Peñarol: siempre se puede estar peor

Más allá de los malos resultados, el plantel carbonero sigue sumando futbolistas lesionados; a la baja de Macaluso, ahora se desgarró Aguiar; ¿qué pasa?

Cuando se llevan disputadas apenas tres fechas del Torneo Clausura y dos encuentros por Copa Bridgestone Libertadores, las lesiones en masa vuelven a aquejar al plantel de Peñarol como ocurrió en temporadas anteriores.

El jueves se conoció el nuevo desgarro del plantel carbonero: Luis Aguiar estará al menos 21 días sin poder competir debido a un desgarro en un pequeño músculo del aductor derecho.

¿Qué sucedió con el hábil volante aurinegro? Sintió dolor ante Defensor Sporting, Jorge Fossati lo sacó. Eso fue un viernes. El domingo entrenó para ver si podía viajar a Venezuela y quedó sin hacerlo porque no estaba 100%.

Entrenó en Montevideo, se le realizaron dos ecografías que no demostraron nada. Cuando el médico lo revisó, al tacto no sentía dolor. Sin embargo, no aguantó el partido contra Santos Laguna y ya a los 5 minutos comenzaron los dolores. Por lo tanto, se le realizó una resonancia magnética con contraste, esto es, se le inyecta un líquido que muestra más clara la lesión y allí se pudo ver que tiene un pequeño desgarro en el músculo pectíneo que se encuentra entre la ingle y el aductor. Se podrá preguntar, ¿por qué no se le hizo la resonancia en vez de la ecografía antes de que jugara, así no se lesionaba más? En Peñarol aducen que el jugador no mostró dolor cuando el médico lo revisó.

El 20 de enero pasado, Hernán Novick se sintió ni bien comenzó el clásico por la Copa Antel y aguantó hasta los 35 minutos. Había sufrido un desgarro en el isquiotibial derecho y recién está volviendo a hacer fútbol en Los Aromos. El jueves se cumplió un mes de su lesión.

Hace hoy tres semanas, el 7 de febrero, Sebastián Píriz solo jugó los primeros 5 minutos del partido ante Defensor Sporting por la segunda fecha del Clausura. A los 8 lo sustituyeron.

Píriz es un caso excepcional entre esta serie de lesiones. Fue el único futbolista que no realizó durante las vacaciones los ejercicios que le marcó el preparador físico –Diego Tchakidjian en aquel momento– debido a que argumentó que tuvo problemas personales.

Ello llevó a que llegara con 5 kilogramos de más cuando retornó con todo el plantel a Los Aromos y que fuera el peor de todos en las ergometrías que se le realizaron a los jugadores. Por eso a muchos no les sorprendió que se desgarrara casi de entrada en la temporada.

El cuarto desgarrado, ya está bien. Fue el Lolo Estoyanoff en el clásico en el que él mismo comenzó una trifulca con jugadores de Nacional. En plena pelea, Diego Arismendi le tiró una plancha a su posterior derecho atravesándolo con un tapón, lo que le provocó la lesión.

En tanto, en los últimos días se había manejado la posibilidad de que Nicolás Raguso también estuviera desgarrado. No obstante, desde Peñarol dijeron a El Observador que eso no es así y que el futbolista tiene una contractura, pero ya está a la orden del técnico Jorge Fossati.

A estas lesiones, se le suma la mala suerte que sufrió Damián Macaluso el martes ante Santos Laguna, al fracturarse la espina del omóplato derecho, por lo que será baja prácticamente todo lo que resta del Clausura.

Si se lo compara con el pasado Torneo Apertura, Peñarol sufrió solo dos desgarros (Jonathan Sandoval y Darío Rodríguez), aunque hubo muchos jugadores que se perdieron varios partidos por contracturas o tendinitis.

La opinión de Carlos Sánchez
El gerente deportivo de Peñarol, Carlos Sánchez, dio su parecer acerca de las lesiones que ha sufrido últimamente el plantel aurinegro.

Consultado por El Observador, Sánchez indicó que “no todos los desgarros que se produjeron fueron a causa del juego o en condiciones normales”.

Para explicarlo más claramente, Sánchez explicó: “Por ejemplo, el desgarro del Lolo Estoyanoff se dio en plena trifulca del clásico y allí Diego Arismendi le hundió los tapones en el posterior. Así fue que se desgarró”.

Otro de los desgarros que se registraron en lo que va del año en Peñarol fue el de Hernán Novick.

Al respecto, Sánchez fue muy clarito y expresó que “Novick se lesionó en una situación muy especial. Para empezar, los clásicos de verano y normamente cualquier clásico, te destrozan. Estos se llevaron a cabo sin preparación, sin pretemporada como la gente, porque se jugó el 11 de enero cuando Peñarol comenzó a trabajar el 6. A Nacional la Mutual le dio permiso para empezar los trabajos el 2, pero a nosotros nos lo negaron. Entonces, eso conlleva que no se haga una buena preparación de cara al Clausura y a la Copa. Así, Novick estaba como el resto de los jugadores, pero los volantes también son los que más corren y le tocó lesionarse. Por eso, esto era algo previsible”.

Sánchez agregó que “en Uruguay jugamos al fútbol hasta mediados de mayo y después paramos junio, julio y agosto. Después hay 20 días de licencia en diciembre y volvés y ya tenés un clásico, el Clausura y la Copa con viajes largos en nuestro caso como a Venezuela y México. Así es muy difícil, no te da tiempo para prepararte entre el Apertura y el Clausura, sobre todo, físicamente”.

De todas maneras, Sánchez dejó en claro que “ojo que no quiero que esto suene a excusa, pero esto hay que cambiarlo para el futuro”.

Asimismo, aclaró que lo de Nicolás Raguso no es un desgarro como se había anunciado en un principio, sino que “se trataba de una contractura, pero ya está a la orden del técnico”.

Entre malos resultados, poquísimo juego colectivo, cambios constantes en la figura táctica –inclusive en medio de los partidos– en los que Fossati trata de armar el equipo, y las lesiones, Peñarol sigue sin tener paz. Y el tiempo vuela.

LAS VOCES DEL CLUB

“SE ARMÓ UN CRÁTER”
La opinión de Juan Pedro Damiani

El presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani sostuvo el jueves en El Observador que no sabe qué pasó en los últimos tiempos y no se explica lo que sucede. “Después del Polilla (Da Silva) se formó un cráter” y agregó que “no busco excusas, pero los jugadores están muy nerviosos”.

“LOS PROGRESOS DESDE RIVER A HOY SON VISIBLES”
Lo dijo Jorge Fossati

El técnico aurinegro sostuvo el miércoles en AM 1010 que “si alguien pensó que esto se arreglaba en dos días está muy equivocado. Tiempo y trabajo. En eso estamos. Los progresos desde River hasta hoy, son visibles hay mucha cosa para corregir, los progresos son notables. (Ante Santos Laguna) fue el partido de rendimiento más regular de Peñarol en todo el terreno de juego excepto en el área rival”.

“ESTO ERA PREVISIBLE”
La voz del Tío Sánchez

El gerente deportivo de Peñarol, Carlos Sánchez, dijo el jueves a El Observador que “los únicos futbolistas que presentaron un desgarro y que no se esperaba, fueron Sebastián Píriz y Luis Aguiar”. El funcionario aurinegro sostuvo además que el desgarro de Novick fue “porque se dio en plena pretemporada en un clásico que se juega en una fecha que no es la mejor. El del Lolo Estoyanoff se produjo en la pelea del clásico, no en una jugada de un partido, por lo que no cuenta como una lesión normal”.


Populares de la sección

Comentarios