Problemas de arranque

Los catalanes vuelven a tener un inicio irregular por la fragilidad defensiva y la falta de puntería
El 4-1 con el que Celta le dio una paliza a Barcelona el pasado miércoles, encendió las alarmas de los catalanes. Si bien es la primera derrota de los blaugranas en la Liga Española, el equipo de Luis Enrique ha tenido un arranque de temporada muy lejano a lo que fue el final de la pasada campaña, en la que ganó todo lo que jugó: Liga, Copa del Rey y Liga de Campeones.

El equipo de Luis Enrique, que ya había tenido un inicio inestable en la anterior temporada, pasa por un mal momento en sus dos extremos, tanto en la defensa, como en el ataque, donde el tridente Messi-Suárez-Neymar aún no ha despegado.

Arco perforado
A nivel defensivo, es la tercera vez en lo que va de la actual campaña que recibe cuatro goles: contra Sevilla en la final de la Supercopa de Europa, que ganaron los catalanes por 5-4, contra Athletic de Bilbao en la idea de la Supercopa de España, cayó 4-0, y el miércoles contra Celta por 4-1.

Después de 18 jornadas sin perder en la Liga, tras caer por última vez el curso anterior en el Camp Nou contra Málaga (0-1), Barcelona no ha acabado de cerrar con firmeza su defensa, en la que desde que empezó esta temporada no ha habido un grupo compacto ni indiscutible.

A la nueva lesión de Thomas Vermaelen, se suma la aparición esporádica sin continuidad de Marc Bartra y el sancionado de larga duración (cuatro partidos) Gerard Piqué, quien reapareció ante Celta y no estuvo fino en dos goles. Tampoco han ayudado las bandas, donde las lesiones y molestias de Dani Alves y Jordi Alba también han privado a Luis Enrique de tener a su disposición el cuarteto titular del año pasado, junto a Marcherano, y adquirir confianza.

El joven alemán Ter Stegen, que está llamado a ser el gran arquero del Barça en los próximos años, ha recibido 15 goles en los seis partidos que lleva jugados este curso.

Otro dato es que Barcelona la temporada pasada recibió su primer gol en la Liga cuando se cumplió la novena jornada, en que perdió 3-1 frente al Real Madrid. Antes, el arco del chileno Claudio Bravo, quien hoy está lesionado, había quedado a cero en ocho jornadas.

¿Y el tridente?
La línea media del Barça es la que se ha mostrado más regular. Rakitic, Busquets e Iniesta son fijos en las alineaciones, pero de todas formas no han colaborado lo suficiente para evitar la cantidad de goles recibidos.

Y en el ataque hay poca efectividad. Ante Celta, Messi, Suárez y Neymar, sólo marcaron un tanto de las claras ocasiones que tuvieron y, respecto a los tres delanteros de equip de Vigo, robaron un tercio de balones de los que capturaron del jugadores de Berizzo.

El acierto goleador es, al fin y al cabo, el gran problema que en realidad afecta al Barça, debido a que, a excepción del 4-1 que le endosó a Levante el domingo, con un doblete de Messi, pero con un penal fallado, la suma de goles del resto de partidos (cinco) no encaja con las cifras que ha hecho temible al tridente más fuerte del mundo.

Disparos claros, jugadas de uno a uno contra el arquero rival y otras acciones en las que lo más normal es el gol en los pies de Messi, Suárez y Neymar han pasado a ser situaciones de errores que se encadenan sin parar, ocasionando ya a estas alturas de la Liga un grave problema para Barcelona, pues sus notables atacantes han entrado en una dimensión de fallarlo casi todo.

Un dato que es relevante es que en los cinco partidos que ha jugado el Barça en la Liga, ha sido incapaz de marcar un solo gol en la primera parte

Hoy, los catalanes recibirán a Las Palmas en el Camp Nou, ya como quinto clasificado, y con un único objetivo, como es el de recuperar los goles para volver a ser el equipo que lo ganó todo el año pasado, aunque con vistas al importante partido de la semana que viene, frente a Bayer Leverkusen, es más que probable que vuelvan las rotaciones, como pasó el domingo anterior.

Fuente: EFE

Populares de la sección