Peñarol va de mal en peor

La última vez que los aurinegros empezaron en una situación inferior el Apertura, sucedió hace 11 torneos cortos

Hay que ir 11 torneos chicos hacia atrás para encontrar una producción peor de Peñarol en sus primeros cinco partidos.

En aquella ocasión, dirigidos por Gustavo Matosas, de esos 15 puntos los aurinegros habían cosechado solamente siete, uno menos que los que han obtenido hasta ahora con el Polilla Da Silva en la dirección técnica.

Fue en el Torneo Apertura 2007-2008 en el que Peñarol comenzó con una goleada en contra de River Plate –por entonces, dirigido por Juan Ramón Carrasco– cayendo 6-3. Luego, por la cuarta fecha, volvió a perder, esa vez, ante Wanderers en un certamen que fue para el olvido.

El comienzo de Peñarol en este Apertura en el que no consigue su mejor juego –pese a contar con un gran plantel– coincide al menos en los números con otras pobres actuaciones como en el Apertura 2009-2010 con Julio Ribas –quien fue suplantado de entrada por Víctor Púa–, y con el Apertura 2008-2009 con Mario Saralegui.

Sigue sin ganar cuando debe
Si el lector se guía por esos malos campeonatos de Peñarol, hay que consignar que en ninguno de ellos con tan mal arranque, consiguió finalmente el título.

Yendo de atrás hacia adelante, cuando en 2008-2009 lo dirigía Saralegui y había cosechado ocho de 15 puntos –igual que ahora–, el campeón fue Nacional. Con ese mismo puntaje conseguido en 2009-2010, el título también le correspondió a su archienemigo en la cancha.

Y en la peor racha que data del comienzo del Apertura 2007-2008 con Matosas como DT, el que dio la vuelta olímpica fue Defensor Sporting.

A su vez, sucede algo que no es exclusivo del Polilla Da Silva, es ya una constante en Peñarol de los últimos años.

Los rivales directos en este campeonato, Nacional y Defensor Sporting, habían perdido unidades fundamentales durante el pasado fin de semana.

Los tricolores cayeron en el Cerro y los violetas apenas lograron un empate a falta de pocos minutos ante el modesto Juventud de Las Piedras que no contaba con seis futbolistas trascendentes.

Sin embargo, una vez más, como ha ocurrido en casi todos los últimos torneos que disputó Peñarol con este y con otros entrenadores, no aprovechó la oportunidad de acercarse tras empatar con Danubio 0-0.

Son esas chances que se aparecen una vez cada tanto y que últimamente, los aurinegros nunca las aprovechan. Eso, normalmente, al hacer el balance matemático del campeonato, casi siempre le cuesta carísimo.

Ya ha pasado inclusive con el propio Da Silva en el torneo pasado, pero no es privativo de este entrenador, ya que como se dijo, en Peñarol las oportunidades se dejan pasar sin quererlo.

Peñarol continúa por el sendero de la inoperancia a la hora de definir. El técnico parece haber encontrado la defensa, pero de allí en adelante, no encuentra un juego fluido, ni sociedades dentro de la cancha en la cual, la mayor parte de sus futbolistas trata muy mal a la pelota.

De no suceder un cambio drástico, basándose en experiencias anteriores, el título del Apertura está muy lejos.


Populares de la sección

Comentarios