¿Por qué los uruguayos son los más pasionales?

El periodista Ryan Rosenblatt analizó las reacciones de los fanáticos ante el partido de los celestes contra Italia

Para el periodista estadounidense Ryan Rosenblatt, los fanáticos celestes deben ser a estas alturas los más pasionales del Mundial. En su nota publicada en SB Nation, expone los motivos que lo hicieron pensar de ese modo.

"Los uruguayos lloran. Lloran mucho. Lloraron durante el himno nacional. Lloraron con el saque inicial. Lloraron en el entretiempo. Lloraron cuando Claudio Marchisio recibió la tarjeta roja. Lloraron cuando Luis Suárez mordió a Giorgio Chiellini. Lloraron cuando Diego Godín metió el gol para clasificarlos a octavos de finales. Lloraron con el silbato final. Lloraron mientras salían del estadio", narra Rosenblatt.

Para el estadounidense, eso solo tiene que ver con la pasión. "Mientras los estadounidenses festejan, los australianos toman, los japoneses sonríen y los ghaneses bailan, los uruguayos solo se preocupan de una cosa: el partido", expone el periodista.

Para él, las banderas celestes, los cánticos y los gritos volvieron en entorno tan surreal que eso fue lo que motivó a los brasileños a sacar fotos del momento.

"Fue casi aterrador ver a los fanáticos uruguayos. Hubo momentos en que parecía que podrían irrumpir en el campo, seguramente para perseguir a Mario Balotelli", recuerda, ya que era a él a quien le llovían las malas palabras y los silbidos.

Rosenblatt también hizo referencia a la presunta mordida de Suárez a Chiellini. En ese caso, "los fanáticos uruguayos estaban convencidos de que la culpa era de Chiellini. El olvido es una cosa hermosa. 'Él nunca haría una cosa así', dijo un  fanático", describe el periodista.

Luego del gol de Godín, los uruguayos se retiraron del estadio entre cantos. Se instalaron en los pasillos para bailar y cantar, y fueron los guardias de seguridad quienes les pidieron que se retiraran. Y lo hicieron. "Llorando, por su puesto", concluye Rosenblatt.


Populares de la sección

Comentarios