“Pretendo ir por el campeonato””

El uruguayo va por uno de los títulos más difíciles del continente en la Fórmula Renault Argentina

Es uno de los pocos pilotos uruguayos que se mantiene compitiendo activamente en el exterior. Lleva un apellido de peso en el deporte motorizado uruguayo, pero no parece ser una carga. Encuentra tiempo para competir, trabajar, estudiar y realizar acciones sociales. El Observador dialogó con Francisco “Pancho” Cammarota antes del arranque de otra temporada en la República Argentina.

¿Cuál fue tu motivación para competir en Argentina y en qué año empezaste?

Antes de que empezara a correr en autos, miraba las carreras de TC 2000 y TC por televisión. Me encantaban las carreras y las luchas que se daban y como me pareció extremadamente competitivo, quedé muy enganchado. A mediados del año 2008, a través de Fernando Rocca, conocí a Andrés Dambrosio y al final de ese año recibí su llamada para realizar una prueba en la Fórmula Metropolitana Argentina. Fui, hice la prueba, me fue bastante bien y me gustó el equipo. Conseguimos el presupuesto necesario y fuimos a hacer mis primeras experiencias en Argentina en 2009. La motivación principal fue el desafío de ser competitivo en otro país y en un automovilismo que compite con los mejores del mundo.

¿Qué diferencias, además del tamaño del mercado, encontraste entre el automovilismo argentino y el local?

Para empezar el fanatismo de la gente. Sin entrar en cantidades, en proporción, en Argentina el automovilismo es muchísimo más pasional que en Uruguay. Son fanáticos de los fierros como en pocos lugares. En Uruguay no es tan así. Luego la repercusión y el retorno publicitario que tiene el automovilismo en Argentina. El hecho de que sean fanáticos del automovilismo ayuda mucho a que haya más retorno publicitario y termine siendo un negocio para los patrocinadores, a diferencia de Uruguay. También las terminales automotrices apoyan al automovilismo fuertemente y eso es algo muy importante para su constante crecimiento. Han llegado a un nivel de profesionalismo muy impresionante. Al ser profesional hace que sea mucho más competitivo y poder tener categorías con tecnología de última generación como el Súper TC 2000 , Turismo Carretera o Top Race V6. Es un círculo virtuoso, que desde mi punto de vista empieza por los fanáticos.

En tu proceso de adaptación: ¿qué te resultó más fácil de lo previsto y más difícil?

Lo que me resultó más fácil de lo previsto fue aprender a pelear posiciones en pelotones “ásperos”, justamente como se daban las carreras en mis comienzos del puesto 15 para atrás. Eran cerca de 40 autos por carrera y del medio para atrás se hacía muy difícil evitar quedar fuera de competencia, pero rápidamente me pude adaptar para dar pelea y terminar las carreras.

Acostumbrado a la Fórmula Chevrolet –con 15 autos– o a la VEE, pensé que me iba a costar mucho más adaptarme a correr en Argentina –y más en circuitos rápidos– pero me adapté bastante bien. Lo que más me costó fue poder conseguir el presupuesto para poder mantenerme corriendo afuera. Te diría que los primeros dos años fueron gracias al apoyo total de mi familia. Hicieron un esfuerzo tremendo para que pudiera correr y todo lo que tengo hoy se lo debo a mi padre, mi madre y hermanos.

Lograr patrocinadores para correr en auto es siempre una tarea compleja, pero tú además donás el 20% al Plan Juntos. ¿Qué te motivó a apoyarlo?

Veníamos realizando acciones de responsabilidad social desde el año 2011, junto con la Fundación Unitran. A partir del año 2013 mi padre pasó a ser su presidente a; entonces nos pareció poco ético continuar apoyándola y por lo tanto empezamos a buscar otra obra social donde destinar el apoyo. A través de un amigo conocimos el Plan Juntos y nos pareció muy bueno todo el trabajo que se hace junto a las familias que se encuentran en situación de emergencia habitacional.

Más allá de la donación monetaria, lo más importante son los trabajos de integración al mercado laboral de los jóvenes del Plan Juntos, para que puedan obtener un empleo.

Competís en la Fórmula Renault 2.0, la categoría de monopostos más competitiva de la región. ¿Cómo evalúas tu desempeño hasta ahora?

Hasta ahora fue aceptable en materia de resultados. En materia de experiencia y aprendizaje te diría que fue muy bueno.

La temporada 2013 tuvo un punto alto con el podio en Junín. Después no pudiste redondear actuaciones similares, ¿por qué sucedió eso?

Luego de Junín, los mejores resultados los logré en Mendoza: dos cuartos puestos en las dos finales.

En Gral. Rocca tuve un desperfecto mecánico donde se rompió el diferencial. En Potrero de los Funes no logramos sacarle el mejor provecho al auto durante todo el fin de semana. En el callejero de Santa Fe venía cuarto ¡y me chocaron de atrás!

En 2014 competirás nuevamente dentro de la estructura del Litoral Group. ¿Consideraste cambiar de equipo?

Voy a seguir con el Litoral Group. Uno siempre tiene que tener el abanico abierto en caso de no llegar a un acuerdo con el equipo.

Las opciones siempre se ponen arriba de la mesa y más en este deporte que es muy individual.

¿Vas por el campeonato en 2014?

Sí, pretendo ir por el campeonato.

De lunes a viernes sos instructor de seguridad vial. ¿En qué consiste tu trabajo?

Soy instructor de manejo avanzado en CEPA Internacional. Brindamos programas de seguridad vial para flotas de conductores de empresas con el objetivo de reducir la siniestralidad en el tránsito. También damos cursos a particulares con conductas y técnicas de prevención sobre cómo evitar un siniestro en el tránsito.

¿Cómo venís con la facultad? ¿Lográs conciliar deporte, trabajo y estudio?

Es algo bastante complicado conciliar todo, pero en estos años aprendí a organizarme de la mejor manera y puedo lograrlo. Mi objetivo principal es convertirme en piloto profesional y trabajo duro para eso.

El trabajo es un complemento necesario y la facultad la tengo como plan B. A fines de este año estaré terminando de cursar la licenciatura en Negocios Internacionales de la Ucudal.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios