Peñarol sigue en el debe

Con un equipo alternativo, Peñarol perdió 1-0 ante Olimpia y terminó último en el torneo de verano; el equipo tuvo muy pocas luces ofensivas

Peñarol cerró su participación en la Copa Antel en el último lugar al perder 1-0 ante Olimpia en un partido donde futbolísticamente volvió a quedar en el debe.  

El entrenador Jorge Goncálvez paró un equipo alternativo con una gran mayoría de jugadores que serán suplentes cuando lleguen los partidos oficiales.

Los aurinegros jugaron un pobre partido. Sin ideas a la hora de generar juego a pesar de tener mucho más la pelota que su rival.

Si bien Peñarol se plantó en el campo con actitud protagonista, sus deficiencias a la hora de elaborar y sus flaquezas defensivas lo hicieron arrancar 1-0 abajo en forma tempranera.

Las espaldas de Baltasar Silva fueron campo fértil para los avances guaraníes.

Primero avisó Nery Cardozo con un zurdazo que Castillo rechazó al córner. Y a los siete minutos el rebote del meta aurinegro salió para el medio y Derlis González abrió el tanteador.

A Peñarol le costó transitar de defensa a ataque con claridad. La tenencia de pelota fue improductiva y los delanteros quedaron disociados de la generación de juego.

El empuje de los laterales –más consistente el de Silva que el de Nicolás Raguso– tampoco generó riesgos sobre una zaga rival que además, fiel a su estilo, fue impenetrable en el juego aéreo.

Luis Aguiar distribuyó la pelota con criterio pero ni Albín por izquierda ni Hurtado por derecha pudieron abrir brechas en la defensa rival.

Olimpia, en cambio, contó con un movedizo Alejandro Silva que comandó los ataques desde el centro del campo y que llegó al área rival con un par de disparos muy peligrosos.

Dos chances de gol tuvo el aurinegro en el primer tiempo. La primera tras un centro de Aguiar donde el arquero rechazó al medio del área y Albín remató mordido. Un defensa la sacó al córner cuando la pelota iba al arco.

La otra fue clarísima: Pacheco –quien entró a los 40’ por Silva, sentido– tiró mal un tiro libre pero en el rebote dejó solo a Hurtado. El peruano pensó solo en él. En marcar su gol a toda costa sin importarle que Leyes estaba solo por el medio. Apretó tanto el remate que se le fue afuera.

Si en el primer tiempo, la generación de juego fue discreta, en el complemento, se fue erosionando aún más con los cambios.

El equipo de Goncálvez fue incapaz de generar una sola acción clara de riesgo.

Pero como Olimpia también se desarmó con los constantes cambios que marcan el pulso de este tipo de partidos, el aurinegro terminó jugando en campo rival los últimos 15 minutos.

Ya estaban en el campo Marcelo Zalayeta y el juvenil Kevin Méndez. El argentino Mauro Fernández se mostró mucho más participativo. Y Peñarol quiso más.

Lo tuvo el Tony tras gran combinación donde Zalayeta lo dejó solo con un taquito de lujo. Pero le erró a la pelota.

Fue la mejor jugada colectiva del equipo que en el primer tiempo también contó con una buena elaboración entre Albín y Hurtado donde el remate del peruano rebotó en los defensas.

Antes y después, el aurinegro tuvo campo y pelota pero fue incapaz de abrir huecos en la férrea defensa guaraní.

Quiere decir que el equipo tiene con qué. Pero todavía le falta muchísimo para transformar esas acciones aisladas en el patrón definido de juego. Y a ese déficit se le suma una defensa vulnerable.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios