Peñarol tuvo una temporada de terror

El aurinegro tuvo tres técnicos distintos, se conformó con los clásicos ganados, pero perdió el Uruguayo y no va a la Copa Libertadores

El umbral de conformismo del hincha del fútbol uruguayo –y sobre todo de los equipos grandes– cada vez es menor.

Hace muchos años, se apostaba a ganar una copa internacional. Luego, se fue bajando en la intensidad de lo esperado y el seguidor se conformaba con ser al menos campeón uruguayo.

Ahora parece haber una categoría nueva. Como si se realizara un ranking, sucede que está buenísimo ganar los dos clásicos oficiales de la temporada. Y seguramente lo está y más si se gana como sucedió en este Clausura que terminó con un impresionante 5-0. Pero obviamente que eso no alcanza –o no debería– para lo que es la historia, en este caso, de Peñarol.

Para esos conformistas de los últimos tiempos, quizás ese 5-0 clásico tapó todo. Pero no es así.

Peñarol perdió mucho el fin de semana pasado cuando empató con Liverpool, que el domingo desdendió. No solo le dejó servido en bandeja el Torneo Clausura a Wanderers –un equipo que jugó notablemente–, sino que se despidió de la posibilidad de luchar por el bicampeonato Uruguayo y, a su vez, de clasificar a la próxima edición de la Copa Libertadores de América. Sí podrá jugar la Sudamericana.

Pero, como se verá, la muy mala temporada de Peñarol no solo se remite a esto.

Hay que recordar que todo comenzó con Diego Alonso como técnico, pero luego hubo dos cambios más: primero, Jorge Gonçálvez y luego Jorge Fossati.

Peñarol padeció de todo. En el inicio, la suspensión por dos meses de Darío Rodríguez por el positivo de OXA B12. A los médicos Alfredo Rienzi y Mario Pagano y al kinesiólogo Germinal López, les dieron dos años.

Con un presupuesto mensual de US$ 1.100.000 para todo el fútbol del club, a los aurinegros no les alcanzó. Hubo ocho jugadores nuevos –la mayoría de los cuales no terminó jugando–, volvió además Albín y se mantuvo a Zalayeta –el mejor del Uruguayo anterior–, Pacheco y Aguiar, además de contar con la explosión en esta temporada de Jonathan Rodríguez.

Pero tampoco alcanzó. Después de un Apertura horrible, el Clausura abrió una esperanza, sobre todo, cuando se enlazaron cinco triunfos al hilo sobre el final y sin recibir goles.

Parecía que Peñarol se podía reponer de todo lo malo vivido en la temporada. De las salidas del Japo Rodríguez con Mauro Fernández y Carlos Núñez 48 horas antes de jugar ante Rentistas y de la separación del plantel. Del choque a las 7.15 de la mañana de un domingo con alcohol en sangre que derivó al Japo a la Tercera división. De haber quedado afuera de entrada de la Sudamericana y también de la actual Libertadores. De los procesamientos sin prisión –con suspensiones de dos meses incluidas– de cuatro futbolistas luego de la riña del clásico de verano. De los 12 jugadores lesionados en la mitad del Clausura.

Esta nota podría haber sido exactamente al revés. Es decir, si Peñarol hubiese sido campeón uruguayo, todo esto hubiera quedado en la historia, en meras anécdotas. Porque los resultados ayudan. Pero fue justamente todo lo contrario.

El presidente Juan Pedro Damiani y el consejo directivo seguramente se replantearán muchas cosas luego de hacer un pormenorizado balance. ¿Seguirá Pacheco un año más? ¿Seguirá Darío?

Jorge Fossati es muy probable que siga como técnico. Existe un gran concepto de él y de cómo intentó –y por momento lo logró– cambiarle la cara futbolística al equipo, aunque no consiguió el cometido.

La temporada se terminó y se pasará raya. Peñarol se quiere olvidar pronto de un año entero en el que ni siquiera ganar los dos clásicos sirvieron para nada.

¿QUÉ PASÓ EN TODA ESTA TEMPORADA?

1) UN APERTURA HORRIBLE
El inicio fue muy malo

Peñarol no pudo realizar una pretemporada acorde a la que debía ya que los directivos decidieron recaudar algunos dólares disputando dos encuentros, uno en Toronto, Canadá, y el otro en Lisboa. El conjunto aurinegro perdió muchísimos puntos y quedó muy relegado, no solo en el Torneo Apertura, sino también en la Tabla Anual que finalmente también le pasó factura para tratar de pelear por el Campeonato Uruguayo. En el Apertura terminó octavo junto a Cerro Largo.

2) LAS SUSPENSIONES DE DARÍO Y LOS MÉDICOS
Un golpe al inicio de la temporada

Una noticia sacudió el ambiente en julio del año pasado. Un control antidopaje que le realizaron a Darío Rodríguez dio positivo de OXA B12, una sustancia prohibida que le inyectaron en Los Aromos debido a un dolor. Como consecuencia, la Organización Nacional Antidopaje del Uruguay, decidió –luego de tomarle declaraciones a todos– suspender a Darío por dos meses, en tanto que a los médicos del club, Alfredo Rienzi y Mario Pagano, como al kinesiólogo Germinal López, los suspendieron por dos años.

