Peñarol tiene un ataque poderoso

El aurinegro cerró ayer su plantel con la llegada de Juan Manuel Olivera, quien fue presentado como nuevo jugador del club y que le dará a Fossati la variante de un delantero con estatura y buen juego aéreo

Juan Manuel Olivera fue presentado ayer como nuevo jugador de Peñarol, club al que arribó por tercera vez, en esta ocasión para potenciar, aún más, a la delantera carbonera, la que aparece como la más fuerte del medio local y con la que los aurinegros se ilusionan para salir a dar pelea en la Sudamericana.

Su llegada le plantea al entrenador Jorge Fossati uno de los “problemas lindos” que tienen los técnicos, cuando cuentan con varios jugadores de buen nivel para una zona del equipo y debe escoger solo a algunos como titulares.

La ofensiva aurinegra tiene ahora a Olivera, Marcelo Zalayeta, Jonathan Rodríguez y Carlos Núñez como aspirantes a titulares. A ellos se les suman, en un segundo escalón por debajo, Fabián Estoyanoff, Gabriel Leyes y el juvenil Gonzalo Latorre.

De los cuatro primeros saldrán los dos delanteros titulares que utilizará el entrenador en su alineación, en la que suele utilizar una dupla de ataque. Cada uno de ellos aporta distintas características.

Con Zalayeta, el entrenador tiene a un atacante de experiencia, con peso en el área, presencia, remate de larga distancia, capacidad para pivotear y también de bajar unos metros para ser asistente a sus compañeros.

Por su parte, Jonathan Rodríguez, le da velocidad y gol a la ofensiva aurinegra. En los recientes partidos de preparación ha sido clave para abrir defensas cerradas, tanto con sus proyecciones, como generando faltas cerca del área rival.

Características similares, aunque con más fuerza física, ofrece Carlos Núñez, otro delantero joven de quien se espera que tenga su explosión definitiva en Peñarol.

Todo hace pensar que por sus similitudes con el floridense, Fossati optará por uno de ellos, aunque el entrenador los ha colocado juntos.

Por último, Olivera también aporta experiencia y gol. Con sus 1,91 metros de altura, tiene la ventaja de ser el jugador más fuerte para el juego aéreo en comparación con los otros tres y su estatura marca presencia en el área rival, lo que hace que siempre sea referencia para los adversarios.

En el Clausura pasado, el entrenador contó con un jugador de esas características con el argentino Javier Toledo, quien tuvo un flojo desempeño por lo que se desvinculó rápidamente del club una vez finalizada la temporada.

Olivera tiene la ventaja de que Fossati lo solicitó. “No es fácil llegar a un cuadro donde el técnico no te conoce y hay tantos delanteros. Si te conoce y tiene tantos atacantes, es porque ve que en algún momento te puede utilizar, o porque tenés características que no tiene en el equipo”, dijo.

De todas formas, destacó que haber sido pedido no le garantiza la titularidad. “Llego con ganas de pelear un lugar. Hay muy buenos jugadores, sobre todo en la delantera, pero el tiempo dirá”, expresó ante los medios presentes. La última palabra, como siempre, la tiene el entrenador.

“Estoy muy contento y con muchas expectativas. Dios quiera que se puedan cumplir los objetivos que el club se merece”, dijo Olivera ante los medios presentes.

“La competencia es grande y fuerte. Pero uno confía y sabe de la capacidad que tiene. Hay que trabajar y el entrenador lo decidirá”.

¿Está para jugar mañana en el debut ante Cerro? “Sí, si el entrenador lo decide sí. Hice la pretemporada, partidos amistosos hasta el martes y no me falta ritmo”.

“Mis expectativas son siempre mejorar lo último hecho. Si Dios quiere, por la historia, el club tiene que pelear todos los campeonatos que juegue. Eso es sabido, no hay nada nuevo”, concluyó el hombre que terminó de conformar el poderoso ataque de los aurinegros.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios