Peñarol en manos de Fonseca para no perder un pase millonario

Los aurinegros esperan un gesto del empresario para no perder un procentaje de Gonzalo latorre, juvenil que se fue a Atenas

Apenas días después de la novela de Jonathan Rodríguez, Peñarol corre riesgo de sufrir otro golpe a sus finanzas y perder un pase potencialmente millonario: Gonzalo Latorre, una de las figuras con más proyección en las formativas, no renovará el contrato y firmó por seis meses con Atenas de San Carlos, en el medio de versiones de un posible pase a Cruzeiro a mitad de año.

La situación removió el complejo tema de los derechos económicos sobre los jugadores, ya que si efectivamente un club del exterior compra la ficha de Latorre, dependerá únicamente de la buena voluntad del representante del jugador, Daniel Fonseca, reconocer a Peñarol su relación con el juvenil y ceder una parte del pase.

El viernes, Latorre estampó su firma en Atenas como jugador libre. Integrante de la sub 17 que jugó el último Mundial, y tras quedar afuera en el último corte de la sub 20 que está jugando el Sudamericano, la duda se generó al instante: ¿cómo una de las figuras de mayor proyección del club termina con el pase en su poder y en un equipo que pelea el descenso?

Fue un año de negociaciones infructuosas con el jugador y Fonseca. Sin acuerdo, el contrato se venció el 7 de noviembre y Latorre se fue. Desde el club se enteraron del acuerdo con Atenas por la prensa, así como de las versiones de que el empresario lo tiene negociado a Cruzeiro y que se iría a mitad de año. Si así ocurriera, en principio Peñarol solo tendría derecho al 5% del pase en concepto de derechos de formación.

Larga negociación
Según expresaron a El Observador varios dirigentes aurinegros, las conversaciones se iniciaron a fines de 2013, un año antes de que se venciera el contrato. Estuvieron a cargo el dirigente Rodolfo Catino, presidente de divisiones juveniles, y luego se sumó el vicepresidente Walter Pereyra.

“Casi un año antes que se venciera, Catino empezó a tener charlas y Fonseca siempre dijo que no nos preocupáramos porque se iba a arreglar. Pasaron los meses, y así llegamos a noviembre, cuando se venció el contrato. Luego no supimos más nada hasta que nos enteramos de que firmó con Atenas”, relató a El Observador un dirigente de la institución.

“Durante las negociaciones Fonseca nos dijo que de ninguna manera se lo iba a llevar, que íbamos a arreglar. Tuvimos una reunión con el jugador, toda la directiva le dijo que lo queríamos. Hablamos con Bengoechea y fue claro que hasta junio iba a ser difícil, pero a partir de junio era muy probable que tuviera participación”, agregó otro directivo, quien reconoció que un motivo de molestia de Latorre era que quería más minutos en Primera. Todos coincidieron en que nunca se llegó a hablar de números, y que de haber llegado a ese punto, Peñarol le hubiese ofrecido el contrato base que ofrece a sus juveniles, al que se le suman incentivos en base a la cantidad de minutos.

“Buena voluntad”
Sin embargo, a esta altura lo único que le queda a Peñarol es confiar en la buena voluntad del empresario, ya que el jugador es dueño de su pase. “Estamos en el horno desde que venció el contrato en noviembre. Fonseca siempre fue muy claro que no se iba a llevar al jugador, iba a respetar el derecho del club. Tenemos la palabra de Fonseca”, reconoció un dirigente.

“Peñarol está a la espera, confiando en la buena voluntad del representante. Seguimos confiando, aunque querríamos tener al jugador entrenando en Los Aromos”, dijo otro.

El Observador intentó ayer varias veces comunicarse con Fonseca, sin éxito. El jugador, mientras tanto, dijo que esperaba una conversación con su representante para ayer en la noche, para saber más de su futuro.

La palabra oficial

 “Todo este tema no está resuelto, estamos discutiendo con el representante. No puedo dar mucho dato porque no está cerrado. Sabemos que firmó contrato con Atenas, nosotros esperábamos que firmara la renovación con nosotros. Pero creemos que se va a solucionar pronto. Estamos en plena negociación, no creo prudente dar más detalles”, dijo a El Observador Catino. “Se empezó con tiempo, pero obviamente uno no puede obligar a nadie a firmar un contrato”, agregó.

Lo cierto es que el tema de las negociaciones con los juveniles es delicado, porque los dirigentes reconocen que si bien lo más seguro es asegurar a un jugador prometedor con un buen contrato, nunca se sabe cuando se está ante un diamante en bruto y cuando ante uno que dos años después no valdrá ni la mitad de lo que parecía. De hecho, hoy Peñarol tiene alrededor de 10 jugadores a los que se les hizo contratos largos, pero luego no explotaron y el club no sabe qué hacer con ellos.

Por eso, hasta que no sea negociado, el valor real de Latorre es una incógnita. “Si aún no se fue al exterior es porque todavía no tiene nada para negociar”, dijo a El Observador otra fuente del club, por lo que confían en que, negociando por las buenas, Peñarol pueda conseguir algo de dinero por su diamante en bruto.


Populares de la sección

Comentarios