Prueba superada

La improvisada línea de cuatro tricolor respondió en gran nivel para anular a un equipo peligroso

C ómo iba a responder la defensa de Nacional fue la interrogante durante la semana previa al encuentro ante River Plate. Por lesiones y malos rendimientos, el entrenador Álvaro Gutiérrez tuvo que armar una línea de cuatro con tres futbolistas –Santiago Romero, José Aja y Diego Polenta, quienes se sumaron a Juan Manuel Díaz– que nunca habían jugado juntos en esa cuestionada zona del equipo. Y le dio resultado.

El improvisado fondo tricolor tuvo una actuación casi perfecta, a no ser por el gol de Santiago García y algunas complicaciones que ocasionó el Morro, quien hasta hace unas semanas fue compañero de sus rivales de ayer.

La mayor expectativa en la defensa de Nacional era cómo iba a responder Polenta, quien tuvo su demorado debut –por no estar bien físicamente– ante los darseneros. Comenzó como zaguero por la izquierda y su actuación fue solvente en la marca, si bien tuvo imprecisiones al pasar la pelota. Además, el futbolista de 22 años se encargó de ordenar a Aja, de 21, en los primeros minutos.

Peleó y ganó pelotas, para cerrar el partido con 11 acciones defensivas donde cerró y despejó con acierto.

Su compañero de zaga, Aja, también tuvo una actuación destacada en su primer partido como titular en el Apertura. Ganó por arriba –su especialidad al medir 1,93 m–, tuvo anticipos y buenas salidas. En el primer tiempo encendió las alarmas al resbalar y provocar la acción más peligrosa para los darseneros, que no supieron aprovecharla.

En el complemento, cuando entró el Morro García, tuvo su momento complicado. Su excompañero le ganó en tres ocasiones y en la primera de ellas puso el 1-2 para los de Guillermo Almada. Luego, el espigado defensor se recuperó y cerró su actuación con 17 intervenciones entre cierres y rechazos.

El otro que dio una mano en la zaga fue Romero, quien pasó del doble cinco al lateral derecho y redondeó una actuación eficiente frente a los delanteros de River, quienes no pudieron ganarle en velocidad. El Colo se las ingenió para marcar, en algunas ocasiones cometió faltas innecesarias, y también tuvo algunas proyecciones. Registró nueve cierres.

En tanto, Juan Manuel Díaz, mantuvo un nivel aceptable como en los anteriores encuentros.

El medio y los cambios

El buen nivel de los defensas tricolores también se explica por el trabajo de sus compañeros en el medio y el ataque. Diego Arismendi, quien volvió a la titularidad, ganó por arriba en varios tiros de esquina y se replegó a la línea final. Su compañero en el doble 5, Gonzalo Porras, fue el encargado de ahogar la salida darsenera en los pies de Marques o Inella.

Los delanteros Leandro Barcia y Sebastián Fernández, más Henry Giménez cuando entró, pusieron énfasis en la marca y cuando se juntaron con los laterales y volantes de sus sectores presionaron en bloque a los volantes de River, sin darle tiempo para pensar y habilitar a los puntas .

A los 57’, Gutiérrez hizo cambios por la lesión de Díaz. Entró Calzada como marcador central, Arismendi pasó a formar la zaga con Aja –como se había practicado en la semana– y Polenta, pese a no estar aún en su mejor forma física, pasó al lateral izquierdo.

Y los cambios también le dieron resultado al DT tricolor. Si bien Aja tuvo alguna pequeña complicación, Arismendi creció como zaguero –tuvo 10 cierres en toda la tarde–, mientras que Polenta, inexplicablemente, no fue atacado a velocidad por su sector.

Gutiérrez superó la prueba de su defensa y para la próxima fecha tendrá un lindo rompecabezas: definir quiénes serán sus cuatro zagueros.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios