Peñarol perdió en Ecuador

El conjunto aurinegro complicó su clasificación a octavos de final de la Copa al perder 2-0 frente a Emelec

Con el golpe de los dos goles que recibió en el final del partido y con la desilusión de volver desde Guayaquil con las manos vacías, Peñarol regresa a Montevideo con remotas chances de avanzar a la tercera ronda de la Copa Bridgestone Libertadores y necesitando casi un milagro: ganarle a los chilenos y que Vélez derrote a Emelec en la última fecha del grupo 3, que se jugará el próximo martes.

Los ecuatorianos vencieron 2-0, con tantos convertidos a los 80’ y en los descuentos y dieron un paso firme y seguro para continuar en el torneo.

Peñarol sorprendió en los primeros minutos con la presión que realizó en la salida del rival y consiguió inquietar y forzar al error de los futbolistas rivales. De todas formas, no corrió riesgos el arco de Emelec y, lentamente, los locales comenzaron a volcar el partido para su lado, dispusieron del balón y llevaron el juego al arco de Enrique Bologna, que comenzó a tener un protagonismo que lo transformó en la figura de su equipo.

Las manos de Bologna se quedaron con un gol de Caicedo en el primer cuarto de hora y con otro de De Jesús a los 21, y fueron las razones del cero en el arco mirasol.

Los aurinegros tuvieron serios problemas defensivos, que se acentuaron a medida que avanzó el primer tiempo. El sector más crítico fue el derecho, en el que Baltasar Silva no pudo contener a los delanteros, e indujo al error a Carlos Valdez, el defensa más seguro que tiene el equipo de Da Silva, que no rindió en la medida que venía jugando.

En ese primer tiempo, Peñarol llegó con un aislado centro de Juan Manuel Olivera que Walter López no definió bien.

Para esa primera parte los locatarios tuvieron más oportunidades: a los 32’ Caicedo reventó el caño con un disparo a la entrada del área.

Pese a ello, los aurinegros mantuvieron el cero, pero no iba a ser fácil que lo sostuvieran porque en el arranque del complemento Caicedo, la pesadilla para la defensa de Peñarol, se perdió un gol increíble. Y a esa altura del partido, Peñarol ya había perdido toda chance de llegar al gol porque el equipo había quedado estirado, dejaba muchos espacios que aprovechaba el local pero que no lo conseguía por la mala definición de los delanteros.

Para brindarle más profundidad al equipo y un hombre fresco para presionar en la salida de los ecuatorianos, a los 52’ Da Silva mandó a Mauro Fernández por Marcelo Zalayeta. Pero lejos de conseguir su objetivo, Emelec generó a los 61’ la séptima situación de gol: un zapatazo de Gaibor que Bologna salvó tras gran esfuerzo.

El esfuerzo de Peñarol por llegar al gol, más a impulsos individuales y con pelotas quietas que con un despliegue colectivo capaz de quebrar la resistencia rival, dibujó una mueca en el rostro del hincha cuando a los 71’ Walter López –que jugó como volante y se transformó en el hombre más peligroso en la ofensiva mirasol, porque protagonizó las tres situaciones de gol que tuvo su equipo–, se lo perdió de cabeza en forma increíble.

Cuando Peñarol sufría con el partido, un descuido defensivo en una pelota quieta se transformó a los 80 minutos en el tanto de Nasuti, que con el 1-0 acabo con las ilusiones mirasoles. Y si algo faltaba, en la hora, una falta de Novick castigó a Peñarol, con un golazo de tiro libre por parte de Gaibor, que terminó de sepultar las posibilidades de los mirasoles, que necesitan un milagro para clasificar a la próxima ronda.


Populares de la sección

Comentarios