Prueba superada

Probó y le dio resultado. Gustavo Munúa cambió la mitad de su línea de cuatro final ante Plaza Colonia y el arco de Nacional terminó sin goles frente a un rival que, de visita en el Parque, lo exigió poco.
Probó y le dio resultado. Gustavo Munúa cambió la mitad de su línea de cuatro final ante Plaza Colonia y el arco de Nacional terminó sin goles frente a un rival que, de visita en el Parque, lo exigió poco.

Los tricolores venían de sufrir mucho en el encuentro que perdieron ante Wanderers por 2-1 en el Parque Viera por la fecha anterior. En ese partido, los goles bohemios llegaron por errores en el sector derecho de la zaga, zona en la que se ubicaron Damián Eroza por el lateral y Matías Malvino como central por ese lado. Este último jugador tuvo dificultades para la marca en el tanto que abrió el marcador para los del Prado.

Esta vez no hubo fallas. Para enfrentar al ascendido Plaza, Munúa modificó ese sector y puso a Sebastián Gorga en el lateral y a José Ajá de zaguero junto a Diego Polenta, con Alfonso Espino en el lateral izquierdo, quienes –estos dos últimos– se mantuvieron en sus puestos.

Y la línea final, más el golero Esteban Conde, respondió. Aunque no tuvo mucho trabajo, debido a que Plaza se animó a jugarle de igual a igual a Nacional en el final del primer tiempo.

Solo en una jugada pasó nervios el fondo tricolor, en un pelotazo en el que quedó mal parado y Federico Puppo ganó en velocidad. El delantero prefirió rematar en vez de pasarla al medio, por donde llegaba solo un compañero, y su tiro lo detuvo Conde.

Gorga estuvo sólido en su sector, con buenas salidas, si bien no se proyectó tanto como Espino. En los centrales, Polenta fue el encargado de salir a romper cuando los colonienses llegaban con pelota controlada y Aja, que ha ganado confianza y madurez, fue efectivo por arriba, su fuerte.

Al ataque
Con el rival dedicado a defender, los zagueros albos tuvieron que sumarse al ataque para buscar el gol. Los cambios ofensivos que hizo Nacional llevaron a que Plaza cediera terreno, lo que permitió que los defensas albos pudieran pasar con más frecuencia al ataque en busca del gol.

Por momentos quedó una línea de tres con Gorga, Aja y Polenta. Al no subir el lateral derecho, las transiciones de juego hicieron que fuera Espino el que en muchas jugadas se encargara de mandar los centros en busca de la cabeza de Iván Alonso o del Loco Abreu cuando ingresó.

Pero el Pacha, que se destaca por su entrega durante los 90 minutos, aún no logra tener la precisión para que sus envíos dejen a los delanteros de cara al gol.

Sin presión, Polenta también se animó a incursionar en ataque y meter pases al área.

"Me parece que en defensa hicimos un muy buen partido", dijo Munúa tras el partido. El DT para haber encontrado su defensa.

Ahora habrá que esperar a ver cómo responde ante un equipo que lo ataque más.

Populares de la sección

Acerca del autor