¿Podrá disfrutar Uruguay a un Suárez tan completo como el de Barcelona?

El uruguayo es a esta altura el mejor centro delantero del mundo

Luis Suárez está jugando a un nivel supremo. El uruguayo es a esta altura el mejor centro delantero del mundo. Y después de meses de verlo meter goles de todos los colores sin la chance de tenerlo en la selección, el salteño está ahora a un mes de poder volver a defender la celeste en el partido ante Brasil por la fecha 5 de las Eliminatorias, el 25 de marzo.

Y con un rendimiento tan superlativo y global, la pregunta es: ¿cómo aprovechar a Suárez al 100%, para que sea la versión más parecida posible a lo que se ve domingo a domingo en Barcelona?

En primer lugar, es claro que lograr lo del blaugrana es imposible. Sería el mismo error en el que se ha incurrido en Argentina cuando se pretende que el Messi de Barcelona sea el mismo que se pone la 10 albiceleste. Hay un estilo, una identidad futbolística que está allá y no acá. Además, tiene alrededor a Messi, Neymar, Iniesta y Rakitic, compañeros que no tiene acá y que le hacen la vida mucho más simple en lo futbolístico. Pero sobre todo hay un automatismo creado por horas y horas de trabajo conjunto: Barcelona sabe de memoria a lo que juega, se siente cómodo con ello y por eso lo defiende a capa y espada.

Uruguay también sabe a lo que juega. Pero no quedan dudas que los dos modelos son casi como el agua y el aceite. Si Barcelona apuesta a la posesión total, al manejo, a la búsqueda de espacios, el juego de Tabárez se construye a partir de la defensa, de no regalar espacios, y de aprovechar al 100% las chances propias.

¿Dónde se cruzan ambos sistemas? Por un lado en la presión que ambos buscan ejercer. Esa es una de las razones por las cuales este Barcelona es tan perfecto: tiene el hambre para presionar en toda la cancha, y luego robar. Para que las estrellas Suárez-Messi-Neymar estén convencidos de correr y morder para robar la pelota.

"En la selección marcan todos, los 10 jugadores", dijo la semana pasada a Referí el DT de la selección, defendiendo ese esquema en el que Suárez puede aportar mucho. Lo otro que sin dudas aporta es su casi infalibilidad en los últimos metros de la cancha.

Pero en otros puntos, ambas ideas se alejan bastante. Porque Suárez hoy es un jugador completo, mucho más que el "9" de área con instinto asesino que había acostumbrado a los uruguayos. Para una muestra alcanza con los goles que ayer no fueron obra de Suárez: le hicieron una falta en tres cuartos de cancha en el primero, metió un pase filtrado en el quinto y un cambio de frente de 40 metros en el sexto. Hoy en Barcelona Suárez un asistidor, un creador de juego, un jugador que puede abrirse a las bandas y ser casi tan peligroso como el nueve de área que ya es el mejor delantero del mundo.

Tabárez se enfrenta entonces a una disyuntiva: puede insistir en su idea de armarse de atrás para adelante y dejar a Suárez como elemento que obligue a Brasil a dejar dos y hasta tres defensas como su referencia, y que ayude a distraer marcas cuando no tenga la pelota. Y quizás le da resultado y se trae una victoria. De todos modos, en ese caso, se estará perdiendo casi un 50% de uno de los futbolistas más completo del planeta.


Populares de la sección