Peñarol sacó la nariz del pozo

El equipo jugó mal otra vez, pero ganó y empezó a querer salir de la crisis futbolística

El triunfo ante Racing trajo algo de paz y tranquilidad a un equipo que las necesitaba como el aire. La crisis futbolística y en cuanto a resultados que había cosechado Peñarol de cinco partidos sin poder ganar, golpeaba duro.

Por eso, el triunfo –sin fútbol alguno– del sábado a la noche ante Racing, de alguna manera sirvió de bálsamo, de tranquilizante o al menos eso es lo que espera el cuerpo técnico comandado por el Polilla Da Silva.

Ahora hay dos semanas para hablar de todo, para mejorar sobre todo el juego –el cual siempre se puede mejorar más después de una victoria debido al talante de todos–, para dejar de improvisar defensas debido a las lesiones, para que esos mismos lesionados –que son unos cuántos– se vayan poniendo al día y puedan estar en el regreso ante River Plate el domingo 3 de abril en lo que será el primer encuentro oficial en el Estadio Campeón del Siglo.

Ese mismo estadio que hace dos años se viene construyendo y que se inaugurará con una doble jornada (domingo y lunes próximos) con otro optimismo, con otro semblante luego de ese mísero 1-0 ante Racing que finalmente ayudó muchísimo porque se sumaron tres puntos más, se mantuvo la punta en la Tabla Anual y no se perdió pie en la del Torneo Clausura.

"Lo importante era el resultado", dijeron todos a coro cuando terminó el encuentro contra los de Sayago. Claro que todos en Peñarol dieron un suspiro de alivio luego de esa victoria con lo justo y apenas.

Da Silva se puede haber equivocado en alguna integración de los equipos en estos últimos compromisos, pero justo es decir también que varias veces debió recurrir –como se señaló– a la improvisación porque el plantel cuenta con una gran cantidad de futbolistas lesionados.

A ellos hay que sumarle el pobre rendimiento que han tenido ciertos futbolistas como Luis Aguiar –quien fuera fundamental en el Torneo Apertura pasado pese al flojo rendimiento del conjunto que dirigía entonces Pablo Bengoechea– y Tomás Costa luego de un notable comienzo con la camiseta mirasol.

El propio Costa admitió que no se encontraba en su mejor momento en la conferencia de prensa luego de caer ante Atlético Nacional por Copa Libertadores luego de tres errores que le costaron puntos en contra a Peñarol: el penal contra Fénix, otro ante Sud América y en el medio, el pase mal dado para que Huracán hiciera el único gol para triunfar en el Centenario por Copa. "Esos errores los sentí y no jugué igual a partir de allí", dijo el jugador.

Ante Racing, el Polilla lo sacó: "Además de eso, lo vi fundido físicamente. Por eso le di descanso", explicó.

Fueron muchas las sensaciones que se vivieron durante esos días de sequía en cuanto a triunfos en Los Aromos. Charlas y contracharlas del DT y de los propios jugadores entre ellos, tampoco faltaron.

¿Se salió de la crisis? Al menos se pudo sacar la nariz del pozo para comenzar a tomar aire como con un pulmotor. Y eso, en los tiempos que corren en Peñarol, no es un tema para soslayar.

LOS SIGNOS POSITIVOS

1) TERMINAR CON LA SEQUÍA; SE VOLVIÓ AL TRIUNFO

Peñarol hacía cinco partidos que no conseguía una victoria si se mezclan los dos torneos que está disputando y eso es muchísimo en un equipo grande. Da Silva supo capear el temporal y ante Racing volvió al triunfo.

2) VOLVIÓ GURUCEAGA: RECUPERÓ EL NIVEL DEL ARQUERO

Un tema que no pasó para nada inadvertido fue que el arquero Gastón Guruceaga retomó su buen nivel luego de algunos partidos en los que dejó interrogantes.

3) TODOS COINCIDIERON EN LA IMPORTANCIA DEL RESULTADO

No importaba la forma de cómo conseguir los tres puntos contra Racing. Los hombres de Da Silva y el propio cuerpo técnico se habían juramentado ganar o ganar para comenzar a salir de esta crisis y lo lograron.

4) HAY TIEMPO PARA MEJORAR A LOS LESIONADOS

Se encuentran lesionados Valdez (desgarro), Guillermo Rodríguez (contractura), Murillo (contractura), Gianni Rodríguez (infección en el dedo mayor de un pie), Luque (contractura) e Ifrán (golpe en la espalda).

5) DOS SEMANAS TRANQUILAS PARA TRABAJAR Y MEJORAR

Da Silva a partir de ahora tiene dos semanas para poder trabajar y mejorar con sus futbolistas ya que el fin de semana que viene no hay actividad debido a las Eliminatorias.

6) INAUGURACIÓN CON SONRISA DEL ESTADIO CAMPEÓN DEL SIGLO

Otro de los puntos que no es menor es que Peñarol y sus jugadores tendrán seguramente otro talante el próximo lunes cuando inauguren su nuevo estadio ante River Plate de Argentina.

LOS SIGNOS NEGATIVOS

1) PROBLEMAS EN DEFENSA, LA GRAN IMPROVISADA

Las lesiones llevaron a que el Polilla Da Silva buscara siempre una salida para formar la línea de cuatro y muchas veces lo hizo con dos zurdos como centrales. Hay jugadores que han mostrado ser irregulares como Emilio Mac Eachen o el junvenil Fabrizio Buschiazzo.

2) PROBLEMAS EN LA TRANSICIÓN DE DEFENSA A ATAQUE

Los dos laterales han subido poquísimo y cuando lo hacen, como sucede con Matías Aguirregaray, se equivocan con la pelota. Viega alternó buenas y malas, al igual que Maxi Rodríguez.

3) PROBLEMAS EN ATAQUE; FALTA UN GOLEADOR

Miguel Murillo comenzó bien y luego se quedó mucho; Mauricio Affonso sigue intentando pero por ahora está muy lejos de ser el delantero que necesita Peñarol.


Populares de la sección

Acerca del autor