Peñarol vuelve a sonreír

El aurinegro, que sufre atrás y goza arriba, comenzó a pagar la deuda con sus hinchas y dos fechas le bastaron para modificar el estado de ánimo: 4-1 a Juventud

Se va el domingo en Montevideo. El reloj pasa las 22 horas y la gente aún anda cantando por las calles del Estadio. Es Peñarol.

No importa que en pocas horas ingrese el lunes. Será distinto a los que se vivían hace unos meses atrás. Peñarol fue capaz de devolverles la sonrisa, aquella que les robó en el Apertura, y por eso vale la pena restarle horas al sueño.

Es cierto que no da para lanzar campanas al vuelo, que son apenas dos fechas del Apertura y que los rivales del inicio del campeonato son los que pelean por el descenso. Pero caminar entre la gente permite percibir que estado de animo cambió.

Peñarol derrotó a Juventud con más dificultades de las pensadas. Tal vez estos habitantes de tribuna que buscan la salida con una sonrisa en la cara deberían estár más preocupados que felices por todo lo que sufrieron. Pero Peñarol es así. Le importa el triunfo, no la forma.

El tema es que si se busca en lo profundo, el equipo de Bengoechea aún presenta carencias. Tiene dos caras. Una cuando ataca y otra cuando es el que defiende.

Vale repasar las veces que pretendió salir jugando y lo presionaron llevándolo al error. O la forma en que lo complicó la movilidad de Puerari.

El equipo canario aprovechó los errores de un MacEachen nervioso y le tiró la presión a Sandoval cuando tomaba la pelota. En un lapso de tiempo que fue de los 14 a los 23 minutos llegó tres veces con peligro. Esta vez Migliore respondió con seguridad.

Pero no fue el único problema. Increíblemente lo tomaron mal parado en un tiro libre a favor que casi le cuesta caro.

El hecho es que, así como sufre atrás, Peñarol genera sonrisas en ofensiva.

Basta que Urretaviscaya tome contacto con pelota, encare en velocidad (se lo nota fino y picante) o se junte con Zalayeta para generar problemas en los rivales.

Corrían 24 minutos cuando Urreta tiró una pared con Zalayeta y fue a buscar la devolución para decretar la apertura. La definición fue por encima del cuerpo de un Carini que pretendió cubrirle el arco.

Y sobre el cierre del primer tiempo un penal contra el Facundo Rodríguez, que Juventud discute, le permitió a Pacheco poner el 2 a 0. Así se fueron al descanso.

La historia parecía laudada, al menos ese era el aire que flotaba en el Centenario, pero Peñarol se encargó de complicarse solo. Error en la salida, tapó Migliore y del tiro de esquina derivó el gol del descuento de Puerari.

Juventud se puso en partido y lo tuvo media hora a los saltos al carbonero que padecía en el medio porque era zona de paso.

Esta situación llevó a Bengoechea a mover piezas y reforzar el referido sector para tener el control del partido. Sacó a Sandoval y Facundo Rodríguez para dar ingreso a Luis Aguiar y Sebastián Píriz.

Pero le costó pararse. El partido estaba abierto, habían muchos espacios. Y el mirasol recién se acomodó luego de que Puerari paralizara los corazones en la Ámsterdam con una definición cruzada pero la pelota se estrelló en el palo.

El tema es que Peñarol con espacios es letal y Juventud en su afán por el empate se terminó sentenciando. Bastó que Urretaviscaya volviera a poner quinta velocidad para cerrar el juego.

El partido se hizo abierto. Con ida y vuelta. Después de un nuevo error de MacEachen, Bengoechea, a quien no le duelen prendas para hacer los cambios, lo sacó y colocó a  Valdez que ingresó ovacionado.

Peñarol terminó sellando el triunfo con el viejo estilo de su entrenador: la pelota quieta.

En un tiro libre Aguiar y Pacheco se pararon detrás de la pelota. Tony esperó que Rodales fuera por la pelota y la tiró medida. El lateral cabeceó al medio, se pasó Zalayeta pero Píriz que llegaba por atrás puso el 3 a 1.

Sobre la hora Urretaviscaya encontró premio a su notable producción. Pretendió habilitar a Aguiar pero la pelota le quedó servida y se mandó para quedar de cara a Carini y no perdonar.

Queda claro que el equipo debe mejorar en muchos aspectos porque con rivales de otro porte la pasará mal.

El hecho es que Peñarol lentamente  va pagando las deudas que tiene con su gente. En dos fechas se permitió devolverle la alegría que le robó en el Apertura.

Peñarol
4
22 Pablo Migliore    6
20 Andrés Rodales    5
4 Emilio Mac Eachen    4
3 Joe Bizera    5
6 Diogo Silvestre    4
15 Jonathan Sandoval    5
10 Jorge Rodríguez    5
32 J. Urretaviscaya    7
27 Facundo Rodríguez    5
8 Antonio Pacheco    5
17 Marcelo Zalayeta    6
DT: Pablo Bengoechea
Juventud
1
1 Fabián Carini    5
7 Alejandro Reyes    4
23 Enzo Pérez    5
2 Rodrigo Cabrera    5
4 Matías Pérez    4
14 Christian Latorre    5
15 Emiliano Romero    5
18 Alex Fernández    5
22 Sebastián Rosano     -
16 Gastón Puerari    6
8 Federico Millacet    6
DT: Jorge Giordano

CAMBIOS en Peñarol: 54’ (41) Luis Aguiar (5) x F. Rodríguez y (14) Sebastián Píriz (5) x J. Sandoval y 68’ (23) Carlos Valdez (5) x E. MacEachean
CAMBIOS EN Juventud: 15’ (5) Matías Duffart (5) x S. Rossano, 76’ (9) Marcos Lavandeira x G. Puerari y 80’ (10) Hugo Cuatrini x Ch. Latorre
CANCHA: Estadio Centenario
JUEZ: Javier Bentancur (5)
GOLes: 24’ y 87’ Jonathan Urretaviscaya (P), 40’ Antonio Pacheco, de penal (P), 52’ Gastón Puerari (J) y  75’ Sebastián Píriz (P)
AMARILLAS: 36’ Zalayeta (P), 74’ Duffart (J) y 86’ Aguiar (P)

Peñarol x Juventud
11    FALTAS COMETIDAS    9
9    TIROS AL ARCO    16
4    BIEN DIRIGIDOS    6
8    SITUACIONES DE GOL    8
3    TIROS DE ESQUINA    6
1    POSICIONES ADELANTADAS    9


Populares de la sección

Comentarios