¿Qué hacer con Tony Pacheco y Marcelo Zalayeta?

Pablo Bengoechea no asumió pero adelantó que es hincha de la línea de cuatro en la defensa, que no cree que Peñarol pueda jugar con un 4-3-3

Como jugador, Pablo Bengoechea fue un 10 con una derecha exquisita, capaz de meter asistencias de gol a sus delanteros, tanto de pelota quieta como en movimiento, y de perforar a los goleros en los tiros libres, como lo sufrió el brasileño Taffarel en la final de la Copa América de 1995 que le permitió a Uruguay acceder a los penales y a la postre coronarse campeón.

Ahora bien, como entrenador, poco se conoce del estilo de juego del “Profesor”.

En su presentación como nuevo DT carbonero, Bengoechea dio algunos detalles de lo que será el Peñarol versión 2015 que conducirá con la obligación de tener que pelear el campeonato. “Soy hincha de la línea de cuatro, y con el plantel que tenemos no creo que se pueda jugar 4-3-3”, expresó como primer -y muy claro- concepto futbolístico, aclarando que la línea de tres de Jorge Fossati pasará a la historia.

Si bien ya hace varios años que Pablo está junto a la línea de cal, primero trabajando con su socio y amigo Óscar Aguirregaray en River Plate, y luego con Sergio Markarián en la selección de Perú hasta el año 2013, su debut como máximo responsable del equipo fue en este 2014, al tomar el cargo vacante en la selección incaica.

En medio de un clima muy particular, porque la prensa no aprobó su contratación, con el combinado de la franja roja jugó nueve partidos, de los que ganó cinco y perdió cuatro. Esos encuentros dejaron algunos conceptos futbolísticos del ídolo carbonero, ahora como técnico.

Su debut fue nada menos que contra Inglaterra en el estadio Wembley, en un amistoso previo al Mundial. Allí colocó un sistema 5-4-1, ultradefensivo, y cayó por 3-0. Dos de los goles fueron de pelota quieta, aspecto que dijo inquietarle. “Ese tema de la pelota quieta siempre es una preocupación en favor y en contra. Siempre hay que preocuparse en defender bien”, dijo quien fuera un especialista en ellas como jugador.

Antes del choque de semifinales de la Copa América de 2011, cuando era ayudante de Markarian, Bengoechea aprovechaba su pegada para trabajar justamente la pelota quieta con los peruanos.

Días después, el riverense cambió el dibujo de su equipo para pasar a un 4-3-3 frente a Suiza. “Necesitamos un jugador más en ataque”, dijo en la previa del partido que luego también perdieron. Ese sistema lo mantuvo en los siguientes encuentros y le rindió frutos al encarrilar una serie de victorias ante Panamá, Irak y Catar, y una derrota ante Chile en Santiago.

Con ese esquema, el entrenador puso a dos zagueros centrales altos y dos laterales con proyección; en el medio había dos dedicados a la marca y el exNacional Rinaldo Cruzado por la izquierda, lanzando pelotas a los atacantes, que era dos punteros para asistir a Paolo Guerrero como centrodelantero.

En la búsqueda del mejor sistema, Bengoechea pasó a 4-4-2, con lo que disputó los últimos tres partidos, con la que parece ser la alineación que jugará con Peñarol, según lo manifestó. De todos modos, sus ensayos denotan un tendencia clara al pragmatismo, como cuando aclaró en la conferencia de prensa del martes que su estilo se adaptaría a las necesidades de Peñarol, un equipo que siempre debe salir a buscar el arco rival.

En su paso por Perú, la prensa de ese país señaló que Bengoechea intentó priorizar más la posesión que Markarián. También buscó defenderse con la pelota y tener tránsito rápido para pasar de defensa al ataque. También recordaron que cuando se enfrentó a rivales de nivel mundialista, como ante Inglaterra, Suiza y Chile, prefirió defender con orden y con varios jugadores tras la línea de la pelota.

Pacheco y Zalayeta

Dentro de sus primeros conceptos como entrenador aurinegro, el rieverense fue claro en cuanto al rol que deben tener dos de los ídolos de la institución: Marcelo Zalayeta y Antonio Pacheco. Dijo que los quiere y que son claves, y que el trabajo será buscar cuál es la forma de sacarles el mayor jugo. En eso, también, el “Profe” puede tener adaptibilidad táctica.

Luego de su presentación como nuevo conductor de los aurinegros, Pablo explicó en “Último al arco”, de Sport 890: “Yo no era enganche, era un 10 de tres volantes. Yo jugaba normalmente como volante izquierdo. Lo que no hay hoy es el enganche, sí 10”, dijo. “Con un 4-3-1-2 casi que hay que jugar con un enganche y con un 10”, agregó.

Consultado sobre el rol que puede tener Antonio Pacheco, Bengoechea señaló: “Pacheco podría jugar tranquilamente, pero hay que cuidarlo un poco, ponerlo en lugar donde el desgaste sea menor porque pasan los años para todos. Vamos a ubicarlo en un lugar donde pueda rendir”.

“Vamos a ver con que compañeros juega, con las características de los compañeros que estén. Le vamos a buscar las opciones, es uno de los jugadores importantes de mitad de cancha para adelante, lo tenemos que ubicar en mejor momento y lugar”, agregó.

También habló de Marcelo Zalayeta, a quien parece destinará un lugar importante en su idea: “Hoy creo que es punta, es muy difícil verlo por la banda mas allá de la calidad que tiene. Puede jugar de 9 solo o con otro delantero, pero por adentro es otro de los jugadores desequilibrantes, hay que buscarle el lugar y que se sientan cómodos y contentos”.

Por ahora, el curso del profesor es teórico, pero a partir del 5 de enero comenzarán los prácticos en Los Aromos, donde empezará a tomar forma el nuevo Peñarol.

 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios