Por intentar el milagro

Julio Lamas, técnico de Argentina, dijo que la charla previa al duelo con EEUU será “con optimismo”

Estamos con chance de pelear por medalla, y está demostrado que fuera del equipo de Estados Unidos, que está en el nivel más alto, y de España, que se encuentra un lugar encima del resto, todas las demás selecciones que aspiramos a estar en el medallero nos encontramos en circunstancias muy parecidas”, expresa Julio Lamas, el técnico de la selección de Argentina de básquetbol, que esta noche buscará el milagro de la clasificación a la final de oro del torneo en los Juegos Olímpicos ante el favorito, Estados Unidos.

“El nuestro es un equipo emocionalmente muy fuerte, aunque sin tener el nivel arrollador de hace cinco años”, confiesa debilidades y fortalezas de la mejor generación de básquetbol de toda la historia de Argentina, la conocido como “Generación Dorada”.

“Es un equipo que hace años juega junto y que tiene a Ginóbili y Scola que son de los jugadores más grandes de la historia de la FIBA, y a Delfino, Prigioni y Nocioni, que son unos cracks”, les dice a los periodistas argentinos, que parecen recibir esas palabras como caricias, porque ensalzan a los héroes de un país que espera por terceros Juegos Olímpicos consecutivos subir al podio.

Lamas sigue destacando el valor de este equipo, por lo que logró hasta el momento en Londres 2012 y por lo que había conseguido antes en el último Torneo de las Américas, en Mar del Plata.

“Ganamos el último Torneo de las Américas, hoy estamos entre los cuatro mejores del mundo y conseguimos el funcionamiento que hace que vayamos por este nuevo desafío que tenemos”, dice y subraya que el título en Mar del Plata y el triunfo del miércoles ante Brasil fueron los momentos sublimes de su carrera como entrenador.

De pronto, Lamas queda mano a mano con El Observador en la zona mixta, en la que hay cerca de 20 periodistas argentinos que van  tras la figura del pívot Luis Scola, y sigue respondiendo con respeto como si se tratara de la primera pregunta.

Consultado acerca de cómo encara la charla técnica previo a jugar ante el mejor equipo de básquetbol del mundo, dijo: “Con optimismo y esperando ganar. Los jugadores saben contra qué equipo van a jugar. No hay que decir demasiado. Ahora, para aspirar a la victoria, espero que ellos tengan el peor partido de su vida y nosotros el mejor”.

Sobre la edad de sus jugadores, que suma experiencia pero pasa factura en la seguidilla de partidos, señaló: “Tenemos un equipo de viejitos y con experiencia, y según como nos vaya a veces somos viejitos y en otras ocasiones tenemos experiencia”.

Lamas se aferra a sus sueños y le dice a El Observador sobre la semifinal: “Vamos a intentar otra vez el milagro, porque atrás de este equipo hay 10 años, en los que el que nunca ganó quiere ganar por primera vez y el que ganó quiere repetir”.

La gran aspiración del entrenador argentino es “ganar un partido más, porque eso nos asegura conseguir una medalla”.

Finalmente, Lamas lanzó elogios sobre sus jugadores, un ejemplo para el deporte del mundo y para los argentinos en particular. “Son muy buenos valores los que transmiten estos jugadores. Tenemos un gran grupo humano, fuerte, que tiene mucho amor propio y quiere jugar por su país. Eso es muy importante”, subraya.


Populares de la sección

Comentarios