“Previo al clásico, la palabra motivación no existe”

El técnico entiende que jugar ese partido ya es motivador y lo que debe hacer es “bajar el nivel de ansiedad” porque “el nerviosismo no sirve”

¿Para Nacional el clásico es una final, más allá de lo que significa en si mismo?

Estamos pensando en el partido por la importancia que tiene. De los partidos que nos quedan es una final para nosotros porque no tenemos margen de error. Jugamos por los puntos, por la tabla de posiciones y por lo que significa el clásico en la atención de todo el país. Para el hincha tiene un aditivo especial. Sabemos lo que es el partido pero lo estamos preparando con la tranquilidad que lo requiere.

¿En este tipo de partidos pesan los antecedentes de los futbolistas?

Creo que no. Los antecedentes y las estadísticas nunca jugaron. Es como hablar de favoritos, ¿qué favorito puede haber en un clásico? Es un partido especial, donde muchas veces el que viene peor le gana al que viene mejor. El que juegue mejor el domingo a las cuatro de la tarde seguramente tendrá más posibilidades de ganar.

¿Tiene que motivar distinto a los jugadores?

No todos los partidos son iguales. Son situaciones diferentes. Pero en términos generales yo creo que para un entrenador la palabra motivación en una semana previa a un clásico no existe. ¿Quién no va a estar motivado para un partido de este tipo? Al contrario, hay que bajar los niveles de ansiedad porque el nerviosismo no ayuda al buen rendimiento del equipo.

¿Armará el equipo de acuerdo a lo que piensa que hará Peñarol?

Lo primero es nuestro equipo. Mucho más en la situación que vivimos, que estábamos tratando de encontrar un equipo, un funcionamiento; lo hemos logrado en los últimos partidos y dentro de lo nuestro trataremos de tener en cancha el equipo que pueda dar la mejor prestación en este partido determinado, pero evidentemente que también se analiza al rival. Cada partido tiene un rival y la parte estratégica también juega.

¿Cómo será el partido con Fossati?

Es que Fossati vs. Pelusso no está en el calendario. No existe. Nosotros somos una parte del equipo, sé que tengo una responsabilidad como Fossati tiene la suya.

¿En los clásicos es importante la experiencia de los jugadores?

De las experiencias que he tenido en particular, los años y la experiencia ayudan para dirigir un equipo grande. Cuando comencé quería dirigir un equipo grande e inclusive hice la experiencia cuando dejé de jugar. Empecé a dirigir en una liga amateur en Ecuador durante dos años y al tercero dirigí a Emelec que es un equipo grande; hoy cada vez que me acuerdo de aquello un poco me río y otro poco me amargo por los errores que cometí. No es fácil. En un equipo importante juega el plantel, el ambiente, el periodismo, la hinchada, la presión y a medida que vas adquiriendo experiencia te vas haciendo y se puede manejar mejor.

¿Hay jugadores clásicos, que no pueden quedar afuera de estos partidos?

Cuando a los futbolistas les llaman jugadores clásicos es porque han demostrado calidad en estos partidos. Pero también hay una realidad, con los antecedentes no se puede jugar, porque si no yo pondría a Luis Artime y a Ildo Maneiro, dos extraordinarios jugadores. Pero el tiempo pasa y hay futbolistas que están con capacidad de rendir hoy, pero también chicos que aparecen de buena forma. La realidad es hoy y los que están en mejores condiciones son los que van a arrancar jugando.

¿Qué piensa de Darío Ubriaco?

Es un gran árbitro. Anoche (el miércoles) lo vi arbitrando en la Libertadores. Además, sin desmerecer para nada a los demás, Darío fue jugador de fútbol, estuvo en la cancha y eso da todas las garantías. Ojalá que haga un gran arbitraje y el lunes no tengamos que hablar ni del arbitraje ni de los líos, que se hable solo de fútbol.

¿Cómo imagina el partido?

Los clásicos se juegan con todo, pero no me gusta hablar de los partidos antes. Imagino el mejor partido para nosotros, pero hay que ver si somos capaces de llevarlo adelante y si el rival nos deja.

¿Recuerda algún clásico especialmente?

Clásico especial fue cuando Biscayzacú hizo tres goles (Clausura 2009). Fue un triunfo lindo y porque el Grillo fue uno de los jugadores que me costó trabajo traerlo. Prácticamente lo metí en el auto y lo llevé a la AUF para que firmara. Además él le había prometido al padre jugar en Nacional y fue muy lindo.


Populares de la sección

Comentarios