Peñarol perdió la paciencia

Sin respuestas futbolísticas, físicas ni anímicas, Los aurinegros cayeron 1-0 ante Danubio e ingresaron en un descontrol que pone en riesgo sus objetivos

Existen momentos en cualquier ciclo de un equipo, en los que las decisiones que se adoptan marcan si definitivamente un plantel está para ser campeón o si irá camino al fracaso. Por esa instancia tan especial, muy difícil de interpretar y mucho más compleja de resolver, atraviesa Peñarol, que jugó muy mal nuevamente, que no tuvo respuestas futbolísticas, físicas ni anímicas, que ayer perdió frente a Danubio 1-0, que sumó la primera derrota en el Clausura, la segunda en la temporada y que cayó después de 18 partidos. No obstante, más allá de todos esos aspectos estadísticos que con la pésima producción del equipo hacen de la actuación de Peñarol en el Clausura un cóctel peligroso para los sueños de los espectadores, es clave en este momento que no cunda el pánico, si es que los mirasoles quieren salir del bajón natural que sufren todos los equipos.

De la forma en que Peñarol encare estos momentos; de las decisiones de los dirigentes, respaldando el trabajo de Da Silva y sus futbolistas; de los cambios que realice el técnico y de la actitud de los futbolistas, dependerá si esta crisis se transformará en una anécdota al final de la temporada o si será un agujero negro del que no puede salir más.

A juzgar por la forma en la que los hinchas vivieron el segundo tiempo, por las reacciones de desesperación del técnico Da Silva, la actitud de Juan Pedro Damiani y Fernando Morena (ver nota aparte), si Peñarol sigue por ese camino no va a tener un buen final en la temporada.

En lo que atañe específicamente al partido de la quinta fecha  del Clausura, que Peñarol jugó ayer ante Danubio en el Estadio Centenario y que se resolvió con un golazo de Fabián Canobbio, se destacó la producción futbolística de un equipo que jugó en gran forma y la paupérrima gestión de una formación aurinegra, que nunca encontró el rumbo, porque jamás fue capaz de generar el fútbol que le llevara a un buen final. El único que generó los espacios y las acciones de peligro fue Fabián Estoyanoff, que para colmo de males para los de Da Silva, a los 52 minutos sufrió una lesión en la rodilla que lo obligó a abandonar la cancha.

Danubio realizó un gran partido desde todo punto de vista. Desde la estrategia del técnico Leonardo Ramos, hasta la ejecución de los futbolistas. El técnico presentó un equipo sólido desde el fondo, que tuvo en el mediocampo a dos pilares (Cayetano y Soria) y a generadores de fútbol que se fueron enchufando a medida que avanzó el partido hasta transformarse una pesadilla para Peñarol.

Sin embargo, la primera acción de riesgo la generó Peñarol con un tiro libre que no pudo cabecear Olivera, y luego reafirmó sus tímidas intenciones de aspirar al triunfo con un gol del mismo delantero mal anulado por el juez y en otra pelota quieta cuando Píriz definió apenas afuera. A Danubio le costó entrar en partido, porque Canobbio se perdió un gol increíble a los 24’, cuando Raguso le ganó un gran mano a mano, pero después fue un monólogo de los de Maroñas.

En el complemento, Da Silva intentó ponerle velocidad y fútbol al ataque de Peñarol con los ingresos de Carlos Núñez y Jorge Zambrana, pero poco pudieron hacer, porque a los 7’ de esa segunda parte se lesionó Estoyanoff y los aurinegros ya no tuvieron la pelota e increíblemente quedaron en ridículo corriendo atrás de los jugadores rivales.

Todos los males de Peñarol llegaron juntos: el gol de Canobbio, la lesión de Estoyanoff, el ingreso de Pacheco –que tuvo una tarde de terror–, y eso derivó en un cierre de partido nefasto para los mirasoles, porque Carboni falló un penal (bien cobrado por el juez por la absurda falta de Grossmüller) y Soria y Cayetano no supieron asegurar el triunfo.

La derrota ante Danubio agudizó la crisis y Peñarol perdió la calma. De los aurinegros depende recuperar la línea o despilfarrar todo lo que consiguieron en el Apertura.

Formaciones:

Peñarol: Enrique Bologna; Baltasar Silva, Alejandro González, Carlos Valdéz, Nicolás Raguso; Fabián Estoyanoff (Antonio Pacheco), Sebastián Piriz (Carlos Núñez), Sebastián Cristoforo, Carlos Grossmüller; Juan Manuel Olivera (Jorge Zambrana) y Marcelo Zalayeta.

Danubio: Salvador Ichazo; José María Giménez (Ignacio González), Jadson Viera, Emiliano Velázquez, Matías Pérez; Hugo Soria, Ángel Cayetano, Matías Zunino, Camilo Mayada, Fabián Canobbio (Gonzalo Pérez) y Leonardo Carboni (Sergio Leal).

Gol:Fabian Canobbio a los 53'.

Amarillas: Matías Zunino (D), Matías Pérez (D), Fabián Canobbio (P), Nicolás Raguso (P), Carlos Núñez (P).

Jueces: Christian Ferreira, Nicolás Tarán y Richard Trinidad.

Cancha: Estadio Centenario.


Populares de la sección

Comentarios