Por el mate casi para una misa

Axel Müller juega en Pescara y pensaron que tenía una bomba; por Gardel le pagaron una cena

Seguramente se debe a su pasaje por Chelsea con solo 11 años o con 13 a Real Madrid y West Ham United, o que a los 14 se vino de Tacuarembó a Montevideo para jugar en las inferiores de Nacional. O quizás sea su devoción por los libros y la lectura. Lo que está claro es que Axel Müller no representa 19 años sino que ya es un hombre a la hora de hablar. Creció mucho y maduró por todos estos matices.

Hoy está en Pescara, equipo que participa en la Serie B de Italia, juega en la Primavera (Tercera división), lleva nueve goles y vive con otro uruguayo: Lucas Torreira de Fray Bentos.

Enfermo del mate, tiene al termo lleno de fotografías, y una en particular le dio una gran alegría hace muy poco.

"Tengo una gran foto de Carlos Gardel. Una noche salí a cenar solo y un señor italiano me preguntó por qué tenía esa fotografía. Le expliqué que soy de Tacuarembó y fanático de Gardel. Él me dijo que también era fan suyo y me terminó pagando la cena", recuerda Axel con una sonrisa.

Y agrega: "Es gracioso cómo el mate sigue llamando la atención en algunos países. El papa tiene miles de fotos y videos tomando mate y todavía hay gente que se sorprende cuando ve uno".

Vivir con Lucas le allanó el camino y por más que obviamente extraña a la familia, el otro uruguayo de la casa lo ayudó con el idioma y también a compartir varias horas al día de inactividad.

"El idioma parece fácil pero al principio no se entiende nada. Lucas me ayudó mucho", admite.

Pescara tiene playas, montañas, de todo como para poder recorrer. Por eso, pese a que están en invierno, dos por tres agarra el mate y se va a leer a la orilla.

"Me gusta ir de mañana a la playa a leer, por más que estamos en invierno. Lo paso muy bien", dice. Se define "fanático de (Eduardo) Galeano" y ya tiene una biblioteca propia en Pescara.

Claro que su vida no se queda solo en el fútbol. Pretende hacer un curso de italiano "para seguir acá en Italia la carrera de psicología. Tengo mucho tiempo libre, por lo que perfectamente puedo estudiar y jugar al fútbol". Axel la tiene muy clara.

Al futbolista lo "impactó" la gran cantidad de iglesias que existen en la ciudad. "Soy católico y voy todos los domingos a misa".

Y el mate fue protagonista de otra anécdota imperdible.

"Una tarde fui a misa justo después de los atentados en París. Dejé el mate en los pies, me cambié de lugar y me lo olvidé. Cuando faltaban 10 minutos para empezar, se sentó un hombre en el lugar en el que yo estaba y empezó a relojear el mate en el piso. Llamó al cura, se llenó de gente. Pensaban que era una bomba. Yo los veía de lejos y me reía. Dejé pasar algunos minutos, hasta que lo fui a buscar y les expliqué qué es el mate", añade con una sonrisa.

La guitarra es otro acompañante infaltable. Mientras Lucas escucha cumbia a todo volumen "y algunos vecinos nos tocan el timbre para que se baje", Axel agarra la viola y está horas.

"Si no hubiera sido futbolista, seguro que habría sido guitarrista", admite. Y agrega: "Me gusta el blues americano y el rock. De Uruguay me encanta (Jorge) Drexler, (Jaime) Roos, No Te Va Gustar, La Vela Puerca. Escucho mucho a Los Beatles. Pero Drexler está por encima de todos. Es uno de los mejores de Latinoamérica y es extremadamente culto".

Con la guitarra toca temas "de BB King, de Eric Clapton porque me encantan".

El mate, la viola, los libros y el fútbol. La vida de Axel.



LA VIDA EN ITALIA

EL IMPACTO DE ROMA
Una maravilla

"Roma me gustó muchísimo. Está a 200 kilómetros de Pescara y nos fuimos un día con Lucas. Visité el coliseo romano (foto) y el Vaticano y los dos son una maravilla. También me impactó mucho la Basílica de San Pedro. Es enorme, gigante. Estás tres o cuatro horas dentro de ella y no llegás a recorrerla toda. A mí me gusta mucho la historia del arte y por eso el hecho de haber estado en Roma me encantó. Por eso espero volver nuevamente a la brevedad porque hay muchas más cosas para recorrer, ver y conocer. Es una ciudad hermosa y realmente me impactó desde todo punto de vista".

Axel en el coliseo romano
Axel en el coliseo romano
Axel en el coliseo romano


LA COMIDA DE LA HERMANA
Lo salvó algunos días

"Con Lucas nos cocinamos nosotros. A mí me quedan bien las torta fritas y por suerte, en estos días nos visita el padre de él que hace unos guisos bárbaros que nos vienen muy bien porque acá hace mucho frío. Hace un tiempo estuvo mi hermana –quien vive en Alemania– y ella nos daba una mano con los almuerzos y las cenas. Lo que pasa es que agarró la onda alemana y hace muchos platos con verduras. De todas maneras, nos dio una buena mano. Ahora en marzo espero que venga mi madre con mi tía y también nos puedan hacer algunas cosas ricas que hace un tiempo no comemos".

EN PESCARA
Sigue creciendo en la cancha

"En lo deportivo fue una buena decisión haber venido a Pescara. Di un gran paso. En Nacional aprendí más cosas sobre la vida que deportivas".

EN CHELSEA
Era apenas un niño

"Capaz que fue una locura haberme dejado ir con 11 años a Inglaterra. Pero tengo una familia que me enseñó valores".


Acerca del autor