Peñarol se salvó con lo justo

Jugando mal, el aurinegro consiguió una igualdad en Venezuela luego de una gran jugada de Jonathan Rodríguez que terminó en el empate de Zalayeta; Juan Castillo fue la gran figura de la cancha en el arco mirasol

La noche de Puerto La Cruz se estaba poniendo cada vez más negra. Peñarol perdía bien 1-0 contra Anzoátegui, no conseguía la pelota, mostraba un juego muy anunciado y sin sorpresa y el calor y la humedad golpeaban.

Cada vez se hacía más complicado llegar el arco bien custodiado por Edixon González, mientras en la otra valla, Juan Castillo se erigía como la figura de la cancha con sus tapadas.

Pero Jorge Fossati realizó una variante determinante para lo que sería el final del compromiso: ingresó Jonathan Rodríguez por Pacheco, quien no había jugado mal, pero no tenía la velocidad que se necesitaba a esa altura.

Esa variante cambió la derrota por un empate en este debut aurinegro en esta edición de la Copa Bridgestone Libertadores.

Una enorme jugada de Jonathan por derecha terminó en el empate de Peñarol tras la definición de Zalayeta a los 78 minutos.

Ciento veinte segundos después, el ártibro ecuatoriano expulsó mal a Evelio Hernández y eso le dio más aire a los aurinegros para el final del encuentro.

Por lo poco que jugó Peñarol se trata de un punto muy valioso el conseguido en la noche del miércoles en Venezuela.

En la primera parte, el equipo de Fossati comenzó mejor que su rival. Llegó con el Japo Rodríguez a los 14 minutos, pero González se lo tapó.

Pero de allí en adelante, Anzoátegui fue muy superior en esos primeros 45. Porque por el andarivel izquierdo de su ataque, enloqueció a Baltasar Silva que no marcaba bien y llegaban siempre por el lado de Villegas. Y así llegó el 1-0 a los 38 minutos.

Fossati paró a Darío Rodríguez como líbero de entrada –otra vez superado– y Valdez como stopper junto a Macaluso.

La imprecisión volvió a ser común denominador en el equipo aurinegro, tal como pasó en el partido anterior ante Defensor Sporting.

Pero por suerte para Peñarol, Juan Castillo recuperó su confianza y ayudó muchísimo con sus atajadas a que se consiguiera una unidad inclusive jugando mal.

Castillo fue la figura ante un rival venezolano que no mostró demasiado, pero que supo dominar a los mirasoles durante gran parte.

En el complemento y con los cambios, Fossati pasó a Valdez de líbero y a Darío de stopper.

Pero los dos laterales volantes no anduvieron otra vez; no solo Baltasar, sino que Lima sigue sin cumplir con su libreto y casi ni cruza la mitad de la cancha.

Peñarol sacó una igualdad en Venezuela jugando mal. ¿Qué podía haber pasado si al menos hubiera jugado medianamente bien?

Ese punto es importante para al menos no comenzar perdiendo en lo que hubiese sido una derrota histórica, ya que el conjunto aurinegro nunca ha perdido hasta el momento con un rival venezolano en toda la historia de la Copa.

“Algo es algo”, puede decir el hincha. Lo que está claro es que a este equipo de Peñarol le falta aceitar su rendimiento. Y mucho.


Populares de la sección

Comentarios