“Pensé que no volvería a jugar”

El tenista uruguayo que debutó con un triunfo en Francia, dudó sobre su futuro debido a las lesiones.

El uruguayo Pablo Cuevas, que volvió al circuito tras dos años de operaciones en la rodilla, se mostró contento este lunes por lograr una sufrida victoria en cinco sets en primera ronda de Roland Garros contra el local Adrian Mannarino.

“En algún momento de la recuperación pensé que igual no podría jugar”, comentó Cuevas tras doblegar a su rival por 6-3, 2-6, 6-3, 5-7 y 7-5 en tres horas y 39 minutos en un partido en el que recobró buenas sensaciones.

“Lo que me faltaba es estar horas en la cancha”, señaló el uruguayo, quien reconoció que terminó bien el encuentro, “cansado pero sin dolores”, aunque “hubiera preferido terminar en una hora”, dijo.

En la quinta manga, en la que llegó a estar 5-2 abajo, Cuevas se aferró a la confianza en sí mismo, la misma que le hace pensar que está más cerca del número 54 del mundo, que llegó a ser su mejor ránking antes de que fallara la rodilla, que del 762 que ocupa ahora.

“Sabía que la diferencia era solo un ‘break’” y “en todo momento tenía fe en que podía darle la vuelta”, añadió.

Cuevas, de 27 años, se medirá en segunda ronda contra el francés Gilles Simon, quien derrotó en su estreno a Lleyton Hewitt, ex número uno.

El uruguayo cree que su duelo con el francés, con quien cayó en tres sets en el cemento de Miami en 2011, también será largo, pero confía en que la arcilla "suponga una ventaja esta vez", dijo el mejor tenista uruguayo de los tres últimos lustros, quien se entrena en Buenos Aires (EFE).


Populares de la sección

Comentarios