¡Qué dolor, LeBron!

La figura de Miami sufrió el calor en el estadio de San Antonio y se acalambró, por lo que tuvo que salir antes. Espera llegar al partido 2

El alero estrella LeBron James volvió a tener problemas con los calambres, esta vez en su pierna izquierda, que le costó tener que abandonar el campo antes que concluyese el primer partido de las Finales de la NBA, que su equipo de los Heat de Miami perdieron por 110-95 ante los Spurs de San Antonio.

Aunque James antes de retirarse del campo fue el máximo encestador de los Heat con 25 puntos, seis rebotes, tres asistencias y tres recuperaciones de balón, no pudo disfrutar del triunfo con la nueva marca que había conseguido.

James llegó a los 4.000 puntos y 1.000 asistencias en la competición de la fase final, algo que sólo habían conseguido anteriormente el legendario Michael Jordan y el escolta Kobe Bryant.

"No es el momento de marcas personales, simplemente de pensar en recuperarme de cara al segundo partido y creo que lo estaré porque ahora ya me encuentro mucho mejor que cuando abandoné el campo", declaró James en conferencia de prensa posterior al partido. "Traté de darlo todo en el momento que más lo necesitaba el equipo y la pierna izquierda no aguantó".

James con su penetración a canasta había puesto a los Heat a sólo dos puntos de empatar el marcador (94-92) y menos de cuatro minutos por disputarse.

"Hasta entonces tuvimos la oportunidad de estar en el partido y conseguir la victoria, pero luego fue frustrante el ver como se dieron las cosas", comentó James. "Te sientes doblemente mal cuando ves que a estas alturas de la temporada no puedes ayudar al equipo".

Alta temperatura

James reconoció que al final se dio cuenta que la mejor opción para no agravar los problemas físicos era no mover la pierna y por eso le ayudaron a sentarse hasta que luego ya se le fueron algo los calambres y pudo de nuevo caminar.

"Tenía los músculos con espasmos al máximo en toda la pierna izquierda, creo que había perdido mucho líquido durante el partido debido a lo extremo del calor, que fue igual para todos los jugadores y aficionados", admitió James. "Ahora lo que necesitó es tener varios días de descanso y estar listo de cara al partido del domingo".

James reiteró que las circunstancias en las que se jugó la segunda parte no fueron las normales, pero para nada había que quitarle mérito a lo conseguido por los Spurs.

"Nunca había jugado en un campo con la temperatura de esta noche, pero siempre tratamos de mantenernos refrescados con las bolsas de hielos que nos poníamos en el banquillo", explicó James. "Pero al final, hay que darle todo el crédito a los Spurs que movieron muy bien el balón y supieron encontrar el camino del triunfo".

Otro jugador de los Heat que no pudo disfrutar de su buena labor individual fue el veterano escolta Ray Allen que consiguió 16 puntos, incluidos 3 de 8 triples, que le colocaron como segundo en la lista de todos los tiempos en partidos de las Finales de la NBA.

Allen llegó a los 49 triples en las Finales de la NBA y superó a Kobe Bryant y Derek Fisher que compartían el segundo lugar, que ahora le pertenece, mientras que Robert Horry es el líder con 56.

"Nunca pienso en ningún tipo de marca personal, lo que queríamos esta noche era ganar el partido y al final no pudimos", declaró Allen. "Lo que si hice fue disfrutar del ambiente de las Finales, aunque hiciese calor".

Allen admitió que la salida de James por los calambres afectó al juego del equipo cuando estaban a sólo dos puntos de empatar el marcador y minutos para remontar. "Creo que fue un momento clave en la marcha del partido, porque de alguna manera mentalmente el equipo se vino abajo con su salida", agregó Allen.


Fuente: EFE

Populares de la sección

Comentarios