Peñarol mostró otra cara y más fútbol

El equipo aurinegro se llevó el tercer puesto de la Copa Bandes, luego de derrotar a Vélez 3 a 1 en los penales tras igualar 1-1 en los 90

Una muy mala atajada de Leandro Gelpi en la hora que le dio el empate a Vélez Sarsfield para ir a los penales, no empaña el mejor juego que desplegó Peñarol –comparando con lo poco que había mostrado en el partido inicial de la Copa Bandes en el clásico– para llevarse el tercer lugar del certamen.

Después, en los penales, Gelpi arregló el error tapándole uno a Cerro.

El equipo de Jorge Goncálvez tuvo un mejor despliegue futbolístico, más afiatado, con mayor técnica en la cancha, sobre todo, en los primeros minutos en los que empezó a mostrarse muy bien con la pelota Hernán Novick, quien resultaría el mejor de la cancha.

Una de las notas positivas fue ver en la cancha nuevamente y luego de siete meses a Carlos Valdez quien jugó los primeros 45 minutos con buen ritmo. Algo similar ocurrió desde los 60 minutos con Darío Rodríguez, que solamente había jugado 25’ en todo el Apertura.

En el mediocampo aurinegro, se vio un gran despliegue de Jonathan Sandoval –jugó por primera vez en esa posición desde que defiende a los carboneros– y resultó un puntal.

El gran ritmo con el que había comenzado el partido cambió mucho, sobre todo, luego de los primeros 35 minutos.

Ya los dos equipos bajaron las revoluciones y eso hizo un poco más tedioso el encuentro. A Peñarol le faltaba sorpresa –otra vez– por el lado del Japo Rodríguez. No obstante, el conjunto llegaba con criterio al arco de Sosa quien tapó dos jugadas de gol, una a Albín en palomita, y otra a Hernán Novick.

En el complemento, Goncálvez le dio descanso a Valdez y Orteman. Peñarol buscaba con Pacheco y Zalayeta y una gran jugada de este que se la dejó de taco a Novick, terminó en el 1-0 a cargo del Japo Rodríguez.

Vélez se quedó con un hombre de menos a los 68 minutos por la expulsión de su capitán Domínguez, pero Peñarol, lejos de aprovecharlo, se tiró un poco atrás y dejó agrandar al rival, lo que le terminó costando carísimo, ya que cuando se terminaba el partido, un tiro con escasa trascendencia desde fuera del área, fue despejado mal por Gelpi y aprovechado por Pratto para igualar y derivar en los penales.

De todas formas, los aurinegros mostraron y demostraron que se podía mejorar la pálida imagen dejada tras el clásico.


Populares de la sección

Comentarios