Peñarol recibió otro empujón al fondo

El aurinegro empató 0-0 con El Tanque Sisley en el debut del técnico Jorge Goncálvez, dejando en evidencia que Diego Alonso no era el padre de todos los males

En el fútbol hay una verdad no escrita. Dice: “Es más fácil echar a un técnico que a 11 jugadores”. Logísticamente es razonable. Pero eso no significa que esa decisión solucione todos los males de un equipo. Los dirigentes de Peñarol despidieron a Diego Alonso (si éste no ponía el cargo a disposición lo echaban igual) después de una serie de resultados negativos. Y entró a la cancha grande Jorge Goncálvez (un apellido de estirpe en Peñarol, por lo que padre e hijo hicieron como futbolistas) y en los primeros 90 minutos de juego sucedió poco para destacar de su trabajo.

Peñarol volvió a dejar puntos, a jugar poco y nada, el empate sin goles contra El Tanque Sisley fue otro empujón hacia el fondo de la tabla y el Apertura pasó a ser una utopía. Le va quedando, como para salvar el honor en este semestre, el partido frente a Nacional.

La llegada de Goncálvez, un hombre de carácter fuerte, que expone sobre los colores amarillo y negro como si fueran los únicos del universo cromático, un hincha con la función de entrenar al equipo, generó la ilusión de que, por lo menos, los futbolistas iban a mostrar otro temple, iban a salir a la cancha a comerse a los niños crudos. Pero ni eso pasó.

Peñarol terminó confundido, con errores que nacen cuando las piernas y la mente no funcionan al unísono. Generó dos oportunidades muy claras, una en cada tiempo, pero también padeció momentos de incertidumbre en la última zona. Si El Tanque hubiese presentado delanteros con más determinación, los fallos de Pacheco y Aguiar en la definición no iban a quedar como simples jugadas con el rótulo “son cosas del fútbol”.

Pacheco, que ayer acompañó a Jonathan Rodríguez en el ataque, elaboró en el primer tiempo una maravilla futbolística (taco de espaldas al arco con caño al zaguero incluido) que rebotó en el palo, y Aguiar, que en el tramo final del complemento actuó de centrodelantero, desperdició el único centro como la gente que tiró Albín: después de controlar el balón lo levantó demasiado.

Por características propias y años encima, Pacheco no puede jugar de delantero neto. Por eso, en muchas oportunidades Rodríguez quedó solo en el área. Después, con el ingreso de Mauro Fernández el técnico intentó mejorar esa faceta del equipo, abrir la cancha, agregarle velocidad. Pero pasó a Estoyanoff a jugar por izquierda y el Lolo no se sintió cómodo.

Cuando el segundo tiempo transcurría sin que Peñarol encontrara los caminos hacia el arco de Nicola Pérez, el rumor de impaciencia comenzó a bajar desde las tribunas. Eso se trasladó a los futbolistas, que perdieron pelotas por falta de confianza.

El Tanque, mientras tanto, hizo su juego. Defendió sin desconcentrarse, con Santucho sacando todo por alto, y después intentó armar el juego desde el pies del argentino Marcarie. Lo aprovechó más en los primeros 45, cuando esperó la pelota a espaldas de Píriz y de Aguiar. Con espacios, metió buenos pases. En el segundo tiempo se fundió y con él la usina de fútbol de El Tanque.

Lo que le faltó al equipo de Möller fue punch en sus delanteros. No aprovecharon los errores de los zagueros aurinegros. Lerda dio rebote en un tiro de Lamanna y no apareció nadie para empujarla y después, el propio Lamanna echó a perder un centro fantástico de López. Unos minutos después, el zaguero Guillermo Díaz contó con otra chance. Todo esto en los últimos 10 minutos de juego.

Peñarol tuvo una llegada aislada de Rodríguez que terminó Núñez con un remate a las manos de Pérez. Nada más. El debut de Goncálvez dejó gusto a poco y abrió una interrogante: ¿El mal de Peñarol era Diego Alonso? Parece que no.

Peñarol 0 - El Tanque Sisley 0

Peñarol: Danilo Lerda, Baltasar Silva, Damián Macaluso, Gonzalo Viera y Nicolás Raguso; Sebastián Píriz, Luis Aguiar, Fabián Estoyanoff y Emiliano Albín; Antonio Pacheco y Jonathan Rodríguez. Director Técnico: Jorge Goncálvez

El Tanque Sisley: Nicola Pérez; Guillermo Díaz, Carlos Santucho, Bruno Piano y Gastón Martínez; Juan Pablo Fagúndez, Andrés Aparicio, Jonathan Iglesias y Juan Ignacio Marcarie, Santiago Lamanna y Gastón Puerari. Director Técnico: Raúl Möller

Cambio en Peñarol: 40' Mauro Fernández x Baltasar Silva, 63' Marcel Novick por Antonio Pacheco y 68' Carlos Núñez por Fabián Estoyanoff

Cambios en El Tanque Sisley: 70' Luis Machado x Juan Marcarie, 80' Guillermo López x Juan P. Fagúndez y 86' Felipe Rodríguez x Gastón Puerari

Estadio: Centenario
Árbitro: Fernando Falce
Asistentes: Mauricio Espinosa y Sergio Freire
4° Árbitro: Pablo Giménez

Amarillas: D. Macaluso, B. Silva y L. Aguiar (Peñ) y F. Rodríguez (ETS)


Fuente: Juan José Díaz @díazjuanjose

Populares de la sección

Comentarios