Porras sí, Porras no

Variantes. ¿Cómo ha jugado el tricolor con y sin el volante que está en duda?

La evolución de la semana de trabajo de Nacional tuvo ayer en Los Céspedes a Gonzalo Porras con trabajos más intensos que los del día anterior, pero con ejercicios diferenciados al resto del plantel, que se prepara para el encuentro del próximo domingo ante Defensor Sporting.

El volante tricolor es el centro de atención en los tricolores por estos días, luego de que el pasado sábado terminara con un golpe en su rodilla en el encuentro ante El Tanque Sisley.

Por eso, la sanidad y los preparadores físicos del club lo llevan de a poco, elevando las cargas día a día para ver cómo responde. “Con calma”, como expresó el futbolista en la conferencia de prensa del martes, cuando confirmó que tenía una lesión en la rodilla pero que no era “nada grave”.

Si el jugador se recupera y juega, todo indica que el entrenador Gustavo Munúa mantendrá el mismo 11 que empató ante El Tanque Sisley.

En cambio, si Porras no llega, se espera que Jorge Fucile, quien ya entrena de forma normal, regrese al lateral derecho y Santiago Romero vuelva al mediocampo.

Con o sin Porras

Desde que se afianzó en el equipo cuando Álvaro Gutiérrez le dio la titularidad en el comienzo del pasado Campeonato Uruguayo, Porras ha sido pieza clave y titular indiscutido en Nacional, con buenas actuaciones y a cargo de la conducción de la pelota en el mediocampo.

En el actual Apertura, el 14 tricolor comenzó en el doble cinco junto a Romero. Porras con más tenencia de pelota y salida para los laterales y las puntas; y “el Colo” más encargado de la marca, aunque intentando meter pases cuando su compañero fue presionado. Casualmente, los últimos dos partidos del tricolor han permitido ver el funcionamiento de los albos sin y con Porras en cancha.

Ante Cerro, en el Parque Central, Nacional no tuvo al volante porque debió cumplir una fecha de sanción en ese encuentro por haber sido expulsado.

Entonces, Munúa puso en el medio a Sebastián Eguren y Romero, y ambos jugaron juntos hasta los 36 minutos, debido a que Fucile se lesionó y el DT pasó al “Colo” al lateral.

En ese encuentro, Eguren –de buena actuación– fue el volante más retrasado y quien hizo el trabajo de Porras, encargándose del traslado de la pelota desde el área tricolor hasta los puntas y delanteros, mientras que Romero, por su parte, se volcó más hacia la zona derecha del medio.

En la fecha siguiente, frente a El Tanque, en Florida, Porras volvió al equipo y por primera vez formó dupla junto a Eguren desde el arranque.

Llamó la atención que Munúa colocó a Eguren más retrasado, lo que hizo que asumiera la salida con la pelota cuando Esteban Conde o los zagueros eligieron pasar al ataque por el medio y por abajo.

Porras, fuera de su zona de confort, estuvo perdido en la cancha. No le llegaron las pelotas que estaba acostumbrado a acaparar en su totalidad y tuvo que salir a marcar más adelante, hacer el trabajo sucio y recuperar.

En el arranque, cuando tuvo la pelota en sus pies, no fue preciso y no logró estar claro en los 90 minutos, si bien puso la entrega que le es característica.

Además, en el segundo tiempo y cuando estaban 1-1, Nacional se salteó el medio y prefirió mandar pases largos desde el fondo hasta los delanteros.

De cara al domingo, la primera incógnita de Munúa es saber si va a poder contar o no con Porras. En caso de que sí pueda utilizarlo, y sabiendo que Fucile está a la orden para volver al lateral derecho, el DT deberá definir quién acompañará al 14 en el medio: Romero, lo que le da más posibilidad de juego, o Eguren, con quien perdió la conducción del mediocampo.

La evolución física del jugador determinara si estará ante Defensor Sporting y luego el técnico será quien ordene las piezas.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios