"Purito", el rey de las rampas

El líder de la Vuelta 2012 volvió a demostrar este jueves que no tiene rival en finales con rampas elevadas y mantiene la malla roja

Joaquim "Purito" Rodríguez es el rey de las rampas imposibles, como volvió a demostrar en duelo directo con Alberto Contador al imponerse en solitario en la duodécima etapa, de 190 kilómetros, de la Vuelta a España en la que volvió a dar brillo al maillot rojo de líder.

Si hay un muro cerca de la meta lleva el nombre de “Purito”, no hay duda. Es el mejor en finales explosivos, por eso tuvo el honor de estrenar la cima inédita del Mirador de Ézaro ante Contador, a quien aventajó en 7 segundos.

Conquistador del Fuerte del Rapitán, en Jaca, el catalán volvió a ser el mejor del cuarteto de favoritos. Soltó al madrileño a 300 metros del final, y antes a Valverde, que cedió 12 segundos, y a Chris Froome, de nuevo en apuros, a 22. Entre medias se coló el holandés Robert Gesink. Así “Purito” compensó levemente las pérdidas de la contrarreloj.

De momento nadie eliminado. Rodriguez aleja en la general a Contador a 13 segundos, Froome está a 51 y Valverde a 1:20. Alguno flojea, pero K.O, ninguno. Sigue el duelo a cuatro.

Se dice en el mundo del ciclismo que cuando una etapa termina en un santuario, mirador o castillo, "es que tiene trampa". Y hoy era un día de esos. Tras el regalo del recorrido por la costa gallega, el pelotón llego a uno de esos lugares que van a pasar a la colección de joyas de la Vuelta: el Mirador de Ézaro, una subida de apenas 2 kilómetros de auténtico martirio, con un desnivel de 250 metros, con rampas permanentes del 14 por ciento y algunas paredes del 30.

Lugar de exceso. Por lo espectacular de su paisaje y por su dureza. A pie de monte, la escena se despejó para que entraran en acción los actores principales. Para ello tuvo que apurar el paso el Katusha del líder, y recibir una mano del Sky y del Movistar, si no, la fuga del día hubiera llegado a un final feliz para alguno de sus cuatro componentes.

El más combativo del cuarteto aventurero fue el vasco Mikel Astarloza (Euskaltel), que fue el último rebelde, devorado por las ambiciones de los grandes. Había bonificaciones, y tal y como está la Vuelta de apretada, aquí nadie renuncia a un puñado de segundos.

Una subida para el recuerdo, donde hay que retorcerse y apretar los dientes hasta el dolor, como hizo Igor Antón, quien se probó cuando aún Astarloza iba abriendo carrera. El arranque de Contador en un tramo del 22 por ciento de desnivel, cortó las alas de "Fuji", arrastró a Purito y descolgó a Valverde y Froome, que decidieron, sabiamente, no cebarse ante la pareja más explosiva del pelotón.

Siempre de pie sobre la bicicleta - subir sentado es muy complicado- la etapa la discutieron Purito y Contador. Llegar con el líder a los últimos metros de cemento con la pared más empinada aún sería un suicidio por adelantado, por lo que el "pistolero" de Pinto desenfundó primero.

El del Katusha aguantó y se puso a levitar a 200 metros de la meta, en su momento, ni más ni menos, en ese punto que nadie le puede seguir si no es a riesgo de reventar. Otra meta inédita estrenada por el líder de la Vuelta, en su mejor momento de forma.

"Ha sido una subida extremadamente dura, me he tenido que retorcer bien. No da tiempo a pensar en nada a 200 pulsaciones, solo a apretar los dientes", resumía. De haber tenido tiempo para pensar y mirar, se hubiera deleitado viendo la única cascada de Europa que desemboca en el mar, escoltada por el Monte Pindo, enfrente de Finisterre.

Pero Purito no está en la Vuelta para ver paisajes, sino para ponerse el maillot rojo en Madrid. Desde las alturas del Mirador de Ézaro, el horizonte le ofrece esa posibilidad.
Mañana, un nueva jornada de tregua con la disputa de la decimotercera etapa entre Santiago de Compostela y Ferrol, de 172,8 kilómetros, terreno escarpado, pero sin puertos, que puede propiciar un esprint o una escapada exitosa.


Fuente: Carlos de Torres, EFE

Populares de la sección

Comentarios