¿Qué le pasa a Forlán?

A los flojos rendimientos, el futbolista sumó un problema personal en su familia

El hincha de Peñarol se había creado grandes expectativas cuando Diego Forlán firmó contrato por un año y medio en julio pasado. Casi enseguida de su firma –dos semanas después– debió viajar a Rusia, donde recibió un homenaje de FIFA por su trayectoria.

El 9 de agosto pasado finalmente se vio al enorme futbolista por primera vez con la camiseta de Peñarol. Era un partido exclusivo para su presentación y en el cual mostró su sello de entrada con un verdadero golazo y luego otro de penal. Casualmente el rival fue Wanderers, el mismo al que enfrentó el pasado sábado.

Las diferencias entre un encuentro y otro –más allá de que este era oficial y no un amistoso– fueron muy claras a la hora de ver el despliegue del propio futbolista dentro de la cancha.

Aquel Forlán mostraba ribetes futbolísticos de los que lo hicieron grande en el mundo. El del sábado jugó sin pena ni gloria solamente 45 minutos porque el técnico Jorge Da Silva lo sacó.

En la pretemporada que se llevó a cabo en Maldonado, el Estadio Domingo Burgueño Miguel contó con muchísima gente simplemente para ver a Forlán en una presentación con equipo buzo de Peñarol saludando a las tribunas antes de un amistoso en el cual se sabía que no iba a jugar ante Juventud de Las Piedras. Se vivía entonces una auténtica "Forlánmanía".

Molestia por ser suplente

En el encuentro ante Rentistas, el Polilla Da Silva lo sacó del equipo por primera vez en el segundo tiempo. Allí ingresó Diego Rossi y casualmente, tras esa variante, el resultado del partido cambió radicalmente.

Ya ante Liverpool y Villa Teresa, le tocó arrancar desde el banco.

"No es una situación cómoda, no es fácil tomar ese tipo de decisiones porque además, tengo un gran respeto por su trayectoria, por su profesionalismo, pero cuando estoy convencido de que algo es lo mejor para el equipo, tengo la obligación de hacerlo, aunque sea un cambio duro de hacer", dijo tras el encuentro ante los negriazules Da Silva a Referí.

Y agregó: "Hablé con él y le manifesté mi pensamiento, qué nos faltaba como equipo, que entendía por qué no estuviera contento. Él quería jugar y lo aceptó. No sé si lo entendió. Estoy seguro de que está molesto. Pero no es el único: Diogo, Costa o Aguiar seguro que también lo están por no haber jugado. No me puedo manejar por la molestia de los futbolistas".

De la apatía a otra cara

Cuando Forlán jugó como suplente, entrenó con cara de pocos amigos en Los Aromos.

"Se mostraba apático, molesto por la decisión del técnico", indicó a Referí una fuente del club.

Sin embargo, la misma fuente indicó que esta semana, pese a que fue sustituido el sábado pasado cuando terminó el primer tiempo ante Wanderers, Forlán entrenó muy bien de cara a los dos partidos finales que se vienen por el campeonato.

"Se vio con otra predisposición al trabajo, más enchufado", agregó.

Temas personales

El rendimiento de Forlán ha ido decayendo en sus últimos encuentros y eso es un hecho, una realidad.

Jugó muy poco ante Rentistas, Liverpool, Villa Teresa, Nacional y Wanderers.

No obstante, al menos en lo que respecta al último encuentro ante los bohemios, existe un tema que no es menor, ya que es un problema de salud vinculado a su familia, que seguramente lo ha sacado del eje.

No es fácil para nadie en su profesión sobrellevar temas así, por lo que ese aspecto también hay que ponerlo en la balanza de los días pasados.

Más allá de ello, Forlán se está entrenando con todo para dar una mano cuando tenga que hacerlo en esta recta final del torneo.


Populares de la sección