub 20 no ingresa dinero. Por eso,  los clubes deben decidir si las selecciones son un gasto o una inversión.

Otro aspecto que centra la polémica fue el acuerdo realizado por los premios. Jugadores y  técnicos son socios de la AUF en los ingresos. Y se levantó polvareda cuando llegó la hora de repartir el dinero por clasificar a Brasil 2014.

¿Gasto o inversión?

La gran pregunta es cómo se termina esto. Cómo se le puede poner punto final a esta historia de que los clubes se quejan de los gastos de la selección pero esperan sus ingresos como agua en el desierto. Es que, bajo estas perspectivas vale preguntarse si las selecciones son un gasto o una inversión.

Tabárez dijo al respecto: “La selección es la única que hace devolución en el aspecto económico. Que haya que trabajar con menos gastos de juveniles, con cuerpos técnicos de diferente nivel, con menos integrantes, gastando menos en alimentación o infraestructura o colaboradores... eso afectaría mucho los resultados”.

En ese sentido, el nuevo Ejecutivo comandado por Wilmar Valdez se reunió esta semana con el gerente deportivo de la AUF, Eduardo Belza. En la charla no se habló de recortes, porque la intención es no tocar nada hasta después del Mundial, y hasta que asuma un Ejecutivo permanente.

¿Cuál es la solución?

Por lo bajo y en silencio, el dirigente de Danubio, Tabaré Fierro, en una reunión de clubes, presentó una idea que tomó cuerpo entre sus pares. Se trata de realizar una diagnóstico de la realidad económica del fútbol uruguayo.

“No estamos hablando de tocarle el sueldo a nadie, sino de un ejercicio sobre el cual construir lo que vendría a ser el plan de gobierno para la AUF. Hacerlo previsible. Hacer una proyección para que los clubes sepan cuando puede haber ingresos, cuánto pueden esperar y en que momento recibir el dinero. Claro que hay variantes porque si Uruguay queda eliminado de entrada el cachet baja”, reveló Fierro a El Observador.

El dirigente, que trabaja en el informe junto con el presidente de Wanderers, Raúl Aguerrebere, agregó: “Esto le bajará la presión al gobierno del fútbol. Esto va a demostrar que no podés vivir de la AUF. No va a pasar más que digan ‘la AUF me dejó tirado’. No tengan ninguna duda de que la selección es una inversión pero los clubes no pueden esperar que los salve”.

El 9 de febrero, en Punto penal, Tabárez habló sobre el tema: “Nosotros estamos convencidos de un proyecto. Acá se invierte y se gasta lo mínimo indispensable. Muchas veces recibí un ‘no’ de Bauzá y Sobral y hemos discutido en el buen sentido. Acá no es despilfarrar”.

Del otro lado, el presidente de uno de los siete equipos sancionados por la CSF dijo a El Observador: “¡La comida! Hay que ver… ¡bajan camiones y camiones de comida en el Complejo!”.

Cuando la mayor parte de los clubes no podía iniciar la actividad por no tener dinero, se apuntó otra vez a la ruta 101. Y Tabárez se defendió: “Tomo un diario y veo que la B está complicada. Habría que preguntarse ¿qué hemos hecho para que esto no suceda? Yo no tengo la receta, pero esto no es nuevo en el fútbol”.

“No son tantas las selecciones que mantienen a los clubes ni la viabilidad de su fútbol interno. Acá no vienen jugadores de todos los equipos. Hay equipos de los cuales jamás ha pasado un futbolista por acá”, agregó el DT.

Claro que este plan será para el futuro Ejecutivo que asuma luego del Mundial. Esto determina que Brasil  2014 cobre vital importancia. Y como en 2010 fue la mano de Suárez, en pocos meses puede ser la pelota que le pique mal a Cavani la que determinará el futuro de algunas instituciones. Para muchos, tapar a Suárez y Cavani cuando se acuesten a dormir para evitar que se resfríen, será poco menos que una obligación.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios