Polilla tiene confianza

El técnico aurinegro espera por los nuevos pases mientras ya piensa en la vuelta de Pacheco

Tres de enero en Los Aromos. El día del regreso a las prácticas. El reloj indica las 8 y media de la mañana en punto y el termómetro está loco: 14 grados. Todo el plantel de Peñarol sale a la cancha principal.

El Polilla Da Silva llega con un nuevo integrante del cuerpo técnico: su hijo Jorge, entrenador recibido, quien está a punto de cumplir 26 años.

“El tema es seguir aprendiendo algo de él en el equipo más grande del país y uno de los más grandes de América. Estoy muy a gusto porque intento estar siempre a su lado y más que nada en el fútbol. Aunque estoy recibido, sé que me falta mucho”, dijo al término del entrenamiento la flamante adquisición, quien ayer dio una mano en todo lo que pudo y dio sus primeros pasos como profesional.

Como informó el miércoles El Observador, las únicas caras nuevas en cuanto a jugadores que se iban a ver en Los Aromos eran las de Sebastián Píriz y Walter López, que regresa de un préstamo en Cerro Porteño.

Pero también se pudo ver la evolución de Antonio Pacheco, quien ya lleva cuatro meses y medio de su doble fractura de tibia y peroné y con quien Da Silva piensa contar plenamente “a fines de enero”, según explicó él DT a El Observador.

Para el entrenador “los médicos son muy optimistas porque lo ven bien. Por supuesto que ahora entra en la etapa más importante que es integrándose de a poco en los trabajos con el grupo”.

El jueves ya se lo vio entrenar con el resto del plantel, con y sin pelota, pero eso sí, no estuvo a la hora del fútbol.

“Tony todavía tiene un poquito de temor, que es una cuestión normal y lógica”, agregó Da Silva.

No dejó de sorprender el hecho de que ya en la primera práctica de pretemporada, se haya jugado al fútbol en espacios reducidos.

El Polilla lo explica: “Normalmente en todos los trabajos de pretemporada tratamos de que la pelota esté siempre presente. El sábado iremos al Parque Roosevelt y tendremos menos contacto, pero la idea siempre es esa para que el jugador no pierda el contacto con ella y más teniendo en cuenta que esta pretemporada va a ser mucho en base a juego. El 13 jugamos con Vélez, después vienen los torneos de verano, está previsto un partido los primeros días de febrero y ya el 12 estamos jugando. Entonces no podemos ir a lo de antes que era primero todo físico y después recién entrabas a tocar la pelota”.

La nota distinta de la práctica de ayer la dio el arquero Danilo Lerda, quien concurrió temprano y le dijo al Polilla que se casaba a la hora 10.30, pero que si le daba el tiempo entrenaba un rato. El técnico sonrió y casi le gritó que se fuera al Registro Civil.

A su vez, fue ascendido el goleador de Tercera división, Jonathan Rodríguez.

Quien no apareció fue Christian Palacios, quien retorna tras su préstamo. Permaneció en Salto y Da Silva no lo tendrá en cuenta.

No se hace lo de Urretaviscaya
La llegada de Jonathan Urretaviscaya a Peñarol no se concretará, ya que no se llegó a un acuerdo.

En tanto, ayer hubo una reu-nión en Punta del Este para terminar la negociación de Miguel Amado para que firme con los aurinegros.

Asimismo, continúan las gestiones para intentar la llegada del media punta Javier Cabrera de Wanderers, uno de los primeros pedidos de Da Silva y por el que ya hubo contactos con el gerenciador bohemio, Víctor Hugo Mesa, quien pretende que los mirasoles le den algún jugador a préstamo.

Al cierre de esta edición se esperaba la respuesta de Daniel Fonseca por Pablo Pintos. En Peñarol entienden que es complicado porque el club Kasimpasa en el que milita, tiene que dar el sí y el jugador llegar sin cargo. Corujo sigue siendo el plan B.  


Populares de la sección

Comentarios