Premio al talento para Nacional

Los tricolores recibieron tres puntos como recompensa a la actuación de sus hombres de ataque; la mala tarde de Peralta evitó el castigo a la defensa

El fútbol en estado puro. Por los mágicos pases del Chino Recoba y por la velocidad de Adrián Luna y Gonzalo Bueno. Nacional se enchufa y mata, con la efectividad de sus goleadores y la complacencia del árbitro, que en el primer gol no vio una infracción de Alexander Medina sobre Martín Campaña, antes de que Luna mandara el balón al fondo de la red. Así, con ese repertorio de fútbol, a los 20 minutos los tricolores habían subido un 2-0 al marcador y prácticamente firmaban su primera victoria en el Apertura, aunque quedaran 70 minutos por delante. Sin embargo, Nacional no vive en el paraíso futbolístico, también puede sufrir su propio infierno, como consecuencia de una defensa que se mostró enclenque. Y si el partido no terminó en empate o en derrota fue porque Jorge Bava tuvo otra tarde de inspiración y Horacio Peralta, que volvió al Parque Central, esta vez con la camiseta de Cerro Largo, una para el olvido.

Fue por eso que el hincha se retiró el domingo del Parque Central con la sonrisa dibujada en el rostro tras disfrutar la primera victoria del equipo en el Apertura. Feliz por el fútbol, satisfecho por lo que jugaron los que saben con la pelota y orgulloso por su Nacional, ese que deleita de mitad de cancha para adelante. No es para menos, después de la demostración de los habilidosos con el balón. Pero también se fue con la incertidumbre que brinda la última línea. Y no es un detalle menor, más allá de que sumó tres puntos. Porque sabe que los errores del fondo se pueden pagar muy caro.

Nacional tuvo momentos fantásticos, de esos que hicieron parar a los hinchas en las tribunas para aplaudir hasta que las palmas quedaron rojas. Por la precisión en los pases, por la velocidad con la que trasladaron la pelota en los últimos metros de la cancha del rival, por el vértigo que le pusieron al fútbol y porque así abrieron espacios en la defensa que permitieron a los tricolores marcar el partido. De todas formas, no solo fue mérito de Nacional, también Cerro Largo fue cómplice en los aciertos de los tricolores, a partir de un sorpresivo esquema táctico de Danielo Núñez, con tres hombres en el fondo (Acosta, Leites, Otegui), bien aprovechado por los tricolores y sufrido por un equipo que en esos primeros 20 minutos nunca encontró la brújula.

Con el 2-0 en contra, el técnico arachán rearmó la estructura táctica, pasó a la línea de cuatro (Rodríguez, Acosta, Otegui, Leites) y equilibró las fuerzas: un poco porque Nacional reguló los esfuerzos con el privilegio de manejar el partido con la ventaja en el tanteador, y otro poco porque los visitantes salieron a echar el resto.
Cerro Largo se hizo del juego en el medio y a los 31 minutos Peralta tuvo todo el tiempo del mundo para definir frente a Bava, pero el golero le ganó el duelo. Esa incidencia reafirmó la ventaja tricolor. En caso contrario hubiera cambiado el rumbo del partido, por la actitud de los arachanes en ofensiva y las debilidades de Nacional.

En el complemento se repitió el escenario con Peralta y Bava frente a frente y con los hinchas con el corazón en la boca, pero otra vez el golero de Nacional se vistió de héroe, para arreglar los problemas que planteaba Cerro Largo a las espaldas de los zagueros.

En la recta final del partido, con Taborda en la cancha y con los pases de un jugador de otro fútbol, como Recoba, Nacional pudo ampliar ventajas, pero Campaña se llevó los elogios.

Nacional se puso al día en la segunda fecha del Apertura con un triunfo que dejó en el cernidor que el equipo de Díaz está partido: sólido por su ataque y débil en el fondo. Por ahora disfruta, pero no puede dormir tranquilo.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios