Phelps quiere otro baño en oro

El arranque de los Juegos tendrá la acción en las piscinas, donde el principal medallista de la historia irá en busca de un poco más de gloria
Así como Usain Bolt es el dueño de la pista, Michael Phelps es el dueño de la pileta. El nadador estadounidense que había decidido poner fin a su carrera luego de Londres 2012 y tras colgarse nada menos que 18 medallas de oro de las 22 que había ganado hasta ese momento, decidió volver al agua y en Río 2016 intentará extender un poco más su prácticamente inalcanzable reinado.

En la primera semana de los Juegos, del 6 al 13 de agosto, el máximo ganador de preseas en la historia olímpica será la principal atracción en el Parque Olímpico. Con 31 años, será su quinta cita olímpica luego de su pausa.

"Nunca quise el 'que hubiera pasado si...'", dijo Phelps sobre su regreso triunfal, después de algunas polémicas, como su arresto en 2014 por conducir ebrio. "Tener la posibilidad de volver a enamorarme del deporte es algo que siempre quise", añadió la estrella.

No la tendrá fácil. El estadounidense, que competirá en tres disciplinas, deberá competir contra nadadores que actualmente están mejor clasificados que él, como el japonés Kosuke Hagino en los 200m combinados y el húngaro Laszlo Cseh en los 100 y 200 metros mariposa.

La revista Sports Illustrated, en sus predicciones de medallas para Río 2016, lo da como ganador del oro en 100 mariposa, y plata en los 200 combinados y 200 mariposa. De todas formas, con sus 18 preseas dorados, Phelps tiene experiencia de sobra en cómo ganar y no sorprendería que sume más oro antes de su, ahora sí, definitivo retiro.

La heredera y el crédito local


En Río, Estados Unidos buscará mantener el dominio histórico en el medallero de la natación y además de Phelps, tendrá en el agua a Katie Ledecky, que con un oro en Londres a los 15 años comenzó a proyectarse como otra gran estrella y hoy, con 19, lo quiere todo.

A los estadounidenses los desafiarán sus siempre rivales australianos y también los chinos, que esperan mantener el segundo lugar en la competencia en Londres, con cinco oros. Y además, Brasil, con el aliento del local, espera sumar alguna medalla.

Cuando ganó los 800 metros libres en Londres, la por entonces quinceañera Ledecky llamó la atención del mundo de la natación. Como a un diamante en bruto, sus entrenadores la fueron perfeccionando y en el pasado Mundial de Kazán 2015 mostró su versatilidad, al ganar los 200, 400, 800 y 1500 metros libres.

En Rio podría igualar el récord que Debbie Meyer logró en 1968 al ganar las tres primeras carreras.
Los locales también tiene su carta para la natación: Thiago Pereira, quien en Londres ganó plata en los 400m combinados, tras dejar atrás nada más y nada menos que a Phelps.

En Rio tendrá una única chance, los 200m combinados, que disputará por cuarta vez con el estadounidense en la piscina.

Brasil, que ganó su único oro en natación con el ausente César Cielo, es el país latinoamericano con más chance de medalla. Sin Cielo, que no logró clasificar, Pereira y Bruno Fratus son las grandes promesas, junto a Etiene Medeiros y Ana Marcela Cunha.

Con esos candidatos, más alguna sorpresa, las aguas del Parque Olímpico estarán calientes.

Más disciplinas

Aguas abiertas
Hombres y mujeres competirán en esta prueba de natación en el mar en una distancia de 10 kilómetros. Habrán 47 deportistas de 29 países que buscarán las medallas.

Clavados
Con 8 pruebas, 29 países y 136 deportistas, se llevará a cabo esta disciplina que se realiza desde 1904 y que consta de saltos –individuales y en duplas– desde 3 y 10 metros.

Nado sincronizado
En Los Ángeles 1984 comenzó este "ballet acuático" que se disputa solo por mujeres, que compiten en duplas o equipos para lograr las mejores notas.

Water polo
París 1900 fue la presentación de este deporte, el primero colectivo en formar parte de los Juegos Olímpicos. En Río, serán 14 los países que disputarán el título en caballeros y en damas, que juegan desde 2000.