¿Puede soñar el Barça con remontar el 4-0?

Ambos equipos volverán a enfrentarse este miércoles y los catalanes confían en el buen rendimiento de Neymar

Neymar da Silva Santos Júnior tiró de frac y de chistera para sacar lo mejor de su repertorio ante Celta (5-0) en el momento más crucial de la temporada de Barcelona y hacer soñar a los suyos con remontar el 4-0 adverso contra Paris Saint Germain en octavos de Liga de Campeones el próximo miércoles.

En una jornada de dobletes de grandes goleadores -Leo Messi, Antoine Griezman o Karim Benzema-, el paulista hizo uno que valió por dos en forma de cartas credenciales en vísperas del partido más trascendental de los barcelonistas, en el que se juegan el ser o no ser en la máxima competición continental.

La sutileza de una vaselina fue inversamente proporcional a cómo retumbó en el mundo del fútbol el estado de forma, casi de gracia, en el que Neymar afronta el partido del próximo miércoles junto a su socio Lionel Messi, quien también hizo lo suyo y de las suyas en el 5-0 ante Celta y que, por ello, fue definido por el delantero celeste John Guidetti como un 'alien'.

Aunque no está viviendo un año especialmente goleador, con ocho goles en Liga, el de Mogi das Cruzes se ha destapado en los últimos partidos y, por encima de ello, ha dejado la sensación de que está nuevamente desatado y en sintonía con sus compañeros de la MSN, Leo Messi y el uruguayo Luis Suárez.

Regate, definición, improvisación y chistera son algunas de las bazas que han acompañado a Neymar desde los comienzos de su carrera, aunque como los toreros ante tardes trascendentales, las ha sacado a relucir frescas y con brillo en los partidos previos al que su equipo afronta como uno de los claves del año.

Que el fútbol son estados de ánimo y sensaciones, lo demuestra que de la depresión de la noche negra del Parque de los Príncipes se ha pasado, en quince días de buenos resultados, a la sensación de que la machada de remontar es posible y a ello ha contribuido, de manera notable, que los astros del barcelonismo hayan sacado sus mejores versiones.

El propio Neymar confesó a los medios del club tras la victoria ante Celta que, a nivel individual, considera que ésta es su mejor temporada de sus cuatro como barcelonista y que, no obstante, no se conforma con ello porque está "feliz" y "mejorando cada día".

La encrucijada barcelonista ha coincidido, además, con el anuncio de su entrenador, Luis Enrique Martínez, de que no seguirá en el banquillo del Nou Camp la próxima temporada tras tres temporadas, lo que parece que ha liberado tensiones y propiciado el clima de que se puede ir a por el reto de superar el 4-0 ante los franceses.

Además del empeño, casi hercúleo, de pasar los octavos de la Liga de Campeones, Barcelona se encuentra clasificado para la final de la Copa del Rey y aupado al liderato de LaLiga con 60 puntos, uno más que Real Madrid y cinco que Sevilla, equipos que tienen un partido menos.

Sin embargo, los de Luis Enrique, quien ha ganado dos Ligas, otras tantas Copas del Rey, una Supercopa de España, una Liga de Campeones, una Supercopa de Europa y una Copa Mundial de Clubes, sólo tienen ante sí el partido del próximo miércoles y, para ello, el asturiano no ha dudado en afinar aún más su maquinaria.

El técnico barcelonista se ha vuelto a confiar a sus mejores bazas y las ha engrasado en LaLiga para que lleguen en sus mejores versiones al partido ante los de Unai Emery, quien, sin embargo, sí ha reservado en la liga francesa a piezas claves en su engranaje.

Ante Nancy, PSG evitó el tropiezo con un penalti marcado por el uruguayo Edinson Cavani a diez minutos del final, en un partido en el que Emery dejó fuera de la convocatoria al argentino Ángel Di María, al italiano Thiago Motta, al brasileño Marquinhos y a Adrien Rabiot; y en el banquillo, a Draxler, Matuidi y Ben Arfa.


Fuente: Carlos del Barco, EFE