Progreso en las alturas

Puntero. El equipo de La Teja le dio una lección a Danubio tras un gran primer tiempo y se llevó tres puntos de oro pensando también en el descenso; Rodrigo Cristóforo se atajó todo y Lavandeira fue el diferente

La cédula dice que tiene 23 años y que es el hermano de Sebastián Cristóforo, el volante de Peñarol.

La fama todavía no le llegó porque recién cumplió dos partidos en Primera con Progreso luego de que el técnico Carlos Rodao, quien dirigía a Huracán del Paso de la Arena, se lo llevara con él hacia el Pantanoso. Pero ya le va a llegar...

Rodrigo, el hermano mayor del jugador de Peñarol, fue el arquero que el sábado salvó la plata de Progreso en un partido jugado con mucho oficio y planteado de la mejor manera por parte del DT.

Porque fue un triunfo con todas las letras. Tres puntos que son seis ante un rival como Danubio que venía de ganarle a Liverpool y que quería seguir por esa senda.

¿Y la punta? ¡A quién le importa la punta de este Clausura, si lo que se apuesta es a quedarse en Primera!

El tema es que Progreso jugó un gran primer tiempo, manejó los hilos ante un rival impávido en la cancha que no sabía cómo llegarle. En nombres tenía mucho más equipo, pero con la pelota, no funcionó.

Danubio presentaba al Pato Sosa, Richard Núñez, Fabián Canobbio, el fútbol de Leal, la presión de Carboni. Progreso con varios juveniles y gurises que se están haciendo conocer como Queiro, Borges y, sobre todo, Pablo Lavandeira, otro que también jugó en Huracán del Paso.

Entonces sería demasiado obvio decir que los seis puntos para el descenso que logró el gaucho fue solamente por lo que hizo Cristóforo, porque lo justo es comentar lo bien que lo hizo Progreso como equipo, como una conjunción de sociedades.

En el primer tiempo, el debut de Juan Castillo en Danubio fue notable. Sacó un par de goles hechos. Danubio apenas llegaba.

Y en un tiro libre tirado casi con displicencia por Canobbio, la pelota le llegó al arquero Cristóforo quien sacó rápido para Lavandeira quien cruzó la mitad de la cancha a toda velocidad, y con el manual del contragolpe, le dio el gol hecho a Borges que allí sí pudo con Castillo.

Era lo esperado porque Progreso había hecho el gasto, había llegado con peligro con estos botijas que se están haciendo un nombre.

Leonardo Ramos intentó cambiar el poco fútbol para el segundo tiempo y a los 58 le dio ingreso a Melazzi. Pero este se fue expulsado insólitamente 5 minutos después. Lo curioso es que Danubio jugó mejor con 10 y ya las piernas de Progreso no eran las mismas.

Entonces llegaron por turnos Leandro Sosa, Canobbio de afuera y Gonzalo Pérez y ¿quién respondió? Cristóforo, siempre él, la enorme muralla.

El partido le quedó grande a Danubio y Progreso lo sorprendió tras un gran primer tiempo. Ahora los mira a todos desde arriba.

Progreso 1-Danubio 0

Progreso: Rodrigo Cristóforo; Walter Fernández, Maximiliano Amondarain, Jonathan Souza Motta; Martín Correa, Maximiliano Borges, Renzo Pozzi, Silvio Dorrego; Ricardo Queiro; Gustavo Alles y Pablo Lavandeira. DT: Carlos Rodao
Danubio: Juan Castillo; Jadson Viera, Emiliano Velázquez, Martín González; Matías Zunino, Marcelo Sosa, Fabián Canobbio, Leandro Sosa; Richard Núñez; Leonardo Carboni y Sergio Leal. DT: Leonardo Ramos.
Cambios en Progreso: 45' Alex Silva x S. Dorrego, 55' Federico Millacet x R. Queiro y 69' Matías Appelt x M. Borges
Cambios en Danubio: 58' Leonardo Melazzi x R. Núñez, 66' Gonzalo Pérez x M. González y 78' Gabriel De León x Zunino
Juez: Leodan González
Gol: 39' M. Borges (P)
Amarillas: Dorrego, Amondarain, Pozzi (P); M. Sosa, Zunino, Melazzi (2), Viera, Carboni, L. Sosa (2) (D) 
Expulsados: 63' Melazzi (D) y 90' + 2' L. Sosa (D)


Populares de la sección

Comentarios