3) TRES JUGADORES EN UN BOLICHE
El Japo Rodríguez, Mauro Fernández y Carlos Núñez

El gerente deportivo de Peñarol, Carlos Sánchez, se enteró que los futbolistas Mauro Fernández, Carlos Núñez y Jorge “Japo” Rodríguez se encontraban a altas horas de la madrugada en un boliche cuando faltaban dos días para enfrentar por el Torneo Apertura a Rentistas en agosto pasado. Sánchez se lo comunicó al cuerpo técnico aurinegro encabezado entonces por Diego Alonso y este determinó que ninguno de los tres futbolistas estuvieran en el plantel para enfrentar a los bichos colorados. El resultado de ese compromiso fue triunfo de Rentistas por 3-2 con una pésima actuación del arquero Juan Castillo.

4) UNA MÁS DEL JAPO RODRÍGUEZ
Se accidentó con su auto en las primeras horas de la mañana de un domingo

En setiembre del año pasado, Jorge “Japo” Rodríguez tuvo un nuevo problema. Se accidentó con su automóvil en la rambla portuaria a la hora 7.15 de la mañana del domingo. Al realizársele el control de espirometría arrojó números altísimos: 31,2 decigramos de alcohol en sangre cuando lo permitido es 0,3. Debió declarar ante la Justicia y tuvo que realizar trabajos comunitarios. La directiva decidió bajarlo a Tercera división.

5) MUY MAL EN LAS COPAS
Afuera de la Sudamericana y la Libertadores

“El desafío que me pongo es sacar campeón de la Libertadores a Peñarol”, dijo Diego Alonso en su presentación. No solo no ocurrió eso, sino que con el primer rival que se cruzó –Cobreloa– quedó eliminado de la Sudamericana. En la Libertadores, meses después, Peñarol fue muy poquito.

6) UTILIZÓ A TRES TÉCNICOS DISTINTOS
Empezó Alonso, siguió Gonçálvez y terminó Fossati

Las idas y vueltas del equipo en la temporada de un año, depararon que hubiera variantes en la dirección técnica porque no se daban los resultados. Comenzó Diego Alonso con muchos bríos, pero le fue muy mal. Siguió Tito Gonçálvez hasta los torneos de verano y luego se hizo cargo Jorge Fossati hasta el final del campeonato.

7) CUATRO PROCESADOS TRAS EL CLÁSICO DE VERANO
Y dos meses de suspensión

El 20 de enero se jugó el segundo clásico de verano. Estoyanoff le pegó un puñetazo a Pablo Álvarez y se armó un gran lío. ¿El desenlace? Cuatro jugadores de Peñarol y cinco de Nacional procesados sin prisión y dos meses suspendidos. Fossati no contó con Núñez, el Lolo, Sandoval ni Aguerre.

8) HASTA 12 JUGADORES LESIONADOS AL MISMO TIEMPO
Una lucha desigual

Durante el transcurso del Torneo Clausura, el técnico Jorge Fossati, también debió enfrentarse a problemas extrafutbolísticos como fueron las lesiones. Para afrontar algunos partidos a mitad del certamen como Wanderers –nada menos, el rival con el que peleó hasta el final el título del campeonato–, El Tanque Sisley y Cerro, llegó a tener hasta 12 futbolistas lesionados o suspendidos con los que no pudo contar. Esos inconvenientes también le jugaron en contra y le hicieron perder puntos determinantes, sobre todo, ante los de la Villa en el Tróccoli.

9) PERDIÓ EL CAMPEONATO URUGUAYO
Se cayó todo en la penúltima fecha

Después de haber goleado a Nacional 5-0 en un resultado que no se daba desde hacía 61 años, Peñarol tomó viento en la camiseta y todo indicaba que iba de lleno a llevarse el Torneo Clausura. Luego de ese partido, jugó muy bien ante Juventud de Las Piedras al que goleó en Jardines del Hipódromo por 4-0 tras un espectacular primer tiempo. Pero la irregularidad del equipo se vio claramente en el siguiente compromiso cuando enfrentó y empató con Liverpool en el Estadio Centenario. Wanderers lo pasó en la tabla del Clausura y también en la Anual dejándolo sin posibilidades de lograr el bicampeonato.

10) AFUERA DE LA COPA LIBERTADORES 2015
Otro eslabón roto en la cadena

Por si faltaba algo en esta temporada muy mala de Peñarol, el hecho de haber perdido la posibilidad de jugar por la definición del Campeonato Uruguayo, lo dejó también sin chance alguna de ingresar en la Copa Libertadores de América del año que viene. Es que con el pésimo Torneo Apertura, la Tabla Anual quedó a años luz para los comandados técnicamente por Jorge Fossati. Peñarol, el equipo que más Libertadores disputó de todos los clubes de América, esta vez, la mirará por TV.


Populares de la sección

Comentarios