Peñarol se llevó el primer clásico del año

Con gol de Marcelo Zalayeta, los aurinegros vencieron a Nacional 1 a 0 en el Centenario

Crudo. Impreciso. Así fue el primer clásico de verano. Con una cancha sin condiciones, y con jugadores sin la dinámica y el ritmo de juego deseado, el primer duelo más importante del fútbol uruguayo se lo llevó Peñarol. Y ganar, en este tipo de encuentros, es lo más importante. El conjunto de Da Silva lo consiguió y logró el empuje anímico necesario para comenzar con el pie derecho el 2013.

El encuentro tuvo un comienzo muy cortado, con poca fluidez en la generación de fútbol y, en consecuencia, escasas chances de gol.

Las faltas también fueron protagonistas en el primera mitad, con los mediocampistas como sus principales artífices.Y ante un contexto de faltas permanentes, de dificultades para generar fútbol al ras del piso, las insinuaciones ofensivas podían llegar por pelota quieta o remates desde afuera del área.

Fue esta última la vía más elegida para, al menos, hacer transpirar a los arqueros. Primero fue el "Hueso" Romero que le pegó a la carrera, de media distancia. La pelota se fue lejos. En Peñarol, Aureliano Torres se animó y su disparo pasó cerca. También intentó Santiago Romero: su potente disparo fue rechazado por Bologna. Aunque fue el de Sebastián Gallegos el que anduvo más cerca: su latigazo reventó el horizontal.

El equipo tricolor intentó controlar más la pelota con Cabrera como principal carta, Luna movedizo en ofensiva y Medina con su clásico rol de pivot. Sin embargo, de tres cuartos de cancha hacia adelante, el equipo se desdibujó. Peñarol, en tanto, enfocado al fútbol del contragolpe careció de las armas para provocar riesgo. Los volantes nunca pudieron desdoblarse y Zalayeta y Olivera debieron retrasarse en demasía en el campo para tener contacto con el balón. Fue un primer tiempo muy chato.

En el complemento, el encuentro continuó con la misma tónica: dificultad para armar jugadas, y maniobras desde media distancia.

Fue así que Peñarol, a los 10 minutos, encontró un centro desde la derecha, rechazado por la zaga tricolor. Gallegos logró bajarla de cabeza a Zalayeta, y el espigado delantero, con la sabiduría de decidir en milésimas de segundo, la clavó de primera, lejos del alcance de Jorge Bava. Delirio del público mirasol.

De ahí en más, llegaron los cambios y comenzó un dominio territorial tricolor, que sintió el cimbronazo del gol y fue en busca del empate. Díaz apostó a Taborda, Vicente Sánchez y Pereiro, mientras que Cabrera comenzó levemente a incrementar su protagonismo en el juego. Se encargó de enviar los centros al área -en uno chocaron violentamente Taborda y Valdez, lo que provocó la salida del zaguero aurinegro- y también tuvo un remate potente, que fue bien contenido por Bologna.

Al final, el tricolor no supo, con más cambios, encontrar la vía del empate. Peñarol se cerró bien atrás e incluso pudo incrementar la cuenta, a través de Juan Manuel Olivera. Si bien no pudo, terminó festejando y ganó el primer partido importante del 2013.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios