Peñarol se recuperó con una goleada

El aurinegro venció 4-1 a Sud América con goles de Arias, Albarracin, Rossi y Dibble
Peñarol le ganó 4-1 a Sud América por la décima fecha del Campeonato Uruguayo Especial en un encuentro que se jugó a puertas cerradas en el Parque Saroldi. El aurinegro se recuperó con una goleada de un camino lleno de tropiezos en este Uruguayo Especial, en una tarde que también empezó torcida porque el buzón abrió el marcador por intermedio de Gonzalo Camargo.

Pero con un segundo tiempo demoledor, Peñarol logró un gran triunfo.

El primer tiempo fue de trámite abierto. A los tres minutos Murillo tuvo la primera oportunidad, pero fue trabado por Carrera. A los cinco, Guruceaga con gran esfuerzo logró desviar un remate de Barboza.

Cuando transcurría el primer cuarto de hora sucedió una jugada que simboliza el actual momento de los aurinegros en el campeonato: Murillo y Freitas se trancaron en la mitad de la cancha y dejaron el balón a merced del contragole de los buzones. Barboza asistió a Camargo y este remató cruzado, para vencer a Guruceaga.

A los aurinegros le costó salir del trance del gol en contra, pero lo consiguió luego de la media hora.

Primero fue un remate de Arias que Baroja desvió por arriba del travesaño; después un cabezazo de Arias en el borde del área chica que increíblemente se fue afuera; luego Perujo desarticuló un remate de Murillo, y más tarde Rossi disparó alto tras una pared con Murillo.

Parecía que el gol no iba a llegar antes del descanso, sin embargo, después de una buena habilitación de Silva y un mal achique de la defensa buzona, Arias quedó solo frente a Baroja y remató al primer palo para irse al vestuario con empate.

Peñarol siguió ofendiendo en el inicio del segundo tiempo. Albarracin tuvo la primera oportunidad con un remate cruzado que se fue afuera, pero no falló en la siguiente: tras un centro de Nández la mandó a guardar de cabeza.

Sud América dejó muchos espacios en el mediocampo y atrás apeló varias veces al achique. En ofensiva generó poco, apenas un cabezazo de Britos tras un tiro libre.

A los 74 llegó el tercero del aurinegro mediante un contragolpe del juvenil Diego Rossi, que apareció solo frente al golero y definió con clase.

Cuando solo se esperaba el final, llegó el cuarto, el de Nicolás Dibble que eludió al golero y remató con el arco vacío.

Así se cerró una gran tarde para el mirasol que consiguió un importante triunfo, que debe justificar el próximo fin de semana frente a Racing.

Embed




Populares de la sección