"¿Qué es vivir? Vivir es tomar riesgos"

Así lo considera el español Kilian Jornet, el mejor de todos los tiempos en la montaña, que va por un nuevo reto

"Vivir es tomar riesgos". El fenómeno español Kilian Jornet sabe que juega con fuego cuando desafía las alturas, ya sea esquiando o corriendo, en cualquier punto del mundo. Pero ha aprendido a vivir con el miedo. Esta semana busca en Francia su quinta Pierra Menta, la 'reina' del esquí de montaña.

"Estar vivo; ¿Qué quiere decir? No es estar en un sillón de algodón porque eso te puede matar. Es salir, tomar riesgos. Pero como en el amor, hay que saber tomar riesgos", señala Jornet a la AFP.

El español de 29 años participa desde el miércoles en Arêches-Beaufort (Francia) en su séptima Pierra Menta, la carrera emblemática del esquí de montaña que ha ganado cuatro veces. Se enfrenta a un total de 10.000 metros de desnivel positivo en cuatro días.

"La montaña es mi locura, mi pasión. Desde siempre. Mis padres me enseñaron el amor por la montaña y no tenía elección", señala en francés este deportista que parte al asalto de las cumbres en camiseta, pantalón corto y zapatillas deportivas.

Esquí y carreras de fondo

Con un cuerpo muy ligero (1,71 m, 58 kg), Jornet es considerado el mejor de todos los tiempos en la montaña. ¿Su especialidad? Las verticales (1000 metros de subida lo más rápido posible) y las largas distancias de ultra-trail (de 160 a 200 km de carreras a pie en recorridos de montaña, con ascensos y descensos).

Embed

Great day out! 7h for only 30km and 3500m on Romsdalseggen. #TimeToPlay @salomonoutdoor

Una publicación compartida de Kilian Jornet (@kilianjornet) el

"Hago cosas que pueden parecer excepcionales, pero me entreno mucho, nací en la montaña. Siempre lo he hecho. Cada uno en su profesión quiere hacer bien las cosas e intentar explorar. Yo lo he hecho en el deporte", señala Jornet, también aficionado a la literatura.

En su palmarés tres ediciones de la Ultra-Trail de Mont-Blanc y siete campeonatos del mundo de esquí de montaña. En julio de 2013 solo necesita 4 horas y 57 minutos para ir y venir desde la iglesia de Chamonix y la cima del Mont-Blanc (4810 m).

Una actuación que se enmarca en su último reto. Subir y bajar a toda velocidad ocho grandes cimas del mundo, con completa autonomía y con la vestimenta más ligera posible. Llamó al proyecto 'The summits of my life'.

"En montaña a menudo estamos expuestos a riesgos, a accidentes", reconoce. "He tenido queridos amigos que han perdido la vida cerca de mí. Continuamos porque es el motor de nuestra vida. Aceptamos este riesgo, no lo comprendemos pero lo aceptamos", añade.

Precauciones

En junio de 2012 Jornet vio morir a uno de sus mejores amigos, Stephane Brosse, que cayó desde 600 metros tras la rotura de una cornisa de nieve cuando los dos intentaban atravesar el Macizo de Mont-Blanc de este a oeste.

"Está claro que hay momentos muy duros, pero así es la vida. Sí, vivo con el miedo, pero hay que saber escucharlo. El miedo está para decirnos cualquier cosa. Si no tuviéramos miedo de saltar desde 1.000 metros, saltaríamos y nos mataríamos. Hay que ser honesto consigo mismo sobre lo que podemos hacer y lo que no. Este miedo nos mantiene con vida", explica.

Embed

Another great day in the altitude :) doing the hamster in Chamonix valley it is not boring @SalomonRunning @petzl_official @suunto

Una publicación compartida de Kilian Jornet (@kilianjornet) el

El 7 de septiembre de 2013 Jornet sintió el miedo. No por él, sino por su pareja, la sueca Emelie Forsberg, con la que ascendía la cara norte de la Aiguille du Midi. A 50 metros de la cima (situada a 3.842 metros) el español sintió que si continuaba "podía poner en peligro a su compañera". Entonces llamó a los policías de Chamonix para que les rescataran.

Forsberg, que vive en Noruega con Jornet desde hace un año, sigue enganchada a la montaña. También participa esta semana en la Pierra Menta.


Fuente: Por Sabine Colpart, AFP

Populares de la sección