Polenta regaló su camiseta y dejó al equipo con 10

Durante varios minutos Nacional jugó con uno menos ante Chapecoense por el gesto del capitán
El partido del martes en el estadio Arena Condá dejó un momento del que pocos se percataron. Nacional jugó varios minutos con 10 futbolistas en el final, cuando más complicado estaba porque Chapecoense buscaba por arriba el gol del triunfo.

Diego Polenta le había regalado a un niño la camiseta con que jugó el primer tiempo y se quedó con una sola para disputar el complemento, pero le empezó a sangrar una vieja herida y el árbitro ecuatoriano Carlos Orbe le pidió que saliera a cambiarse.

Como no tenía otra casaca y el vestuario le quedaba más cerca que el banco de suplentes, el jugador bajó corriendo a lavarla. Pero como había sido sorteado para el control antidopaje (junto a Rafael García), los funcionarios de la Conmebol no querían dejarlo entrar solo al camarín, por lo que tuvo que acompañarlo uno de ellos.

Así fue que después de varios minutos el jugador pudo volver a la cancha: "Creo que los únicos que sabían lo que pasaba era el juez, el 7 de ellos (Rossi) que fue el que le dijo al juez que yo tenía sangre en la camiseta y el Pacha (Espino) porque estaba cerca de la jugada" contó ayer Polenta en Sport 890.

El futbolista tuvo un buen gesto con un niño, pero no midió las consecuencias del mismo, que pudo ser peor si Chapecoense conseguía un gol. Son cosas que los jugadores no tienen en cuenta, pero pueden definir un partido o una clasificación.

El zaguero albo también reconoció que pudo ser expulsado por una patada que le pegó a Moisés, pero que durante el desarrollo del juego le habían medido la actitud al árbitro: "Te dabas cuenta que iba a dejar jugar. La primera amarilla que sacó fue en el segundo tiempo y Rodrigo (Aguirre) me dijo que le había preguntado si valía todo después de una falta y él le respondió que si. Tal vez por eso no me echó".

Populares de la sección