Polenta, experiencia y juventud

El nuevo jugador tricolor reúne, con apenas 22 años de edad, una larga trayectoria como capitán de juveniles y seis años en Italia

En 2008, cuando solo tenía 16 años, Diego Polenta fue transferido al Genoa de Italia directamente desde Danubio. A pesar de los inconvenientes económicos de la familia (su padre trabajaba en un frigorífico y su madre cuidaba a un niño) Polenta no quiso “dejar tirado a Danubio” y el pase se hizo de club a club. Era representado por Pablo Bentancur y podría haber optado un camino distinto, como lo hicieron otros compañeros en esa época. “Si no fuera por Danubio, yo no estaba en la selección”, dijo entonces. 

Fiel

Cuando pasó a préstamo del Genoa al Bari, la Asociación Italiana de Fútbol hizo gestiones para saber si Polenta, quien además de la nacionalidad uruguaya tiene la italiana por parte de sus abuelos, quería jugar en la selección azzurra. El defensor, que es capitán de la celeste desde la sub 15, agradeció, pero su sueño era vestir algún día la selección mayor de Uruguay. Óscar Tabárez lo convocó para algunos amistosos (aunque aún no debutó) y formó parte del plantel en los Juegos Olímpicos de Londres.

Desinhibido

Durante el Mundial sub 20 de Colombia 2011, el presidente de la República, José Mujica, llamó a la concentración de los celestes y la charla se transmitió en vivo por los medios presentes. Mujica habló primero con el técnico Verzeri y luego con Polenta. Le dijo “Muchacho, te agradezco mucho por lo que ponés (…), muchas gracias por lo que han hecho y por lo que van hacer…”; y el capitán le respondió: “Señor presidente, la verdad que estamos todos muy orgullosos de recibir este llamado, contentos porque eso quiere decir que Uruguay está con nosotros. Y en nombre de todo el grupo, nosotros dejamos un 110% en la cancha, pero si usted puede bajar el 10% de IRPF, mejor”.

...

Estos tres aspectos sintetizan la trayectoria de Diego Polenta, que llegó el martes a Montevideo para jugar en Nacional y cubrir la falta de experiencia que el técnico Álvaro Gutiérrez pidió para el equipo. Sin embargo, en una defensa donde el promedio de edad es de 23,2 años (Rafael García, 25; Guillermo De Los Santos, 23; José Aja, 21, y David Velásquez, 24), parece un contrasentido que Polenta, con 22 años, sea el elegido.

Lo avala su trayectoria celeste en juveniles y su paso por el fútbol italiano. Roland Marcenaro lo dirigió en las selecciones juveniles desde 2007 y 2009, por lo que lo conoce bien. “Fue capitán en sub 15, sub 17 y sub 20, y en ese sentido tiene una experiencia bárbara. No sé cuántos jugadores tienen esa trayectoria”, dijo Marcenaro a El Observador.

Recordó que “con 16 años, en el Mundial sub 17 de Nigeria, Diego era el técnico dentro de la cancha, en el sentido que entendía las situaciones de juego, corregía la defensa, el mediocampo, arengaba y daba para adelante. Era como la voz del entrenador ahí adentro. Era increíble cómo manejaba el partido. Se hacía valer”.

Marcó el entrenador la “personalidad y presencia” del nuevo refuerzo tricolor. Señaló Marcenaro que “no es rápido, al menos en aquella época no lo era, pero es muy inteligente para colocar el cuerpo, para darse cuenta en qué zona marcar y controlar al rival. Además, como jugaba de 9 en el baby fútbol, sabe manejar la pelota”.

Polenta se fue de Danubio a Italia con 16 años en 2008, sin haber debutado en Primera. Firmó un contrato por tres con Genoa a cambio de US$ 1.500.000. Luego lo prorrogó, antes de irse a préstamo a Bari, donde actuó en las últimas cuatro temporadas. En las selecciones juveniles disputó 49 partidos oficiales, que sumando los amistosos internacionales seguramente anda cerca de los 100. Ahí radica su experiencia.


Populares de la sección

Comentarios